EL BLOG

Los 4 minutos de Trump mueven la geopolítica del caos

07/04/2017 3:23 PM CDT | Actualizado 07/04/2017 6:23 PM CDT

Handout . / Reuters
Trump se reunió en su residencia de la Florida con su equipo de Seguridad Nacional para compartir información sobre el ataque con misiles al régimen sirio del 6 de abril de 2017.

Un bombardeo despierta a Trump de la campaña electoral. Ahora ya conoce el valor de las decisiones que se toman desde la Casa Blanca. Es un valor anómalo para quien aprecia solo la suma de propiedades, cuentas bancarias e inversiones.

Un bombardeo estadounidense mueve lo siguiente:

1. Regresa a Estados Unidos al concierto de las naciones. El alcance de la mirada del señor Trump no pasaba de su ombligo. Su nacionalismo económico le hizo dar un giro de espalda hacia el mundo.

2. Toma un posicionamiento frente al conflicto en Siria. En dos meses de su gobierno el secretario de Estado, Rex Tillerson, fue eclipsado no por uno sino por varios personajes. Pensemos en el yerno del presidente: Jared Kushner y en su embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley. Pero sobre todo, pensemos en su asesor del caos: Steve Bannon. Un día decían que el destino de Bashar Al Assad lo deciden los ciudadanos sirios y otro día que siempre no. Que lo mejor es abrirle la puerta de emergencia para que se largue de una vez por todas.

3. Ahora sí, se llegó el día. Veremos si los guiños seductores entre Trump con el presidente ruso se traducirán en una decisión pragmática con la que Vladimir Putin acepte que Assad se tiene que ir. ¿Pruebas de pragmatismo? Una. Estados Unidos avisó a Rusia del ataque del jueves minutos antes de que un montón de misiles salieran de dos barcos ubicados en el Mediterráneo con destino al corazón de la defensa siria. El presidente ruso lo niega, pero en realidad se trata de una estrategia de negociación. La próxima semana Tillerson se sentará en la mesa con Putin. Será un encuentro clave porque de él saldrá una prospectiva a corto plazo: sí o no a la guerra con Siria.

4. Sabremos si Xi Jinping introduce el bombardeo de Estados Unidos en su agenda de negociación bilateral. El presidente chino está en una playa de Florida negociando el tema con Trump. "Sí te apoyo en el Consejo de Seguridad a cambio de..." podría ser una expresión que el presidente de China le esté diciendo a Trump al oído en este momento. ¿A cambio de qué? De que Trump no castigue las exportaciones del país asiático; que Estados Unidos no desmantele la política de "una sola China", es decir, que Trump no tenga entre sus cuates a Taiwán. ¿Algo más? Por supuesto. Que Trump no mande sus barcos al Mar de China.

5. La popularidad de Trump subirá. En épocas hiper mediáticas no aplica la máxima de la política mexicana: un político pobre es un pobre político. Un político sin popularidad no es político.

6. El riesgo de un movimiento geopolítico es que, si no existe planeación la guerra llegará. Trump tendrá que delegar la decisión sobre política exterior a un experto. De lo contrario, no solo Estados Unidos estará en problemas. El mundo también.

El bombardeo del jueves por la noche duró 4 minutos. Los suficientes para mover la geopolítica del caos.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Famosos exigen compasión tras el ataque a Siria que ordenó Trump

- Hoy se vive una noche silenciosa y fría en Estocolmo

- Hay quienes se beneficiaron del ataque estadounidense a Siria