EL BLOG

La Ciudad de México es también su periferia

17/03/2017 7:12 AM CST | Actualizado 17/03/2017 11:14 AM CST

MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

No hay tema más complejo pero a su vez cotidiano que la ciudad. Todos la conocemos pero nadie la conoce. Su tamaño en sí implica que saber qué está pasando en ella es un reto. Un municipio puede triplicar en población y muchos habitantes de la ciudad ni se den cuenta. Un bosque puede desaparecer y se queda como estadístico. Universos urbanos se pueden extender sin tocarse y cada persona se encuentra en un silo que es solo un granito en un monte de arena.

Estoy agradecido de que el Huffington Post México me haya brindado la oportunidad de escribir este blog que pretende abrir la percepción de partes de la ciudad, comunidades y personas que pocos conocemos y empezar a incluirlas como elementos en la gran discusión urbana que da forma a la megalópolis. Como se sabe, la ciudad es tan grande que nadie la puede conocer en su totalidad. Esto es justo lo que hace su exploración tan grata.

En 2009 caminé por toda la orilla de la Ciudad de México y sus municipios conurbados. Tardé 51 días en caminar alrededor de 700 kilómetros. Y aunque esperaba atravesar una cinturon de miseria encontré una periferia mucho más variada y humana que esperaba. Desde entonces he estado investigando en distintos papeles la Ciudad de México; como ente cultural insertado en procesos de globalización, como la economía más importante del país y como un de las más grandes aglomeraciones urbanos del mundo.

Es muy importante que las zonas periféricas se independicen en términos de fuentes de empleo, empresas y servicios públicos para que el centro se descongestione.

A nivel global, la llegada de Donald Trump y la pérdida de fuerza que ha tenido la izquierda en Sudamérica podrían significar que la Ciudad de México se convierta en la urbe más libre de esta parte del hemisferio. La pregunta es si los gobiernos lograrán capitalizar esta posición para captar la imaginación del mundo y atraer talento, conocimiento y dinero de países donde el péndulo ha caído hacia la austeridad y el autoritarismo.

Empujado por una población más joven que el de las capitales de los países desarrollados, el bono demográfico de la Ciudad de México se ve reflejado en un mayor dinamismo cultural y económico. Cada vez más se puede vislumbrar un futuro donde esta megalópolis sea rival de las mayores capitales culturales del mundo.

Es justo en la integración cultural y económica de esa vasta zona (la periferia de la megalópolis) la que promete ser el motor de desarrollo de la ciudad en las siguientes décadas.

Pero lejos de los lugares underground del centro, grupos culturales y económicos se están formando en la periferia de la megalópolis. Es justo en la integración cultural y económica de esa vasta zona, la que promete ser el motor de desarrollo de la ciudad en las siguientes décadas.

Es en la periferia donde está buena parte de los 7 millones de personas que llevaron la población de la megalópolis de 14 millones en 1980 a 21 millones en la actualidad.

La tercera parte de la ciudad tiene una antigüedad menor a 40 años. En este periodo se fincaron las casas y se crearon los nuevos barrios. La pregunta sería: ahora que la parte material de los barrios está más o menos resuelta, ¿cuál es el siguiente paso? Lentamente están surgiendo servicios comerciales, educativos, económicos y culturales que ayudan a estos barrios a empezar a autodefinirse y convertirse en algo más que una ciudad dormitorio. La velocidad de este proceso marcará la pauta, no solo del desarrollo urbano de estas zonas, sino también de la ciudad, para la cual es muy importante que las zonas periféricas se independicen en términos de fuentes de empleo, empresas y servicios públicos para que el centro se descongestione.

Este es el panorama que la ciudad enfrenta hoy en día. Muchos problemas sí, pero al menos estos son interesantes. Y así empieza este blog, cauto pero optimista.

Cortesía
Feike de Jong

El sábado 18 de marzo al mediodía Feike de Jong presentará la app "Límites. Caminando por la frontera de la megalópolis del Valle de México", en el auditorio del Museo Rufino Tamayo: Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- De madrugada

- Y a pesar de todo, es una ciudad de milagros

- Estas ideas pueden acabar con el caos de Ciudad de México