EL BLOG

No, en Estados Unidos no todos apoyan a los latinos

23/02/2017 7:00 AM CST | Actualizado 23/02/2017 8:49 AM CST
unsplash.com/Kamesh Vedula
La protesta de los latinos padeció de amenazas.

Como latinos, tenemos la obligación moral de apoyarnos cuando nos encontremos en un país donde somos minoría. Es por eso que, cuando me mudé a San Francisco y me notificaron que en mi nuevo edificio es obligatorio contratar una persona que te ayude con la limpieza, no lo pensé dos veces y pedí específicamente que la persona, ya fuera mujer u hombre, que me iba a ayudar fuera latina.

Para mi muy agradable sorpresa, me asignaron a una mexicana, desafortunadamente no puedo decir su nombre porque no la quiero poner en riesgo. Sí, en riesgo. Ahora verán porqué.

Desde que nos conocimos, como buenos mexicanos, ella y yo nos pusimos a platicar de todo y nada. Esta mujer me ha dado mil consejos, desde lugares ricos para comer en la ciudad, hasta tips generales de vida. Siempre que llega a mi casa a las 8 de la mañana, me despierto y nos ponemos al día, es como mi pequeño pedacito de México que verdaderamente atesoro, y más en estos momentos.

via GIPHY

Hace una semana, ella llegó y yo estaba listo para irme a la escuela. Platicamos un poco y luego me despedí porque tenía que llegar a mi clase. Antes de que cruzara la puerta, me preguntó con un tono muy serio: "Oye, Gonzalo, ¿a dónde vas? Hoy no puedes ir a la escuela, ¿no escuchaste que hoy todos los latinos no van a salir de su casa ni para ir a trabajar?". Para ser muy honesto, yo no tenía idea de la marcha ni de nada de lo que ella me acababa de decir, además, tenía examen. Quedarme sin ir a la escuela no era viable. Me despedí corriendo y le dije que platicáramos el tema la siguiente semana.

Hoy cuando me desperté, pensé en lo que me había dicho la semana pasada. ¿Por qué me dijo que no saliera de mi casa si ella estaba trabajando? Ella llegó y casi sin decir hola, la abordé: "Oye, una duda. ¿Por qué no me querías dejar ir a la escuela si tú ya estabas aquí muy trabajadora?" Lo que me contestó me llenó de tristeza.

Su respuesta fue muy clara: "Ay, Gonzalo, ¿pues por qué crees? En el trabajo no me dejaron faltar y de hecho, nos advirtieron a todas que si no veníamos a trabajar, nos iban a dejar sin trabajo una semana. Eso significa que yo no iba a ganar dinero en 5 días y mi situación no está para eso. Soy mamá y ahorita mi esposo no tiene trabajo. No sé si has visto las noticias, pero en todos los estados de Estados Unidos corrieron a mucha gente. Aquí en San Francisco, una empresa de construcción despidió a 50 personas".

Y luego, nuevamente, antes de pensar, lancé una segunda pregunta: "Pero espérame, no entiendo algo, ¿por qué los corrieron? ¿No avisaron que iban a faltar o pidieron el día o les explicaron a sus jefes la razón por la cual no iban a ir?".

Sí se está poniendo muy duro... parece que esto está soltando la época Ku Klux Klan, la guerra entre los blancos contra los hispanos".Una mexicana en San Francisco

Me contestó entre risas: "¿No entiendes, verdad? A ver, algunas personas sí avisaron, y sus jefes les dijeron que no podían faltar. Aunque ese no era el punto de la marcha, el punto de faltar era no avisar y no avisar era importante para que realmente se dieran cuenta que sin nosotros no pueden. Avisarles le quitaba todo el poder al mensaje que queríamos mandar. Queríamos que todas las personas se dieran cuenta cómo sería realmente si todos nos fuéramos y no hubiera quién nos reemplazara".

Después de su segunda respuesta lo entendí todo. Aunque la situación sí se está poniendo muy dura, ella tiene mucha confianza en Jerry Brown, gobernador de California, ya que el político ha declarado que va a defender a los indocumentados de los planes que tiene Trump.

También me comentó algo que me animó un poco. "Todos los latinos que son dueños de negocios, les dieron el día a sus empleados y no abrieron ese día. El problema fue con los latinos que trabajan para americanos".

A diferencia de muchos otros estados, en California no se siente tanto racismo, pero los familiares de la señora que me ayuda a hacer la limpieza en mi casa, que viven en Texas o en Arizona, sí han sufrido de discriminación en muchos lugares.

Antes de irse de casa y seguir con su jornada laboral —porque cabe mencionar que limpia 18 departamentos al día durante 5 días de la semana— se despidió de mí con una frase que me puso la piel chinita: "Sí se está poniendo muy duro... parece que esto está soltando la época Ku Klux Klan, la guerra entre los blancos contra los hispanos".

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

-El muro y la inútil unidad nacional

-Trump quiere deportar a todos los inmigrantes indocumentados

-La cobardía ante Trump el maltratador