EL BLOG

Delfina no va a ganar con el apoyo de Elba Esther Gordillo

19/05/2017 2:51 PM CDT | Actualizado 19/05/2017 2:51 PM CDT

DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM
Delfina Gómez, candidata de Morena a gobernadora del Estado de México.

En días recientes, se reveló un video en el que se ve a Rafael Ochoa Guzmán pidiendo a los profesores afiliados a la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) apoyen con votos y sirvan como capacitadores para el cierre de campaña electoral de Delfina Gómez.

La prensa mexicana ha afirmado que este apoyo tiene un toque de venganza de Elba Esther Gordillo contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por haberla mandado a prisión, lo cual puede resultar cierto. Pero cuando se comienza a analizar el entorno existente en el Estado de México, surgen las dudas en torno a si dicha alianza resultará clave para hacer triunfar al partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

El México de hoy y sus líderes sindicales o de otras organizaciones campesinas u obreras no pueden garantizar que todo su gremio votará por una persona o partido, tal como ocurría a mediados del siglo pasado. Al día de hoy, aunque cuestionables, los mecanismos legales del tribunal electoral vuelven mucho más complejo y costoso en términos económicos movilizar a una gran cantidad de personas para sufragar en un lugar, o retener sus identificaciones electorales para manipular el resultado final.

Hoy los sindicatos ya no tienen la fuerza política de hace setenta años.

En el mayor auge del sindicalismo en México de 1940 a 1970, el líder sindical controlaba en absoluto a su grupo de trabajadores, a tal grado de poder amenazar con la pérdida de empleo si no se hacía la voluntad del líder. El proceso resultaba en una masa de población al estilo feudal, sin derechos políticos de ningún tipo, pero inmersa en un sistema capitalista en la cual resultaba útil para el sistema político al darle legitimidad.

Hoy los sindicatos ya no tienen la fuerza política de hace setenta años, sumado a que el nuevo modelo educativo y el sistema de contrataciones y despidos establecido en esa reforma, harán pensar a más de un docente en seguir la voluntad de Elba Esther Gordillo, ya que de ella no depende ahora la continuidad frente al aula.

En el hipotético caso de que la totalidad de trabajadores vote a favor de Delfina Gómez por el simple hecho de ejecutar la orden del SNTE, resulta adecuado pensar que el total de la burocracia mexiquense lo hará por Alfredo del Mazo al recibir esa orden de Eruviel Ávila y así poder mantener su fuente de trabajo.

De acuerdo al Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios Estatales, en el año 2014, la cifra de burócratas en el Estado de México era de 290 mil. El SNTE y Ochoa Guzmán estiman ofrecer 250 mil votos en el mejor de los casos, por lo cual el efecto Elba Esther quedaría anulado.

Otro escenario que no se está considerando en el apoyo de Elba Esther a MORENA es el referente a la abstención de los electores.

Dado que la totalidad de docentes no votará por MORENA y la de burócratas no lo hará por el PRI, es necesario plantear otros escenarios, para poder determinar el efecto real del ofrecimiento hecho por Rafael Ochoa.

Uno de esos escenarios es el referente a la condición geográfica del Estado de México, ya que, al hacer frontera con la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Querétaro, Michoacán y Guerrero, existe un fenómeno de movilidad laboral no visto en ninguna otra región del país.

En el caso de los docentes, muchos de ellos cruzan de los estados mencionados anteriormente a la entidad mexiquense a laborar, por lo que no todos cuentan con una credencial de elector válida para votar en el Estado de México, lo cual reduce la cifra de los posibles 250 mil votos.

En el caso de los burócratas, dado que la mayor parte de edificios institucionales se ubican en Toluca y ciudades que no son fronterizas con otros estados, lleva a que sus trabajadores sí cuenten con una credencial de elector emitida en el Estado de México.

Hoy la estrategia de alianza entre MORENA y el SNTE puede resultar perjudicial para Delfina.

Otro escenario que no se está considerando en el apoyo de Elba Esther a MORENA es el referente a la abstención de los electores, así como los recursos económicos para movilizar a la población a las casillas.

Nunca podemos suponer que la totalidad de un sector de la sociedad saldrá a votar, ya que siempre existirá un porcentaje de ese grupo que prefiera no hacerlo, sumado a la capacidad del rival para mantener su voto duro y tomando en cuenta también el golpeteo financiero que ha tenido el SNTE los últimos años, lo cual no garantiza una fácil movilización si se compara con los recursos monetarios que el PRI tiene hoy.

Dados los escenarios planteados, la posibilidad de victoria de Delfina Gómez pasa por otros factores y no por el apoyo magisterial. Entre esos factores, el principal es el destino de los votos que pierda Josefina Vázquez Mota y hacia dónde se van a mover, ya que, al ser vista como una candidata derrotada, algunos electores preferirán llevarlos a otro candidato o no emitirlos por nadie.

Hoy la estrategia de alianza entre MORENA y el SNTE puede resultar perjudicial para Delfina, ya que un sector de sus electores no verá con buenos ojos esa unión y quizá prefiera apoyar a Juan Zepeda, lo cual significaría una victoria priista y un cerrado segundo lugar entre Gómez y Zepeda.

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- La venganza de Elba Esther Gordillo y su apoyo a Morena en el Edomex

- Elba Esther pide a maestros del SNTE votar por Delfina, según magistrado

- Delfina es la candidata que ha recorrido más municipios en el primer mes de campaña del Edomex