EL BLOG

Jackson Heights escucha, estamos en la lucha

14/07/2017 6:00 AM CDT

Twitter: @BianeyDlao
"A lo largo de una docena de cuadras, el contingente, cargando banderas multicolores, mantas con eslóganes y mucha actitud, hizo sentir su peso y, sobre todo, su voz".

Ese lunes por la tarde el termómetro arañaba los 90 grados Fahrenheit en el colorido y multifacético barrio de Jackson Heights, en el corazón del condado de Queens, uno de los cinco que conforman la ciudad de Nueva York y el más diverso lingüística y étnicamente, de acuerdo con estadísticas de la propia alcaldía neoyorquina. Diversidad que en Queens, va incluso un paso más allá.

Entre sus intrincadas calles, que atraviesa la línea 7 del metro, vive una de las comunidades transgénero de origen latino más grandes de los Estados Unidos, conformada, en buena medida, por migrantes mexicanas.

"We are beautiful, we are great and we are here to stay!" (¡Somos hermos@s, somos grandes y estamos aquí para quedarnos!) La voz de Bianey García se escuchaba firme y sin titubeos amplificada por el megáfono y su férreo espíritu activista. El ardiente asfalto y los nudos viales a lo largo de la infame Avenida Roosevelt no aminoraban su ánimo ni el de los cientos de personas que, esa cálida tarde veraniega, se unieron a la marcha translatina, encabezada por la misma Bianey.

(Aquí las vidas trans importan)

En su sexta edición, convocada por un conglomerado de organizaciones pro migrantes que abogan por los derechos de la comunidad transgénero bajo el paraguas de Make the road New York —plataforma desde la cual Bianey coordina los programas enfocados en este colectivo LGBTI— la marcha convocó a un variopinto grupo de activistas comunitarios, políticos locales, medios de comunicación y oficiales consulares.

A lo largo de una docena de cuadras, el contingente, cargando banderas multicolores, mantas con eslóganes y mucha actitud, hizo sentir su peso y, sobre todo, su voz, entre los habitantes del condado de Queens, autodenominado "the world's borough" (el distrito del mundo), por su inescapable diversidad.

Lejos están los días de infancia y adolescencia, transcurridos entre Veracruz y Chiapas, en los que Bianey enfrentaba luchas distintas.

"Es una lucha que emprendemos todos los días, por visibilidad y por justicia" dice Bianey, replicando lo que muchas de sus compañeras creen y sienten. Esbelta y de largo cabello castaño, porta con el mismo orgullo que sus convicciones un par de tacones que la hacen resaltar entre la multitud. Para ella, como para tantas otras de las que participaron dicha tarde en la marcha, exigir sus derechos es cosa de todos los días; pues también lo es que se les nieguen de forma constante.

Lejos están los días de infancia y adolescencia, transcurridos entre Veracruz y Chiapas, en los que Bianey enfrentaba luchas distintas. Hoy, tras cruzar una frontera y brincar muchos muros, demasiados quizás, la joven mujer transgénero se ha convertido en un estandarte para muchas otras que han venido detrás y que ven en ella una señal de esperanza, un modelo a seguir.

Dentro del colectivo LGBTI, los migrantes transgénero son quizá los más vulnerables dentro de los vulnerables. Incomprendidos y pocas veces escuchados, indocumentados y vejados, pero de espíritu indomable que se resiste, como Bianey en ese día de intenso calor veraniego, a permanecer en las sombras.

"Jackson Heights escucha, estamos en la lucha" gritaba el coro interminable de voces, exigiendo justicia y respeto.

(VIDEO: Con orgullo latino).

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Este hombre transexual nos enseña todo sobre esperanza con su embarazo

- El bebé canadiense que no tendrá género en su certificado de nacimiento

- Así vio la marcha LGBT 2017 un niño de 10 años