EL BLOG

Las recetas mexicanas que no te pueden faltar

27/03/2017 5:28 PM CST | Actualizado 27/03/2017 7:28 PM CST

Instagram: piastrokitchen

La verdad es que antes de mudarme a Londres no cocinaba mucho. Bien recordaran mis amigos aquella noche en que intenté hacer un risotto y como resultado obtuvimos una masa extraña que después sería conocida entre mi círculo más cercano como "el tamal cubano", pues su consistencia masosa mas parecía de tamal que de arroz.

Pero la lejanía a la cocina de mi madre y a la facilidad de conseguir aquellos platillos que más se me antojaban ocasionó que mis habilidades culinarias se desarrollaran y mi curiosidad gastronómica no solo por la cocina tradicional mexicana, sino por la comida en general, se convirtiera incluso en un tema de doctorado.

La verdad es que adaptarse a la vida en otro país no es fácil, aquello que parece trivial como la falta de luz o la constante lluvia se vuelven factores fundamentales que determinan en buena parte nuestro estado de ánimo, por ejemplo. Si a las diferencias culturales, al mal clima y a la distancia le sumamos la imposibilidad de satisfacer nuestros antojos culinarios cuando necesitamos una probadita de casa, pues la depresión es más o menos segura.

Beef steak with pasilla sauce and potatoes with epazote

A post shared by Claudia (@piastrokitchen) on

Así que para evitar estas tristes situaciones lo mejor es armarse con un repertorio de cocina mexicana básica que, independientemente de donde estés, es más o menos seguro que podrás reproducir. Estas recetas además son baratas y puede que logres impresionar a uno que otro europeo con tus habilidades en la cocina. Mis sugerencias son estas:

1. Antes de ponerte a llorar por un pambazo (que sí se puede hacer, pero requiere de bastante tiempo), piensa muy muy bien que es lo que realmente extrañas. A lo mejor los tacos al pastor de la esquina no son una posibilidad, pero ¿qué tal intentar reproducir la comida cacera de tu infancia? Una milanesa, la sopa de verduras que antes odiabas y ahora se te antoja o un flan. Todo eso se puede hacer casi donde sea que te encuentres y seguramente tu mamá se sentirá más que halagada si le pides la receta.

2. Supongamos que tus amigos de la maestría quieren probar cocina mexicana "auténtica" y por supuesto están esperando que de tus manos salgan milagros. Además de lo evidente (quesadillas, arroz rojo y guacamole) puedes preparar una tinga y unas papas con chorizo (fíjate que el chorizo sea suave, no chorizo español o para cocinar).

Los dos platos son muy sencillos y perfectos para una mini taquiza. El único ingrediente extraño es chipotle, pero si no consigues chipotles secos o en lata seguro encuentras una salsa en el supermercado (si estás en el Reino Unido te recomiendo salsas Kan Kun). Para que tu amigo el vegetariano no se quede con hambre le puedes preparar una ensalada de calabacitas con elote (si, no le hace que sea amarillo) chile verde y jitomate y, por supuesto, necesitas una salsa. Asas dos jitomates, media cebolla, uno o dos chiles verdes en la licuadora con sal y un poco de cilantro y listo: cena mexicana barata y amigos impresionados. Ya si realmente te quieres lucir puedes comprar tortillas de maíz blancas y azules y verás qué sucede cuando les expliques que sí, efectivamente, el maíz azul existe.

3. ¿Te despiertas todos los domingos con antojo de barbacoa? Yo sí y la verdad es que no es nada difícil de hacer, sobre todo si vives en un país donde el cordero no sea caro, pero la de res no queda mal tampoco. Lo único que necesitas es medio kilo carne de res (pide un corte barato, si les dices que es para hacer une estofado te entenderán perfecto) o de cordero (pierna mezclada con cuello es ideal) para cuatro personas , hojas de laurel, ajo, cebolla, pimienta, si tienes un chile guajillo mejor, pero si no no pasa nada. Todo al horno o a la olla de lento cocimiento (en olla exprés, una hora y media; en lento cocimiento, 8 horas a temperatura baja) y queda: barbacoa y consomé listo. Ni siquiera tienes que saber cocinar para hacer esto.

Carnitas tacos

A post shared by Claudia (@piastrokitchen) on

4. ¿Lo tuyo son las carnitas? Pues es igual que con la barbacoa, pide pierna mezclada con hombro y ya esta, unas horas (las mismas que la barbacoa) después tendrás tus tacos listos.

5. ¿Se te echaron a perder tus chamoys? No te agobies, siempre y cuando tengas chile en polvo, duraznos secos, ciruelas pasas, un poco de Jamaica (caribeños y egipcios la venden) y azúcar, puedes hacer tu propio chamoy. Incluso puedes experimentar añadiéndole tamarindo (las tiendas indias y de Medio Oriente venden pulpa de tamarindo y extracto también sin azúcar) o mango u otras frutas.

Y finalmente los clásicos: fideo seco, arroz a la mexicana, sopa de lentejas, huevos revueltos a la mexicana, frijoles charros o refritos. Todos los puedes hacer con un video de YouTube (te recomiendo el canal Cocina al natural) y los ingredientes del súper de la esquina.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Guía esencial de supervivencia para un paladar mexicano ¡en Londres!

- No solo de tacos vive el mexicano

- La realeza, ahora con sabor mexicano