EL BLOG

Javier Corral: el panista incómodo que enfrenta al gobierno federal

14/01/2018 11:00 PM CST | Actualizado 15/01/2018 4:09 PM CST

Daniel Becerril / Reuters
Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua, el 8 de enero de 2018.

Por si el presidente Enrique Peña Nieto, el PRI y su candidato José Antonio Meade no tuvieran suficiente con el eco que aún resuena en torno de la llamada Casa Blanca, la corrupción de los Duarte, —Javier y César—, de Roberto Borge Ángulo y ahora de Roberto Sandoval Castañeda, de Nayarit —acusado como los ex gobernadores anteriores de desviación y manejo indebido de recursos públicos y enriquecimiento ilícito, además de encubrimiento y cohecho—, Javier Corral Jurado, actual gobernador del Estado de Chihuahua, ha entrado en controversia con el gobierno federal. En particular con el ahora secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya.

El gobernador Corral afirma que, como represalia a una investigación contra miembros del PRI, acusados de corrupción —en particular en contra del mismo César Duarte y de Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, cuando Manlio Fabio Beltrones era el dirigente del partido, y quien ya se amparó contra cualquier intento de aprensión por parte de las autoridades del gobierno de Chihuahua— le fueron negados 700 millones de pesos a su estado, esto como parte de un convenio de fortalecimiento financiero suscrito anteriormente con Hacienda. Y que el mismo secretario de Hacienda le habría insinuado en una reunión que dicha investigación sería el motivo de la negativa.

Con su denuncia, Corral pone de manifiesto no solo una supuesta red de desvío de recursos y triangulación en favor del PRI, precisamente para pagar procesos electorales, sino los pactos de protección bajo los cuales operan integrantes de este partido y los diversos gobiernos. De otra manera no se explica la magnitud de la respuesta.

Por un lado, el propio presidente de la República lo descalificó afirmando que: "Lo que hoy recogí fue una conferencia de prensa que más parecía un acto político y auténticamente cargado de signo partidario, entonces ante ello, quien hace un acto partidario pues el presidente de la República simplemente se conducirá con su vocación democrática, con absoluta imparcialidad y alegado estrictamente a derecho". Sosteniendo además que dichos recursos no se niegan a ningún estado.

Por su parte, el ex secretario de Educación y ahora coordinador de la campaña de José Antonio Meade, Aurelio Nuño, lo señaló de estar "torturando" a Gutiérrez para sacarle información que sirva a Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente. Por si no bastará con lo dicho por el mismo presidente de la República y un ex secretario de Estado, el precandidato Meade saltó al ring y lo descalificó repitiendo las acusaciones hechas por Nuño.

Las imputaciones de Corral han dividido a políticos e intelectuales quienes han sentido la necesidad de posicionarse de un lado o del otro. Es el caso de Francisco Domínguez Servién, actual gobernador de Querétaro y coordinador de la Comisión de Hacienda de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), quien señaló que nunca ha recibido quejas por parte de otros gobernadores en el mismo sentido.

Hoy se le reconoce (a Javier Corral) el valor de denunciar solo una pequeñísima parte de las redes de corrupción que permiten el desvío de recursos con fines electorales y personales.

Del lado de Corral se han situado 420 empresarios del estado de Chihuahua, quienes mediante un desplegado público han advertido al presidente Peña que "Corral no está solo". Entre ellos destacan: Víctor Almeida García, Federico Terrazas Torres, Enrique Terrazas Torres, Eloy Vallina Lagüera, Federico Baeza Mares, Néstor Baeza Corral, José Luis Barraza González, Salvador Corral Pérez, Marco Cano Salasporras, Enrique Cano Ricaud, Gabriel Alberto Cantú Murguía, Jorge Cruz Russek, Andrés Elías Madero, Rómulo Escobar Castro y Miguel Fernández Iturriza, Samuel Kalisch Valdez, Laura Muñoz Delgado, Arturo Muñoz Delgado, Octavio Muñoz Corral, Leandro Luján Peña, Álvaro Madero Muñoz, Carlos Murguía Chávez, Agustín Terrazas Borunda, Eduardo Valles Baeza, Felipe Villalobos Escápita, Eugenio Villarreal Vallina, Ignacio Manjarrez Ayub, Xavier Touché Hernández y Sergio Mares Delgado.

En el mismo sentido se pronunció la Asociación Nacional de Alcaldes (formada por 479 alcaldes panistas) e intelectuales y analistas como: Jacqueline Peschard, presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción y quien en las últimas horas ha retirado su apoyo y el del Comité que preside al afirmar que el asunto se ha politizado. No así la politóloga Denise Dresser; Clara Jusidman (presidenta de Incide Social); Alfredo Figueroa (coordinador de Ahora); Paulo Díez Gargari (abogado de Infraiber); el politólogo José Antonio Crespo; el extitular de la Fepade, Santiago Nieto; el excanciller y académico Jorge Castañeda. Se sumó también el actor Daniel Giménez Cacho, entre otros.

En columnas periodísticas también se manifestó el apoyo a Corral como en los casos de María Amparo Casar, directora de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad; Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

Por supuesto, no podía faltar el respaldo de la coalición Por México al Frente, encabezada por el PAN, partido al que Corral pertenece.

La actuación de Corral en contra de quienes hicieron un uso indebido de los recursos del estado de Chihuahua, el encarcelamiento de Gutiérrez, las órdenes de aprehensión en contra de Duarte, así como el inicio de 39 procesos penales, 30 órdenes de aprehensión liberadas por tribunales, de las cuales 16 ya fueron cumplimentadas y 23 vinculaciones a proceso y 5 condenas vinculatorias, son el resultado lógico no solo de una promesa de campaña. sino del perfil de un personaje que desde que realizaba estudios de secundaria se prendó del periodismo como una actividad transcendente en toda democracia.

Al parecer Corral ha prestado más atención a romper el pacto de impunidad que permitió el desvió de recursos y a perseguir a Duarte y a sus cómplices que a otros de los temas prioritarios para Chihuahua.

Son producto de su compromiso y defensa de la libertad de expresión y el derecho a la información, que lo llevaron a fundar la AMEDI, Asociación Mexicana de Derecho a la Información. Son acordes con su renuncia a la ciudadanía estadunidense durante la invasión estadunidense a Panamá en 1989.

Son también parte de una trayectoria política al interior del PAN, misma que lo llevó a actuar en contra de la llamada Ley Televisa, que permitía una importante transferencia de recursos a los medios de comunicación. Son consecuencia lógica de un político que ha sido identificado como el panista situado más a la izquierda por su compromiso con causas democráticas y por su costumbre de levantar la voz cuando es necesario.

Hoy se le reconoce el valor de denunciar solo una pequeñísima parte de las redes de corrupción que permiten el desvío de recursos con fines electorales y personales, pero que es una gran hazaña en un contexto en el que los gobernantes prefieren formar parte de esas redes en lugar de denunciar y perseguir a quien desvía y hace mal uso de los recursos de las entidades que gobiernan.

Sin embargo, a un año de haber asumido el cargo, se reconoce que se han elevado los índices delictivos y de violencia en el estado que gobierna, así como la falta de obra pública. Al parecer Corral ha prestado más atención a romper el pacto de impunidad que permitió el desvió de recursos y a perseguir a Duarte y a sus cómplices que a otros de los temas prioritarios para Chihuahua.

Pero un año es poco tiempo para atenderlo todo, ya se verá qué es capaz de lograr Javier Corral en los próximos 5 años de gobierno, cuando al final tenga que rendir cuentas a sus gobernados.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.