EL BLOG

Cuidar tu dinero mientras estudias no es imposible

01/08/2017 6:00 AM CDT
Depositphotos
El truco para aprovechar tus recursos en la época universitaria es gastar inteligentemente y ser astutos para ahorrar.

Hace poco fui a una reunión con viejos amigos de la universidad, recapitulamos aquellas veces cuando salíamos de fiesta, a comer, con nuestras novias de paseo... las típicas salidas de universitarios. También recordamos cómo teníamos que ahorrar durante días o semanas antes para evitar pedir prestado a nuestros padres. Fue un tanto gracioso revivir aquellas aventuras, pues al final nos dimos cuenta que con cada salida aprendimos algún método nuevo para ahorrar dinero.

"La escuela es un esfuerzo costoso debido a diversos gastos como renta por vivienda, útiles, libros, ropa y comida, entre otros. Es fácil gastar dinero de más sin pensarlo, y a su vez, sentir que todos estos gastos son necesarios", comenta Connor Sweet, un escritor del blog Mint y especialista en finanzas para estudiantes. En la eestudiantes, es muy común gastar dinero de más, porque sabemos que nuestros padres siempre nos apoyarán en una urgencia.

El truco para aprovechar tus recursos en la época universitaria es gastar inteligentemente y ser astutos para ahorrar. Quizá no sea una gran cantidad, pero poco a poco verás cómo moderas tus desembolsos diarios hasta que cuidar tu economía sea parte de tu rutina.

Entre los trucos que mis amigos y yo aprendimos para ahorrar en la universidad están:

  • A la hora de comer, busca opciones completas. Por lo regular, cerca de las escuelas siempre hay pequeños restaurantes o fondas donde venden comida completa o menú del día. Esta opción es más sana y barata que ir a un restaurante. La idea es comer bien sin gastar tanto dinero.

Ahorro: este tipo de comidas cuestan hasta la mitad que un paquete de comida rápida o un platillo en un restaurante.

Beneficio: puedes elegir entre una variedad de guisados por día, así tendrás un menú variado sin gastar demasiado.

  • Haz una lista de compras para la comida. Esto aplica si vives solo. Al ir al supermercado, lo ideal es llevar una lista de los artículos que necesitas, así, tendrás control de lo que realmente hace falta y evitarás comprar de más. Para tu comida, haz una planeación semanal, así sabrás las porciones e ingredientes que utilizarás para evitar desperdicios.

Ahorro: localiza el mercado sobre ruedas más cercano a tu casa, por lo general, en estos lugares los precios de ciertos alimentos son más accesibles.

Beneficio: encontrarás los productos más frescos y en mayor variedad.

  • No compres todo nuevo. En ocasiones, los profesores piden comprar material y/o libros de apoyo para los temas de clase. Si te piden algún material costoso, organízate con otros compañeros para comprarlo en conjunto y cotiza en diversas tiendas en línea, quizá lo encuentres de segunda mano o a mejor precio. Si son artículos básicos como cuadernos o algún otro útil escolar, busca alguno de ciclos escolares anteriores y reutilízalo. En el caso de los libros, por lo general siempre piden la última versión, la más cara. Para no gastar tanto:

    • Busca compañeros que hayan tomado la clase antes y pídeles el libro, ya sea prestado o a un precio rebajado.

    • Busca, pide o aparta el libro en la biblioteca de tu escuela. Si lo llevas en préstamo a domicilio no olvides entregarlo en fecha o renovar su vigencia a tiempo para no pagar una multa.

    • Si quieres comprar el libro, una versión anterior siempre es más barata y el contenido no varía mucho. Compara los precios de las versiones impresas y digitales en librerías como Amazon, El Sótano o Gandhi.

Ahorro y beneficio: tendrás el libro por menos dinero dinero.

  • Evita los gastos hormiga. Todos tenemos antojos de dulces, papas o cualquier capricho inesperado, pero esos gastos son los que terminan ahogando a tu bolsillo; pues cuando menos lo esperas habrás gastado una gran cantidad de dinero sin un beneficio importante a largo plazo. Lo ideal es que compres tus "antojos" en lugares baratos y aprendas a decir no.

Ahorro: si vas a comprar algo para comer o beber, busca promociones en las tiendas de conveniencia.

Beneficio: encontrarás mayor variedad de productos para elegir.

  • Si tienes tarjeta de crédito, úsala solo si es una emergencia. Cuando te quedas sin efectivo o no cuentas con dinero suficiente, es muy tentador pagar todo con la tarjeta. No te digo que no lo hagas, pero solo si la situación lo amerita, de lo contrario podrías excederte en los gastos sin tener cómo pagar ese dinero en la fecha de corte.

Consejo: lleva un control de los pagos realizados con tu tarjeta de crédito y pon un límite de gasto.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- 5 tips para viajar en carretera en este verano

- Viaja bueno, bonito y barato en verano

- 5 reglas para ahorrar sin fracasar (ni sufrir) en el intento