EL BLOG

¿Qué vas a hacer el próximo viernes durante el terremoto?

13/01/2017 11:32 AM CST | Actualizado 13/01/2017 11:32 AM CST
Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images

Desde no hace mucho tiempo tengo la curiosidad de ver por anticipado el pronóstico del tiempo. Me interesan conocer las áreas donde el determinismo se burla de nosotros, los que nos creemos libres.

Sin embargo, siempre termino por frustrarme porque en una ciudad como la de México donde la temperatura promedio al año es 23 grados, resulta ocioso preocuparse por el clima. La burla determinista es doble, a pesar del cambio climático.

Hay otro pronóstico que me aterra porque creo que el promedio no existirá. Su variación será salvaje.

El 20 de enero ocurrirá un terremoto que podría durar entre cuatro y ocho años. No será ni oscilatorio ni trepidatorio. Será comercial y diplomático.

Por cortesía de Donald Trump, de Estados Unidos nos llega el pronóstico sísmico de México y del mundo. El 20 de enero ocurrirá un terremoto que podría durar entre cuatro y ocho años. No será ni oscilatorio ni trepidatorio. Será comercial y diplomático. Un tsunami que no respetará fronteras. De China a Corea del Norte; de Europa a Oceanía; de la colonia Condesa al barrio Altavista en Monterrey, sus efectos los resentiremos todos los terrícolas.

El impacto del movimiento variará de acuerdo a la dependencia comercial de cada región con Estados Unidos y del nivel de popularidad y liderazgo de los presidentes de cada país. Ufff, ¿no podemos cambiar de variables? Nuestro comercio con Estados Unidos depende el 80%; el nivel de popularidad de Peña Nieto está en el sótano, y sobre su liderazgo mejor no hablamos.

La última carta se llama Luis Videgaray, el único estratega del presidente. Pensemos que la carrera que corre el presidente dura seis años y que desde ya Peña Nieto le entregó la estafeta a Videgaray.

Trabajé en la secretaría de Relaciones Exteriores no hace muchos años. No me desagrada la idea de que por primera ocasión el hombre fuerte del presidente ocupe el primer puesto de la secretaría. Algo más, Luis es el único interlocutor con el equipo de Trump. Es mejor que lo sea desde la institucionalidad.

Comienza una nueva etapa del gobierno federal. El epicentro se encuentra en Relaciones Exteriores.

Desde que Luis llegó sentí que por fin se estaba preparando el equipo de emergencia y de primeros auxilios que necesitaremos desde el próximo viernes. Peña Nieto perdió mucho tiempo.

¡Cuatro embajadores en poco más de cinco años de su gobierno! Medina Mora, Basáñez, Sada, y ahora, Gerónimo Gutiérrez. No hay precedente alguno.

MOISES PABLO/CUARTOSCURO.COM
Gerónimo Gutiérrez, el probable próximo embajador de México en EUA.

Itamita y de Harvard, Gerónimo ya estuvo en la cancillería en un puesto letal, el de subsecretario para América del Norte (2003-2006) en tiempos de Vicente Fox. Años después cambió de despacho en la misma secretaría al ocupar la subsecretaría para América Latina y, posteriormente fue subsecretario de Gobierno en la secretaría de Gobernación (en tiempos de Felipe Calderón).

Gerónimo tiene una virtud, no es priista. Conoce muy bien a Ernesto Cordero, Alejandro Poiré y José Antonio Meade.

En junio de 2015 Gerónimo estuvo a punto de ser nombrado embajador en Washington, pero las grillas mexiquenses de Peña Nieto le cerraron el paso. Se fue a Texas a dirigir el Banco de Desarrollo de América del Norte. Ahora, se convierte en embajador por orden de Videgaray.

En junio de 2015 Gerónimo estuvo a punto de ser nombrado embajador en Washington, pero las grillas mexiquenses de Peña Nieto le cerraron el paso.

Comienza una nueva etapa del gobierno federal. El epicentro se encuentra en Relaciones Exteriores y desde ahí ya estamos viendo partes de un plan para contener a Trump.

Soy optimista, conocí a Videgaray en 1989 en un club de grillos dentro del ITAM. Lo critiqué por la forma en que invitó a Trump. No se equivocó, ganó las elecciones presidenciales. Ahora, se encuentra formando su equipo.

Abraham Zamora dejó la dirección de Banobras para convertirse en su jefe de oficina. Otro itamita que conoció en el ITAM.

Sabemos el pronóstico del tiempo del próximo viernes. Los cambios no solo ocurrirán en México. Trump es un terremoto global.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- El personaje del año tuvo que haber sido el hartazgo por lo establecido

- Con Trump, el sexo es el mensaje

- Lo que las naciones emergentes pueden aprender de la locura que encumbró a Trump