EL BLOG

Las bombas por sí solas no construirán una Siria estable

Debemos recordar que solo los sirios pueden reconstruir su país, y que ninguna acción militar logrará esto.

17/04/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 17/04/2017 7:00 AM CDT
Documental Salam Neighbor

Después de seis años de bombas de barril y tortura masiva en Siria, el reciente ataque con armas químicas no debería haber sido una sorpresa. Sin embargo, me dejó con una intensa frustración. El viernes por la noche me senté en mi computadora mirando fotos, reflexionando sobre las cuatro semanas que pasé viviendo en el campo de refugiados Za'atari. Hice una pausa cuando escuché el chasquido de los hijos de nuestro vecino, riendo entre sí, a pesar de sus circunstancias. Una frase simple -"cerebros no bombas"- se apareció en la chamarra de un niño. Esas palabras abarcaban todo lo que sentía, y todavía siento, acerca de esta crisis.

Tenemos que recordar que solo los sirios pueden reconstruir su país, ninguna acción militar puede hacer eso. Si el mundo está indignado por el sufrimiento de los sirios desplazados, debemos invertir en ellos proporcionándoles refugio y educación en nuestros propios países y aumentando el presupuesto de ayuda humanitaria, dramáticamente reducido.

He trabajado con y sobre los problemas que enfrentan los refugiados sirios en los últimos años, viendo cómo se desarrolló esta crisis. Antes de formarte una opinión sobre el futuro de Siria, he aquí cuatro realidades esenciales que debes recordar:

Trágicamente, la guerra siria está lejos de terminar. Esta acción militar dirigida no debe confundirse con el derrocamiento de Assad. Este no es un momento para celebrar por fin la justicia que se merece un dictador. Tampoco devuelve la vida a las cientos de miles de personas que han sido asesinadas o a los millones de desplazados. Es una demostración simbólica de la fuerza en un conflicto complejo en el que, siete años después de la guerra siria, a Estados Unidos se le complica replicar o aumentar para salir adelante. (Checa esto para más información sobre todas las facciones e intereses en juego en Siria).

La paz probablemente será negociada, ya que hay opciones militares limitadas. Parece dudoso que el presidente Trump, quien ha sido fuertemente aislacionista en el pasado, intensifique la acción militar en Siria. Arriesgaría el conflicto con Rusia, que ha prometido mantener a Assad en el poder, y dado las muchas agendas que compiten en Siria, no parece haber una trayectoria clara para determinar cómo la escalada de la acción militar únicamente ayudará a largo plazo.

Si bien las opciones militares por sí solas son limitadas, el uso renovado de armas químicas por Assad puede haber abierto la oportunidad de negociar un alto al fuego. El ataque refleja una imagen negativa de Rusia y probablemente hará más difícil para ellos justificar sus acciones en Siria. Esperemos que la comunidad internacional pueda aprovechar este momento para proteger a los ciudadanos sirios mediante la negociación de la prevención de futuros ataques químicos, así como las bombas de barril y otros crímenes de guerra por el régimen de Assad.

Invertir ahora en ayuda humanitaria ahorrará dinero y vidas a largo plazo. Más del 80% del país vive ahora en la pobreza. Ya no existe la mitad de los hospitales del país. Son 12 millones de desplazados de sus hogares. Una sociedad civil ya débil ha sido fracturada. En 2015, 54% del presupuesto humanitario de la ONU para esta crisis fue financiado por la comunidad internacional. Mientras Estados Unidos ha proporcionado la mayor cantidad de ayuda desde que comenzó la guerra, una orden ejecutiva propuesta amenaza el apoyo de este país al avance que las agencias de ayuda humanitaria puedan lograr en este tema. Este es un grave error, ya que la mayor inversión en ayuda ahora ahorrará dinero, tiempo y vidas a largo plazo.

Como nos mostró Irak -unos 2,100 miles de millones de dólares de gastos militares e innumerables vidas después- las bombas por sí solas no construyen naciones estables. Los sirios desplazados necesitan seguridad, educación, derecho al trabajo y la oportunidad de reconstruir.

Acoger a los refugiados sirios crea aliados clave y nos mantiene más seguros. El presidente Trump ha sido celebrado por muchos en ambos lados del espectro por su ataque a Siria. Él incluso habló, demostrando empatía, que "ningún hijo de Dios debe sufrir tales horrores". Ahora tiene la oportunidad de ir un paso más allá: al permitir el reasentamiento controlado de los refugiados sirios, no solo reafirmará nuestra legitimidad moral a los ojos del mundo, sino que proporcionará quizá la mejor defensa posible contra la propaganda de reclutamiento de grupos extremistas de los que estamos tratando de protegernos. El mundo está escuchando. Los refugiados están escuchando. Estas no son poblaciones aisladas.

Los refugiados sirios no son espectadores impotentes. Son ingenieros, médicos y maestros. Albert Einstein y Madeline Albright están entre los refugiados notables de la historia. Las acciones del presidente Trump colocaron nuevamente a Siria en el ojo público, pero es solamente un paso en un proceso largo para ese país. Para aquellos que quieren hacer más, y ahora, ayudar a los refugiados sirios es algo que cualquiera de nosotros puede hacer, de inmediato.

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Si estás horrorizado por Alepo, aquí hay 5 maneras en las que puedes ayudar al pueblo sirio

- Estos bombardeos con misiles no mejorarán la situación del pueblo sirio

- Por qué cada vez es más probable el conflicto entre Estados Unidos y Rusia