EL BLOG

La huelga de árbitros en el futbol refleja cómo somos en México

13/03/2017 5:18 AM CST | Actualizado 13/03/2017 8:20 AM CST

STRINGER Mexico / Reuters
Mexican retail and media tycoon Ricardo Salinas Pliego of Grupo Salinas attends the Business Summit 2012 in Queretaro November 13, 2012. Picture taken November 13, 2012. REUTERS/Stringer (MEXICO - Tags: BUSINESS)

El fin de semana del 10 al 12 de marzo, los árbitros de la liga profesional de futbol en México decidieron comenzar una huelga que dejó sin juegos de primera división al país, con el argumento de que los reglamentos en torno a castigos se deben respetar para que ellos sean vistos como una figura de autoridad.

Buena parte de la prensa ha centrado el debate en la capacidad que los árbitros tiene para ejecutar el reglamento partido a partido; aunque aceptable esa línea de dialogo, no es la intención del artículo analizar el parón de la liga desde esa óptica, sino desde la parte social y mediática.

En lo que se refiere a lo social, los comentarios de las personas que no están a favor de la huelga arbitral se asemejan a los que vierten sobre la poca población sindicalizada que aún queda en México.

Los árbitros también son un grupo de trabajadores organizados que buscan hacer valer sus derechos.

No debemos perder de vista que la Ley Federal del Trabajo permite la asociación de los trabajadores del país para poder hacer frente a lo que ellos consideren como una injusticia laboral. A final de cuentas, los árbitros también son un grupo de trabajadores organizados que buscan hacer valer sus derechos.

Resulta alarmante cómo la población mexicana siendo la que más horas trabaja en el mundo, así como la que enfrenta mayor desigualdad (salarios, condiciones de informalidad, género) al interior de los centros laborales, sea la primera en protestar contra cualquier acción que represente organización en busca de mejores condiciones.

Es increíble que exista un grupo de trabajadores en contra de otro buscando un bien común que es el respeto a la ley. Dicho escenario puede tener su origen en los medios de comunicación, ya que tanto prensa escrita como audiovisual fija una postura de acuerdo a sus intereses.

La presión mediática en contra de la huelga de árbitros muestra el papel que las televisoras han tenido en México en torno a la injerencia de la vida nacional, pero dejando de lado los rubros negativos en su actuar.

Tanto Televisa como TV Azteca en lo mediático han jugado un papel determinante en formar a la opinión pública sobre el tema, al exponer que los árbitros han secuestrado al juego y la afición, a pesar de los buenos sueldos que reciben.

Las dos televisoras no pueden ser juez y parte, ya que ellas al ser dueñas del América, Atlas y Morelia, no buscan mejorar las condiciones del juego, sino simplemente cubrir un espacio de tiempo aire.

En la misma línea mediática, Ricardo Salinas Pliego en su cuenta de Twitter mencionó el día 12 de marzo: Jugadores y árbitros, tienen un papel claro (y muy bien retribuido) en el futbol. No pueden secuestrar a la afición mexicana. ¡Inaceptable!

El dicho de Salinas Pliego de inmediato nos hace ver cómo son las cosas en sus firmas, ya que si para él, el hecho de obtener un salario alto es la única condición que debe existir al interior de un empleo, esa misma paga justificará cualquier otra violación a la mano de obra, ya sea acoso, intimidación o laborar más allá de la jornada laboral, por tan solo citar algunos casos.

No debemos perder de vista que los árbitros a pesar de contar con un salario alto, también tienen derecho a otros rubros que marca la Ley Federal del Trabajo, así como ser respetados al interior de su centro laboral y no recibir amenazas por parte de los dueños de los equipos.

La presión mediática en contra de la huelga de árbitros muestra el papel que las televisoras han tenido en México en torno a la injerencia de la vida nacional, pero dejando de lado los rubros negativos en su actuar. Por ejemplo, en este caso, el mismo Ricardo Salinas Pliego (junto con Televisa) debería protestar con la misma energía en contra del llamado "pacto de caballeros", el cual no permite que un jugador pueda emplearse libremente con el equipo que decida, hasta que los dueños den su visto bueno.

Resulta increíble que Salinas Pliego critique una huelga a favor de mejoras laborales, pero impida la movilidad laboral, base de todo sistema capitalista, al cual él pertenece. Por lo que tenemos a un par de televisoras a favor de fomentar valores, pero solo en ramas que ellos creen convenientes.

La huelga arbitral en México se deberá resolver por los canales que marque la ley en algún momento, pero dejando eso de lado, ese movimiento nos ha mostrado un par de cosas que México aún padece: personas que no apoyan a otras personas a favor de mejoras laborales y un par de televisoras con suficiente poder mediático, a tal grado de influir en la opinión de la población, así como su idea de que ellos son los únicos que pueden violentar la ley.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Los árbitros abren la caja de Pandora

- VIDEO: Las mejores remontadas del futbol

- Fin de sexenio de Enrique Peña como el de Carlos Salinas