EL BLOG

Un mes de Trump

¿Cuántos más tendrán que soportar los estadounidenses?

20/02/2017 10:00 AM CST | Actualizado 20/02/2017 12:37 PM CST
NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

28 días en el régimen de Trump es peor de lo esperado. Esto es lo que hemos aprendido.

1. Trump no es un presidente ejecutivo. El 8 de noviembre, los votantes indecisos optaron por Trump porque estaban impresionados por sus credenciales empresariales; muchos comentaron: "Él sabe cómo hacer las cosas".

Trump es (probablemente) un multimillonario, por lo que parece que "él sabe cómo hacer las cosas", pero si lo hace, no ha aplicado esta habilidad a su trabajo como CEO de Estados Unidos. Todo acerca de sus primeros 28 días sugiere que Trump está de cabeza en su nuevo trabajo. Por ejemplo, después de una semana (inicial) llena de órdenes ejecutivas, Trump ahora parece no tener un plan general para la política nacional o extranjera. Como otro ejemplo, la Casa Blanca de Trump posee escaso personal y él no parece ser un buen reclutador.

2. Su patrón de pensamiento es caótico. Es difícil ver a Trump desapasionadamente, pero sus discursos improvisados ​​y conferencias de prensa son muy dignos. El martes (14 de febrero) durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro israelí Netanyahu, a Trump se le preguntó sobre el aumento del antisemitismo. Respondió alardeando de su victoria electoral y luego dijo que el gobierno de Trump "va a hacer todo lo posible en su poder para detener el racismo que se está cocinando a fuego lento y todo lo que está sucediendo".

¿El Pentágono cree que Donald Trump tiene problemas mentales?

3. No parece leer los informes.The New York Times informó que para las sesiones de seguridad nacional, Trump quiere "una sola página, con muchos gráficos y mapas".

Es difícil imaginar que Trump es tan tonto como ha aparecido en los últimos días, pero, por decir lo menos, no es un intelectual y no está informado sobre la mayoría de los temas principales.

BLOG: Si el presidente Trump realmente no lee informes... ese sí es un gran problema

4. Trump tiene una piel muy delgada. Como si su falta de enfoque no fuera lo suficientemente malo, Trump parece gastar una cantidad desproporcionada de tiempo viendo noticias por cable —tiempo que debería usar para leer los informes— y toma los reportes negativos muy en serio. Quizá tenga sentido del humor pero no es evidente. Por ejemplo, se sigue indignando por las sátiras en Saturday Night Live.

5. Trump detesta a los principales medios de comunicación. En su inconexa conferencia de prensa del jueves (16 de febrero), llamada ostensiblemente para presentar a su nuevo candidato para la Secretaría de Trabajo, Trump pasó la mayor parte de su tiempo atacando a los principales medios de comunicación. (Por ejemplo, diciendo que CNN lo odia.) Como resultado, ha creado el ambiente de prensa más hostil de la Casa Blanca en los tiempos modernos.

'La prensa deshonesta está fuera de control'

6. No entiende la burocracia federal. Quizás no importaría que Trump no se preparara adecuadamente y tuviera problemas de control de la ira, si los estadounidenses creyeran que realmente entendía al gobierno federal y, por lo tanto, estaba preparado para "drenar el pantano". Pero no hay indicio de que Trump entienda el gobierno o se ha rodeado de gente que lo hace. Por ejemplo, su política migratoria del 27 de enero no fue debidamente examinada por el Departamento de Justicia y no se discutió, de antemano, con los líderes republicanos del Congreso o el recién nombrado secretario de Estado de Trump.

Y, por supuesto, Trump no parece tener ninguna intención de "drenar el pantano". Muchas de sus colaboradores en el gabinete son multimillonarios —como la secretaria de Educación Betsy DeVos— y parecen ser parte del problema más que un camino hacia la solución.

El mayor punto negativo de Trump es que él no es, por naturaleza, un jugador de equipo. Cuando se enfrenta a su instinto básico parece correr sobre su adversario en lugar de buscar una manera de colaborar.

7. Trump no tiene una agenda legislativa. Él fue superior a Clinton porque prometió empleos y una alternativa a Obamacare. Hasta ahora, Trump no ha producido nada remotamente a un plan, aparte de decir que lo que vendrá será "fenomenal". Cuando la orden ejecutiva inmigratoria fue bloqueada por el 9 Circuito, prometió: "¡Nos vemos en la corte!" Hasta ahora nada.

Trump prometió construir un muro a lo largo de la frontera sur y que México pagará por ello. Desde entonces, ha dado vuelta sobre que "México tiene que pagar por él", pero no ha dicho lo que propone como una alternativa.

Trump reduce el costo del muro

Y su política exterior es un desastre. Casi todos los días Trump dice algo que irrita a los líderes extranjeros. El 15 de febrero, al hablar con el primer ministro israelí Netanyahu, Trump parecía retroceder a las cinco décadas de la política exterior estadounidense y abandonar la "solución de dos Estados".

8. Trump no se preocupa por otros republicanos. No es de extrañar, para alguien cuyos instintos no son de colaboración, Trump no funciona bien con otros republicanos. No consulta con el vicepresidente Pence. No consulta a sus miembros del gabinete. Y no consulta a los líderes republicanos del Congreso.

Venga, 2018 es difícil imaginar que Trump haga campaña por cualquier republicano antes de que él se postule para la reelección.

9. Trump está en el proceso de perder su base. La última encuesta del Pew Research revela que solo el 39% de los encuestados aprobó el trabajo que Trump está haciendo. Los que sí aprueban a Trump son "blancos, sin educación superior" (57%). Pero, ¿cuánto tiempo van a aprobar de Trump cuando no entrega puestos de trabajo, si quita la atención médica y falla en construir "el muro"?

10. Trump tiene "fenomenales" conflictos de intereses. Una historia sobre la violación de Trump a la constitución en la cláusula de conflicto de interés ("honorarios"). Escrita en el New York Review (http://www.nybooks.com/articles/2017/02/23/donald-trump-is-violating-the-constitution/), el director legal de ACLU, David Cole, describe la demanda presentada por Citizens for Responsibility and Ethics: "nunca antes en la historia de Estados Unidos un presidente electo presentó más conflictos de intereses y enredos extranjeros que Donald Trump... Nuestro cuadragésimo quinto presidente ha elegido deliberadamente socavar los intereses de las personas que él representa para promover los intereses de la persona que más le importa".

Un mes de Trump. ¿Cuántos más tendrán que soportar los estadounidenses?

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Trump quiere ampliar grupos sujetos a deportación

- BLOG: ¿Puede Trump solito tronar el TLCAN?

- A Donald Trump no le importaba que Michael Flynn hablara con los rusos

intern