EL BLOG

El independentismo catalán y el futbol español: una relación complicada

03/10/2017 1:00 PM CDT | Actualizado 03/10/2017 3:40 PM CDT

JOSÉ JORDÁN/AFP/Getty Images
Gerard Piqué en el calentamiento del 1 de octubre de 2017, antes del partido contra el equipo UD Las Palmas.

En 2010, por primera vez en su historia, la Selección de España ganó el mundial al derrotar a Holanda. Lo hizo con un gol de Andrés Iniesta, entonces jugador del FC Barcelona.

Piqué, Puyol, Busquets, Xavi, Pedro, Villa y Fàbregas también formaron parte de la alineación titular. Todos ellos jugaban en el Barca.

¿Alguien, en ese momento, se atrevió a cuestionar la permanencia de Piqué, o de cualquiera de ellos en la Roja solo por sus posturas políticas?

Quien siga pensando que el futbol es mero entretenimiento para las masas quizás no termina de entender la relevancia que tiene en el ámbito político.

El domingo 1 de octubre ciudadanos catalanes acudieron a las urnas para participar en el referéndum de independencia convocado por el gobierno de la comunidad.

Pese a la ilegalidad del referéndum en Cataluña, la actuación del gobierno de Mariano Rajoy fue severamente criticada, no solo en el ámbito local, sino internacional. Hasta ahora son más de 800 los heridos que ya dejó el llamado "1-O".

El mundo deportivo fue testigo de primera mano. El mismo día de la votación, el FC Barcelona enfrentó a UD Las Palmas, pero minutos antes, y ante la gravedad de lo suscitado en las calles, el partido tuvo que disputarse a puertas cerradas.

"Un partido muy difícil de jugar, la peor experiencia que he tenido como profesional en mi vida, un día muy duro".

Esto fue lo que dijo Gerard Piqué, zaguero del Barca, y quien en innumerables ocasiones ha sido acusado erróneamente de independentista. Y es que el deportista nunca se ha pronunciado abiertamente sobre el tema como sí lo han hecho otros.

Para muestra, el actual entrenador del club inglés Manchester City, Pep Guardiola, quien hace apenas cuatro meses leyó el manifiesto "unitario" en el acto celebrado por las entidades independentistas para reivindicar el referéndum en la comunidad catalana.

Y qué decir de Oleguer Presas, compañero de equipo de Piqué hace algunos años. En 2012 pidió al entonces entrenador de la selección española, Luis Aragonés, no ser convocado para jugar con el combinado nacional.

Pese a ser el "peor partido" de Piqué, según sus propias palabras, el Barca ganó 3 goles a cero a UD Las Palmas.

Pero el movimiento político también quedó reflejado en los uniformes de ambos clubes.

Los culés salieron al campo a calentar portando el uniforme de la senyera (nombre que se le da a la bandera de Cataluña).

Por su parte, UD Las Palmas mostró su apoyo con una bandera española bordada en las camisetas.

Y mientras tanto, en el Santiago Bernabéu las gradas se llenaron de banderas de España; una manera en que, aficionados del Real Madrid y del Español, quisieron mostrar su apoyo a la unidad nacional.

No pudo faltar el tradicional cántico de "Que viva España".

Ese mismo día, pero en el Mestalla (estadio del Valencia Club de Futbol), el autobús del equipo Athletic de Bilbao fue recibido con frases como "¡puto vasco el que no bote!"

Los chiflidos y faltas de respeto se agudizaron cuando los bilbaínos abandonaron el autobús. Estos últimos, pese al mal momento, hicieron caso omiso de las groserías.

No simpatizo con la independencia de Cataluña, pero la forma en que el gobierno de Rajoy reprimió a los votantes me parece aberrante. El uso de la fuerza nunca debiera ser la manera de solucionar los problemas.

Solo el diálogo y la tolerancia podrán ayudar a resolver un conflicto tan delicado y controversial como este.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.