EL BLOG

¿Qué posibilidades de éxito tiene México en una negociación con Trump?

25/01/2017 9:22 AM CST | Actualizado 25/01/2017 12:45 PM CST

Marco Polo Guzmán / Cuartoscuro
Los ingresos de las empresas estadounidenses en México podrían verse afectados con una renegociación o cancelación del TLC.

Desde que se conoce la fecha en que Donald Trump recibirá a Enrique Peña Nieto en la Casa Blanca en Estados Unidos, la prensa mexicana y estadounidense se ha centrado en cómo podría ser la negociación entre ambos en temas de migración y comercio, así como la posibilidad de éxito que tenga el equipo de trabajo mexicano.

En lo referente al tema migratorio, las posibilidades de éxito son reducidas, ya que de acuerdo al derecho internacional, un país no puede interferir en las decisiones de otro para modificar sus leyes internas que permitan un mayor o menor acceso a los migrantes de forma legal y deportar a los ilegales ya existentes.

Aunque los argumentos empleados por Donald Trump en materia de migración no se sostienen debido a la fragilidad de los mismos, resultará complicado que Enrique Peña Nieto o cualquier otro mandatario logren cambiar la postura estadounidense en la materia.

En términos monetarios Estados Unidos paga más a México por exportaciones, por lo que la nación que dirige Donald Trump tiene una mejor posición para negociar dado que lo importante es el dinero que se genera derivado del comercio exterior.

En cuanto al comercio internacional, debido a compromisos adquiridos previamente por las firmas de distintos países y entre gobiernos de todo el mundo a través de acuerdos comerciales, existe un margen de maniobra para negociar, aunque eso tampoco garantiza el triunfo para los mexicanos.

El margen de maniobra en la negociación comercial dependerá de los volúmenes de intercambio existentes entre ambas naciones, ya que aunque México también consume grandes cantidades a Estados Unidos, no son del mismo volumen que las exportaciones mexicanas hacía su vecino del norte.

Para ejemplificar lo anterior está el siguiente par de cuadros.

CUADRO 1

COMERCIO ENTRE MÉXICO Y EU EN MILES DE DÓLARES

AÑOCOMERCIO DE EU A MÉXICOCOMERCIO DE MÉXICO A EU
201345,12269,016
201448,09673,180
201547,50375,100

FUENTE: Elaboración propia con base a datos de COMTRADE.

CUADRO 2

COMERCIO ENTRE MÉXICO Y EU EN CANTIDAD DE BIENES

AÑOCOMERCIO DE EU A MÉXICOCOMERCIO DE MÉXICO A EU
20134,7884,307
20144,7854,312
20154,7624,295

FUENTE: Elaboración propia con base a datos de COMTRADE.

Aunque México le consume más artículos a su vecino del norte y eso podría significar una ventaja de negociación, ya que se podrían perder empleos en Estados Unidos en caso de negativa mexicana a seguir consumiendo, el hecho real es que en términos monetarios Estados Unidos paga más a México por exportaciones, por lo que la nación que dirige Donald Trump tiene una mejor posición para negociar dado que lo importante es el dinero que se genera derivado del comercio exterior.

Ante tal escenario México no necesita enfocarse únicamente en una estrategia centrada en el sector manufacturero (electrónica, automotriz, químicos, alimentos procesados, textiles) que es donde radica las fuerza de las exportaciones mexicanas, sino también hacerlo en el sector servicios (banca, finanzas, súper mercados y venta de alimentos).

México no tiene opciones si solamente se centra en una negociación del sector manufacturero o pensando en el monto monetario que recibe de Estados Unidos.

Una cancelación del Tratado de Libre Comercio no significaría pérdida de empleo e ingresos para las armadoras de automóviles en Estados Unidos, ya que al parecer existirán estímulos fiscales para que puedan mantener su rol productivo aunque trasladen su producción a su país de origen y dejen de aprovechar los salarios bajos que se pagan en la nación mexicana.

Pero sí existiría afectación para su banca y firmas que tienen filiales en México, ya que el consumo que se hace en el país es alto debido a que pueden ofertar a muy bajos precios, manteniendo la estabilidad financiera de las empresas estadounidenses. Menor consumo en México de esos productos significaría que esas empresas estadounidenses no se podrían beneficiar económicamente tal como ocurre hoy día y justo es en esas firmas en las que Trump aún guarda silencio sobre su accionar.

La explicación radica en que resulta más accesible consumir bienes electrónicos o alimentos en cadenas estadounidenses cuando se está en México, así como aperturar cuentas en la banca extranjera que comprar automóviles mes a mes, razón por la cual la clave del éxito mexicano en la negociación podría radicar en ese punto.

México no tiene opciones si solamente se centra en una negociación del sector manufacturero o pensando en el monto monetario que recibe de Estados Unidos, ya que su única opción es introducir al sector servicios en las charlas que se tengan, lo cual es peligroso para Estados Unidos.

Conforme pasen los días se sabrá qué puntos se ponen en la agenda, esperando que sea una negociación fuerte en lo comercial y que lo migratorio no consuma energía ni capital político, ya que ese es un tema de política interna.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Presidencia de Trump dejará sin opciones a México

- Trump tardó cinco días para la "construcción" del muro

- Esta propuesta legislativa pondrá a prueba a los políticos mexicanos