EL BLOG

Cuando sea grande me dispararán por la espalda: cuando sea grande voy a ser periodista

15/06/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 15/06/2017 11:05 AM CDT
JULIO CESAR AGUILAR via Getty Images
El 20 de mayo de 2017 periodistas y miembros de organizaciones civiles de Nuevo León protestaron tras el asesinato del periodista Javier Valdez.

En diciembre de 2016 la organización Reporteros Sin Fronteras lanzó una campaña donde un grupo de niños hablaba, en diferentes idiomas, sobre la tortura, agresión y asesinato que sufrirían cuando fueran grandes por dedicarse al periodismo. Es una imagen súper reveladora y para algunos exagerada. Pero sí, en este mundo a las y los periodistas se les mata, se les mete a prisión, se les golpea, se les desaparece. Y México no es la excepción. Por el contrario, es uno de los más peligrosos.

Según cifras de la organización Artículo 19 hay más de 100 periodistas asesinados desde el 2000, 24 desaparecidos y más de 420 agresiones, esto último únicamente en 2016.

Hace un par de semanas una alumna me preguntó que cómo era ser periodista. Ella estudia Comunicación, pero desde que vio la película Spotlight pensaba dedicarse al periodismo de investigación.

No es una profesión fácil, pues muchos periodistas han sido violentados por decir las cosas que otros no quieren que salgan a la luz.

De inició, me dejó sin palabras. No podía dejar de pensar en todas las agresiones y asesinatos en contra de las y los compañeros del gremio. Aun así, sigo pensando que mi profesión es fundamental para lograr un México realmente democrático, así que respiré, y contesté:

"No es una profesión fácil, pues muchos periodistas han sido violentados por decir las cosas que otros no quieren que salgan a la luz. Pero justo se necesitan mentes jóvenes y brillantes como la tuya para buscar, investigar y publicar esas historias de aquello que nos afecta como ciudadanos y quieren mantener en secreto".

Ella me cuestionó si yo no tenía miedo, honestamente le dije que no. No sé si sea ingenua, pero creo que quienes están en verdadero peligro son otros: aquellos y aquellas que viven fuera de la Ciudad de México, quienes escriben sobre narcotráfico, quienes investigan al presidente, quienes reciben un salario mínimo por su trabajo y su medio de comunicación nunca los respalda.

A diferencia de los niños del video, yo no quise ser periodista desde niña. Decía que iba a ser abogada, pero un día que no sabía que hacer con mi vida, mi papá me llevó a la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y me dijo: "Aquí puedes aprender a contar historias, aquí puedes aprender a desenmascarar al poder".

(VIDEO: Cuando sea grande y sea periodista...)

Ese día, él me convenció. Y cada reunión, cada nota, cada reportaje, cada video, cada guión lo hago pensando en que con mi trabajo puedo colaborar en la creación de un mundo mejor. Donde niños, niñas y jóvenes puedan soñar con ser periodistas sin temer a ser torturados, agredidos o asesinados.

Hoy se cumple un mes de que el periodista Javier Valdez fuera sacado de su coche a plena luz del día y ejecutado en Culiacán, Sinaloa. El sexto asesinado en los últimos dos meses. Hoy, integrantes de medios de comunicación nacionales e internacionales decidimos ser parte de la campaña #NuestraVozEsNuestraFuerza (#OurVoiceOurStrenght) para que no olvidemos que en México, se mata y agrede a periodistas constantemente con la única finalidad de que sus historias no salgan a la luz.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Por qué dejé de creer que al gobierno mexicano le importamos los periodistas

- 'Malayerba' nunca muere

- La PGR ofrece más de 1.5 mdp por la captura de asesinos de periodistas