EL BLOG

De hacerte un corte pixie y aceptar tu cuerpo

17/08/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 17/08/2017 1:04 PM CDT

Eythel Aracil
"Cortarme el cabello viene después de casarme con el hombre de mi vida, mudarme en los próximos tres días y cumplir un año en este trabajo".

Me corté el cabello drásticamente.

Aunque ya lo había hecho en 2015 y mi cabello ha vivido un sinfín de cambios: he pasado por el morado, negro, balayage, californiano, rojo...

Pero esta vez fue diferente. Dicen que con el tiempo algunas decisiones se vuelven más difíciles. Y sí, esta vez confirmé que es verdad. A cada tijerazo pensaba: Natalia lo hizo, Katy Perry, Miley Cyrus y hasta Emma Watson, ¿por qué no podrías tú volver a lograrlo? Mis manos temblaban, buscaba por los grandes espejos del salón la cara de aprobación de mi esposo y me encontraba con señoras angustiadas por mi decisión.

La chica me preguntaba una y otra vez "¿cómo vas, chica, cómo te sientes?" ¿Qué cómo me siento? ¡NERVIOSÍSIMA! Deja de preguntarme y poner tu cara de culpa por cortarme el pelo.

Aquí me pueden ver en 2013, mi cabello nunca había sido tan largo:

Con cada tic tic tic las tijeras pensaba: "No le dije que tan corto, ¿cuándo va a parar de cortar tanto?, ¿debí bajar de peso antes de cortarme el pelo?, ¿quién soy yo para rockear un #pixiehaircut?"

Tic tic tic... tijerazo... ¿cuánto tardará en crecer, la última vez tomó más de un año? ¿Estoy tomando la decisión correcta? Tendré que preguntarle mañana a la terapeuta...

Una se toma en serio los cambios de su vida... Cortarme el cabello viene después de casarme con el hombre de mi vida, mudarme en los próximos tres días y cumplir un año en este trabajo. Pero nada te prepara para verte en el espejo y no reconocerte a la primera... ni cuando la gente que te ve todos los días le toma unos tres segundos más darse cuenta de que eres tú quien les habla, nadie te prepara para eso.

Por acá cuando fui pelirroja, en 2014:

Cortarse el pelo no es solamente cambiarse el look. Es estar dispuesto a reinventarse y aceptar que el cambio puede que no le guste a todos, o que incluso a ti no te encante los primeros días: es un buen ejercicio para construir una mejor autoestima. Como tu cuerpo, aprender a vivir con tu cuerpo porque es el que tienes y si quieres mejorarlo, pues cuidarlo. Así el pelo, primero lo aceptas y luego quizá te lo pintes o le compres tratamientos para que mejore. Pero primero aceptas que no te quedó de otra que este cuerpo —o cabello— que tienes es fruto de tus decisiones. Y entonces, ¿qué vas hacer para mejorarlo? Primero, y antes que todo, aceptarlo.

O sea, sí. Nadie me obligó, pero tampoco hay alguien me logre quitar el shock instantáneo. Así que anteayer, después de cortarme el pelo, lo siguiente que hice al llegar a casa fue ponerme a buscar "famosas pixie haircut". Y de suerte que la primera nota en esta búsqueda era precisamente una de El HuffPost España con una galería de más de 50 mujeres que, como yo, se habían aventado a quitarse su melena y hacerse el cambio, probablemente, más drástico de sus looks.

Esta, tres meses después de cortármelo en 2015... Ah sí, también estaba comprometida.

Conforme la noche fue pasando, después de hablar con mi esposo, mi mamá, mi hermana, mis amigas... con todo el mundo pues, empecé a calmarme. Si Audrey Hepburn se cortó su cabello y lo rockeó aun cuando en su época no era tan común, ¿por qué tengo que sufrir yo por un pixie que quedó más corto de lo que esperaba? En esta época en que las reglas de la moda la ponemos quienes la usamos, eso de que las rayas horizontales no le van a las curvy de que las cachetonas no podemos usar pixies, ya quedó atrás.

Ayer dije, y hoy repito, "nomás viviré esta vez" y si no me atrevo ahora, ¿cuándo? Yo creo que todas las mujeres deberían intentar amar vivir en su piel y arriesgarse a un pixie si siempre lo han deseado. Después de todo, el cabello crece.

¿Que quién soy yo para rockear un #pixie? Pues Daniela Ivonne, mucho gusto.

Eythel Aracil
"Creo que todas las mujeres deberían intentar amar vivir en su piel y arriesgarse a un pixie si siempre lo han deseado".

Este post fue publicado originalmente en el blog de Daniela.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Cómo vencí el estigma de las canas

- Las canas están de moda y es una noticia genial

- Sí, los cerebros de las mujeres son distintos y Google los necesita