EL BLOG

¿Te preparas para levantar capital? Leer esto te conviene

11/10/2016 7:00 AM CDT | Actualizado 11/10/2016 5:22 PM CDT

Shutterstock / tiptoee

Mucho se habla de un boom en el ecosistema emprendedor mexicano. Muchas ideas. Muchas startups. Nuevos fondos que invierten en los mejores proyectos. Emprendedores mexicanos premiados. Emprendedores mexicanos que sobresalen en el extranjero. Emprendedores extranjeros que vienen a México a echar a andar sus ideas. Y, por primera vez, en muchos años, se redondearon los esfuerzos públicos para apoyar al ecosistema a través del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) y Nacional Financiera (NAFINSA).

A la fecha hay más de 40 fondos de capital emprendedor operando e invirtiendo en México. A esta actividad se suma que los fondos extranjeros han empezado a invertir en algunas startups mexicanas. Precisamente desde hace tres años nació Capital Invent como un fondo de capital emprendedor para invertir en empresas 100% digitales. A la fecha tenemos ya 16 inversiones y para realizar dichas inversiones hemos tenido que evaluar más de 300 proyectos. Dentro del ciclo emprendedor, tarde o temprano y probablemente más de una vez, los emprendedores se van a enfrentar al levantamiento de capital privado y al proceso a seguir con los fondos.

Para muchos, este proceso significa varios meses de reuniones, envíos de información, correos, comités, entre otras actividades. Es un proceso largo, con altos y bajos y algo de incertidumbre que puede llegar a ser desgastante para los emprendedores.

¿Por qué es así?

Antes de dar respuesta es importante recordar que las inversiones que hacemos los fondos de capital emprendedor son de riesgo, de largo plazo y que los retornos van a provenir de ganancias de capital. Con empresas que están empezando, estimar ganancias de capital de largo plazo se antoja complicado.

En este sentido, son varios los aspectos que evaluamos y van desde el desempeño en la primera reunión hasta las perspectivas económicas del mercado en el que opera. En el primer pitch el emprendedor debe ser capaz de despertar el suficiente interés para seguir en el proceso. Su presentación debe ser impecable y debe cubrir los aspectos básicos del producto, el mercado, la competencia, el equipo, su estrategia de levantamiento de capital y la estructura de la ronda (montos, condiciones y uso de los fondos).

Una vez despertado el interés, los inversionistas evaluamos el equipo. No solo su trayectoria sino su liderazgo actual. Enfocarse en la ejecución del negocio con una misión bien definida es de suma importancia. De preferencia deben ser varios co-fundadores. Es posible que le pidan al equipo tener algunas entrevistas con mentores del fondo o personas involucradas en el sector, para tener opiniones adicionales.

En cuanto a la empresa, esta debe ser o tener el potencial de rápido crecimiento. Para ello es importante la propuesta de valor, el tamaño de mercado y los competidores. Todos estos aspectos los evaluamos durante el proceso que arranca después de la primera reunión. Esto incluye hablar con clientes actuales, hacer un mistery shopping y hacerse de lo que se pueda de información de la competencia, entre otras tareas.

Finalmente y sobre todo muy importante es la estructura de la ronda y los términos bajo los cuales están levantando el capital. Muchos emprendedores cometen el error de buscar maximizar el valor de la empresa durante la ronda de capital que están levantando. Sin embargo, el valor de la compañía debe buscar un equilibrio entre el porcentaje de la empresa que quedará en manos de inversionistas (dilución del equipo fundador) y las posibilidades de levantar siguientes rondas. Si se encarece la compañía disminuyen las posibilidades de siguientes rondas y por ende de entregar ganancias a sus inversionistas.

Una buena valuación reduce los riesgos tanto para los emprendedores como para los inversionistas y aumenta las posibilidades de una buena salida que cierre el ciclo de capital emprendedor para ambas partes.