EL BLOG

Las personas trans: igualdad en la diversidad

11/01/2017 12:17 PM CST | Actualizado 11/01/2017 12:17 PM CST

ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO.COM

La revista National Geographic lanzó, en el primer mes de 2017, una edición especial. El título, provocador como la portada, habla sobre una revolución: la del género. A través de una ilustrativa compilación se abordan aspectos diversos sobre ese término del que todas y todos hemos oído hablar, y que sigue levantando discusiones.

Cada vez más, el género es un concepto que se discute, tanto en textos y salones de clase, como en redes sociales y pláticas de sobremesa. Recientemente en México, la llamada "marcha por la familia" acusó al lobby gay (sic) de imponer la "ideología de género".

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de género? Hablamos del conjunto de roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera apropiados para los hombres y las mujeres. «Masculino» y «femenino» son pues, categorías, y como tales, elaboran clasificaciones.

Son las personas trans las que son objeto de mayor alienación familiar, social y laboral, son quienes cargan con un mayor estigma.

En este sentido, vale la pena citar a Gloria Steinem, destacada teórica feminista, en entrevista para National Geographic.

Mientras más polarizados los roles de género, la sociedad es más violenta: mientras menos polarizados, es más pacífica. Somos, cada uno, seres humanos únicos e individuales. Estamos vinculados; no estamos jerarquizados. Las ideas de raza y género son divisorias.

Decíamos que la sociedad asigna comportamientos deseables a lo femenino y lo masculino. ¿Qué pasa entonces cuando una persona percibe que aquello que se le ha asignado no corresponde con su realidad? ¿O qué ocurre cuando alguien decide expresarse de un modo distinto? Hablo concretamente de las personas trans.

(Las personas trans hablan de su realidad en este video de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas).

Las personas trans enfrentan todos los días, y en mayor o menor medida, la discriminación y la violencia. En el escenario de discriminación hacia las disidencias sexogenéricas, son las personas trans las que son objeto de mayor alienación familiar, social y laboral, son quienes cargan con un mayor estigma y quienes, en las formas más virulentas de rechazo, son objeto de violencia.

Además, esta violencia no tiene solamente un impacto directo e individual, sino que va cargada de una fuerza simbólica y colectiva, al enviar un mensaje de terror a toda la comunidad de personas trans.

De acuerdo con el informe Violencia contra las personas LGBTde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos publicado en 2015, las mujeres trans son el grupo más afectado por la violencia policial, sobre todo en el contexto del trabajo sexual.

En su mayoría, se encuentran insertas en un ciclo de violencia, discriminación y criminalización que suele comenzar desde muy temprana edad, por la exclusión y violencia sufrida en sus hogares y comunidades, reforzada por la falta de reconocimiento legal de su identidad de género en la mayoría de los países de la región.

Hablar sobre el género, sus diversas identidades y expresiones, traza un camino para la paz y la inclusión.

En el imaginario colectivo y estigmatizante, las personas trans solo pueden ser estilistas, trabajadoras sexuales o bailarinas. Las personas trans se enfrentan a la soledad, se topan con la discriminación y se encuentran con el rechazo.

Pese a todo, las personas trans (hombres y mujeres) siguen organizándose y luchando para ejercer sus derechos y, en esto, todas y todos tenemos el deber de apoyarles. Alguna vez en una reunión con mujeres trans, una de ellas me dijo que nunca dejaría de expresarse, pues lo queavergüenza se oculta, y lo que enorgullece, se grita.

Las personas trans enfrentan, con orgullo y fortaleza, diversos escenarios de discriminación que lastiman y dividen a la sociedad. Hablar sobre el género, sus diversas identidades y expresiones, traza un camino para la paz y la inclusión. En nuestras manos está tomarlo para hacer, de la diversidad, un nuevo modelo de igualdad.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- La vida de las personas trans importa

- "Si no nos quieren, que nos respeten. No nos lastimen, no nos maten"

- Las marcas de Ana Guevara