EL BLOG

Los emprendedores mexicanos ante la situación actual

31/01/2017 7:25 AM CST | Actualizado 31/01/2017 12:25 PM CST

BraunS via Getty Images

En menos de dos semanas del nuevo gobierno de Estados Unidos hemos visto que los ataques verbales del candidato y presidente electo Trump han evolucionado a acciones ejecutivas concretas contra México, así como contra la inmigración de mexicanos y otras nacionalidades. Además ha realizado cambios fundamentales a políticas tradicionales de ese país en otros ámbitos tanto de política exterior como de políticas internas.

Esta forma de gobernar está creando un gran nivel de incertidumbre sobre la economía mexicana, y en algunos casos hasta sobre la propia economía norteamericana. En México la incertidumbre se empieza a reflejar en menor inversión de las empresas mexicanas en proyectos y reducción de gastos, así como en políticas más restrictivas en el otorgamiento de financiamientos por instituciones financieras. Las noticias diarias también afectan la conducta de los consumidores quienes se vuelven más cautos en su gasto y su consumo. No hay forma de predecir cuánto tiempo va a durar esta incertidumbre.

Los tiempos de crisis siempre generan oportunidades para aquellos negocios que saben aprovecharlas. Esto es cierto para emprendimientos o startups, sin embargo estos tienen retos adicionales por estar en etapas iniciales que inherentemente tienen mayor riesgo que negocios maduros.

¿Ante esta situación, qué pueden hacer los emprendedores mexicanos?

Una de las implicaciones de la incertidumbre en los mercados es que los inversionistas van a ser más cautos en sus inversiones, por lo que los emprendedores deben esperar un ambiente más retador para el levantamiento de capital. Una encuesta de ALLVP a VCs e inversionistas mexicanos a principios de enero encontró que el 69% piensa que el ambiente de levantamiento de capital será más complicado debido al triunfo de Trump, y 43% que los procesos tomarán más tiempo que antes. Y estos resultados son anteriores a la toma de posesión.

Una de las oportunidades que esta crisis genera es que muy probablemente los consumidores y corporativos mexicanos van a estar mucho más receptivos a adquirir productos de empresas mexicanas incluyendo startups.

Las acciones concretas del nuevo presidente probablemente han empeorado este sentimiento de los inversionistas. Mark Suster, reconocido venture capitalist de Estados Unidos, en una videoconferencia con emprendedores e inversionistas mexicanos en enero compartió que uno de los resultados de una encuesta similar con inversionistas norteamericanos es que el apetito de estos por invertir fuera de Estados Unidos ha decrecido en respuesta a las posiciones nacionalistas de Trump.

Por lo tanto los emprendedores mexicanos deben tener como prioridad asegurarse de tener la mayor cantidad de caja posible mientras buscan minimizar sus consumo de efectivo (su burn rate). Las palancas a mover son reducciones de gastos, generación de ingresos aun cuando estos sean extraordinarios y no recurrentes y optimización del capital de trabajo (reducir inventarios, acelerar cobro de cuentas por cobrar y/o retrasar cuentas por pagar). Mi recomendación es que un startup debe planear para que su efectivo le permita operar por al menos 24 meses -idealmente 36- sin requerir capital adicional.

Otra implicación es que los clientes de los startups también se enfrentan a un ambiente más retador. Los emprendedores deben buscar entender la situación y necesidades de sus clientes y concentrarse en generarles aún más valor en esta época de crisis. En la mayoría de los casos los clientes compran nuevos productos o servicios que son significativamente superiores en funcionalidad, precio o ambos a las alternativas existentes. Los startups deben ayudar a sus clientes a hacer "más con menos".

Los startups deben planear y priorizar sus esfuerzos e iniciativas de corto y mediano plazo para alcanzar los objetivos anteriores.

Mi recomendación es que un startup debe planear para que su efectivo le permita operar por al menos 24 meses -idealmente 36- sin requerir capital adicional.

Una de las oportunidades que esta crisis genera es que muy probablemente los consumidores y corporativos mexicanos van a estar mucho más receptivos a adquirir productos de empresas mexicanas incluyendo startups. Esto es tanto por una mayor certeza al tratar locales, pero también por un sano sentimiento nacionalista en respuesta a lo que estamos viendo en nuestro vecino del norte. La confianza en los productos estadounidenses está siendo afectada negativamente relativa a los productos mexicanos. Los startups deben aprovechar esta oportunidad, desde enfatizar su presencia local hasta poner precios a sus productos en pesos y no dólares como una ventaja competitiva adicional.

La incertidumbre sobre los migrantes en Estados Unidos también representa una gran oportunidad para las startups mexicanas. Salvador Alva, presidente del TEC de Monterrey, compartió recientemente en una conferencia que el 27% de los ingenieros graduados del TEC trabajan fuera de Mexico, la mayoría en los Estados Unidos. Las startups deben tratar de reclutar en México parte de ese talento el cual va a estar menos interesado en emigrar dado el ambiente mucho más hostil en nuestro vecino.

El ecosistema emprendedor mexicano, así como todo México, enfrenta tiempos difíciles ante este cambio político en Estados Unidos. Aquellos emprendedores que se concentren en maximizar su probabilidad de sobrevivencia, mientras identifican oportunidades de crecimiento y captura de clientes en el mediano plazo con productos claramente diferenciados probablemente, serán los más exitosos cuando salgamos de la incertidumbre actual. Estoy seguro que muchos enfrentarán el reto de forma muy exitosa.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Gasolinazo, corrupción y depreciación del peso: oportunidades para emprendedores mexicanos

- La revolución Fintech

- México empieza a contar los préstamos de persona a persona