EL BLOG

Desde que me convertí en madre amo mi cuerpo más que nunca

08/07/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 08/07/2017 7:00 AM CDT
Helen Aveyard

Mi relación con la comida ha sido siempre complicada, por decirlo de forma suave. Debido al asma, siempre he tenido miedo de hacer ejercicio, de modo que he ido ganando peso desde que era adolescente. Perdí veinte kilos asistiendo a mis reuniones semanales y controlando todo lo que comía. Me sentía como si estuviera reeducándome sobre qué es sano y cuál es la ración apropiada. Poca grasa, pocos hidratos de carbono y mucha fibra: esas fueron mis normas.

Aunque entonces no lo sabía, los trucos que aprendí para evitar las calorías podrían servirme para toda la vida. Me encantaba sentirme "delgada". A veces, renunciaba de forma premeditada a comer antes de las ocasiones especiales para sentirme bien conmigo misma. Pese al asma, hacer ejercicio se convirtió en una rutina central de mi vida: corría kilómetros y kilómetros e ir a cualquier lugar. Era una antigordos.

Insertar bebé.

Helen Aveyard

Cuando las madres hablamos sobre nuestros cuerpos, muy pocas te dirán que les gusta más su cuerpo de después del parto que el de antes. Yo soy una de ellas. No me malinterpretes, no ha sido un camino de rosas: he tenido que aprender a cambiar mi forma de pensar sobre el cuerpo y la salud.

Parece que a veces, mientras nos comemos una zanahoria con solo tres horas de sueño encima, nos olvidamos de que estar sanas y estar delgadas no es lo mismo. Me lo hicieron ver al nacer mi hijo.

Cuando nació le decían "gordinflón", y no fue hasta que varios amigos y familiares me insistieron en que lo más sano para el bebé era ser un gordinflón cuando me di cuenta de que estar delgada no tenía por qué ser bueno. ¿Cuándo se produce el cambio? ¿Por qué medimos nuestro valor personal según nuestra talla corporal? Es más, ¿por qué medimos nuestra valía como madres en dependencia de lo rápido que podamos hacer que desaparezcan las secuelas del embarazo?

Tras un año de baja maternal asumiendo el giro de 180 grados que había dado mi vida al dar a luz, pensé muy seriamente qué modelo quería ser para mi hijo. Fue cuando de verdad empecé a cuestionarme si amoldarme a los estereotipos de nuestra sociedad era un buen ejemplo. Y no, no lo es en absoluto. Es necesario aceptar que los cuerpos cambian al dar a luz y siguen cambiando después.

¿Por qué medimos nuestra valía como madres en dependencia de lo rápido que podamos hacer que desaparezcan las secuelas del embarazo?

Quiero que mi hijo vea que las mujeres pueden ser felices y estar sanas sin ponerse a dieta o empezar rutinas que tomen el control de sus vidas. Quiero que crezca sabiendo respetar a las mujeres por algo más que por sus cuerpos, que aprenda a ver más allá de la carne, los huesos o los granos de una persona.

Cuanto más tiempo pasa desde que soy madre, más orgullosa me siento de mi cuerpo. Esos impresionantes abdominales desaparecieron hace mucho tiempo, cuando los especialistas me aconsejaron que lo dejara. Desde ese momento, en mi subconsciente corté de raíz con esa dieta y esa mentalidad de tallas pequeñas. Ahora me siento liberada.

Me encanta sentarnos a la mesa como una familia y disfrutar de la comida, todos con el mismo menú en el plato. Ahora tomamos lácteos, carne e hidratos de carbono todos los días. Todos los días aparece en las redes sociales una nueva dieta libre de lactosa, azúcar, gluten... y a veces me acabo preguntando si soy la única que come de todo.

Helen Aveyard

He aprendido que no hace falta amoldarse para ser feliz. Yo ya he dejado atrás las dietas. Se trata de ser feliz uno mismo, no de hacer felices a los demás. En mi caso, me hace feliz cultivar mis propios alimentos y disfrutar de la comida junto a mi familia.

Cuando empecé a distanciarme de aquello en lo que la parte crítica del mundo quería convertirme, por fin pude aceptar mi cuerpo tal y como es. Me gustaría que esta historia sirviera para que todas las madres del mundo se abstuvieran de hacer caso a los estereotipos que los medios nos quieren inculcar.

Coman lo que las haga felices, sigan una dieta equilibrada o devoren ese pastel, esa fruta o ese trozo de pan. Hagan ejercicio si lo disfrutan, cultiven el huerto, saquen a pasear al perro o jueguen a las escondidas con sus hijos.

Por amor de dios, ¿podemos empezar a valorar lo increíbles que son nuestros cuerpos independientemente de la talla antes o después del parto?

Este post fue publicado originalmente en HuffPost Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco para El HuffPost.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México

También te puede interesar:

- Los 'padres helicóptero' están criando niños incapaces de adaptarse a un empleo

- Mujer reencuentra con los bebés a los que fotografió hace décadas

- Cuando los hijos se van: una tragicomedia en tres actos