VOCES
31/01/2018 6:00 AM CST

Estos íntimos retratos llevan tu parte 'sado' de la recámara a la calle

La Feria de la Calle Folsom es un evento anual que atrae a cientos de visitantes y participantes a esta calle de San Francisco. Pensada en los aficionados al fetichismo, en el evento hay actos musicales, cabinas de juegos abiertas al público... y muchísima piel.

En la última versión, la feria también presentó algo nuevo.

Michael Topolovac y Ti Chang se dedican al negocio del placer. Ellos cofundaron y son el director general y diseñador en jefe, respectivamente, de Crave, un proveedor de juguetes sexuales "elegantes, sofisticados y cuidadosamente diseñados". Para 2017 les cayó del cielo una idea para explorar la sexualidad y la expresión personal en una forma novedosa.

La oficina de Topolovac y Chang en Folsom Street se localiza muy cerca al lugar en donde se desarrolla la feria. Este par montó un estudio fotográfico en su oficina e invitaron a los participantes a tomar parte en un proyecto.

"No teníamos idea de qué iba a suceder. Simplemente pusimos un pequeño poster, Topolovac dijo a HuffPost. "Hubo gente formada todo el día".

Los participantes se retrataron al ir llegando a la feria. Luego, a unos 50 les pidieron regresar para una nueva toma, con la ropa que ellos usarían en un día normal.

Las fotos resultantes no solo exploran la profundidad de la sexualidad humana, sino la belleza de la expresión personal.

"No está tan relacionado con el aspecto sadomasoquista en sí, o con una orientación o identidad", dijo Topolovac, el autor de las fotos. "Más bien creo que lo que descubrimos, sobre todo cuando hicimos la segunda serie de fotografías, es que esto tiene que ver con la forma en que la gente comparte su humanidad. Hubo un denominador común de: 'Miren, somos nosotros. Somos complicados. Somos diversos. Somos expresivos".

La autoexpresión, así como el deseo de crear un ambiente seguro para hablar del sexo y el placer es una prioridad en común para los participantes con los que hablamos, quienes pidieron utilizar su primer nombre nada más a fin de proteger su intimidad. Kamila, quien fue a la feria con su amigo y colega del trabajo Francisco, espera que su participación pueda detonar una conversación que mucha gente espera tener para hablar de sexo.

"Apoyo totalmente el quitar el estigma a las cosas y creo que eso es lo que Michael quería conseguir", dijo Kamila al HuffPost. "Creo que con eso nos hace un favor a todos. Algunas veces no hallamos la libertad para expresarnos a nosotros mismos en cuanto al sexo. Así que ese fue un gran proyecto para abrir la conversación, liberarnos de las limitaciones y los prejuicios. Creo que muchos de nosotros peleamos con la inseguridad en torno al sexo, nuestros cuerpos o fantasías... y el resultado de eso es tener sexo de muy mala calidad, o nada de sexo".

Las actitudes de prejuicio en torno a las prácticas sado abundan en la sociedad, sin importar con qué fuerza se puedan colar en las prácticas más comunes. La era de 50 sombras de Grey introdujo a una audiencia global a lo que Ashley, una participante, llamó "una inexacta y pobre descripción del significado del consenso". Sin embargo, para ella esa saga de novelas sí tiene cierto crédito.

"Si algo le da a la gente la oportunidad de considerar y explorar lo que les hace felices, algo que les provoque pasión y que les da satisfacción, debe ser algo bueno", dijo.

De acuerdo a la mayoría de la gente con la que hablamos, el mayor tema sobre lo que no hay un acuerdo general tiene que ver con el consenso.

"La gente ha desvirtuado esto y cree que está mal, o es un tabú, algo sucio", dijo Stephan, otro participante.

"Lo primero que le digo a la gente con esta postura errónea es que esto es algo que se da entre dos adultos bajo consenso. Esa es mi filosofía de 'vive y deja vivir'", dijo Ashley, quien asistió con su esposo. "Si no lastima a nadie, así es como disfruto de nuestro tiempo, y está bien".

A pesar de las presiones, a ella lo que la empuja a involucrarse es desmitificar la práctica.

"Casi me estoy arrepintiendo por usar mi verdadero nombre", dijo. "Creo que cuando hay una oportunidad de exponerte al ridículo o a la incomprensión de la gente, es algo que puede destrozarte. Pero en realidad, se trata de exhibirte como persona. Si eres fiel a ti mismo, ¿por qué deberías temer?"

Ella también le da crédito a la aceptación y al clima de apertura de San Francisco y la zona de la bahía, lo que ayudó a sentirse más cómoda con abrirse más y mostrar sus intereses. La versión para San Francisco del sitio de estilo de vida Thrillist calificó a esta ciudad el lugar no. 1 para lo 'kinky' en EU", con una amplia gama de oportunidades para explorar el sadomasoquismo y la expresión sexual.

Stephen está de acuerdo con esa idea. Él le dijo al HuffPost que, si bien mantiene en privado esta parte de su vida, el apoyo que encontró en esa comunidad ha sido profundo, y no se limita a un festival anual.

"Hay muchos parques, eventos sociales, bares y demás", dijo. "Sin más, encuentras mucho apoyo acá".

Exponer al público un aspecto privado de tu vida puede provocar pensamientos de temor. Sin embargo, muchas personas de hecho se sintieron más seguras al compartir. Mason, un hombre transgénero, dijo al HuffPost que él disfrutó la oportunidad de mostrar su cuerpo en este ambiente.

"No tenemos muchas oportunidades de ser visibles, en especial nuestros cuerpos, porque hay cuestiones de seguridad presentes", dijo. "Así que me hace feliz estar en una situación en la que no me siento inseguro".

De hecho, Mason dice que la gente que practica su sexualidad como se muestra a menudo en las formas tradicionales podría aprender una o dos cosas sobre el consenso y el placer del mundo sado. "Hay mucha comunicación, y eso es relevante. Al menos en el sado te creas el momento y el espacio para entablar conversación".

Para los creadores del proyecto y los participantes, las sesiones de fotos dieron la oportunidad de demostrar las muchas y complicadas facetas que todos compartimos como humanos... y eso es lo más atractivo de todo, dice Kamila.

"Mucha gente cree que exhibirse así deja a los participantes en una posición vulnerable, y sí podría ser así. Pero para mí, la vulnerabilidad es la base para conectarse en serio con otro ser humano. Este acto masivo de auto exhibición crea un poderoso sentido de unidad, y eso el lo que me trae aquí".

  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017
  • Michael Topolovac/Crave 2017

Este texto se publicó originalmente en inglés en 'HuffPost' EU y posteriormente se tradujo.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.