EL BLOG

Mi veintiúnica adicción (que resultó ser un buen hábito)

13/06/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 13/06/2017 10:08 AM CDT
Cortesía

Hola, soy Bianca y soy fitbit-hólica.

Desde mis años mozos he tenido fama de "sana". Será que siempre me ha gustado hacer ejercicio, no sé. La cuestión es que nunca he fumado, no conozco las drogas (literal, nunca nadie me ha ofrecido, lo cual agradezco); no le entro a las apuestas, no padezco de ningún desorden alimenticio y no me enojo de la nada descontroladamente.

Creo que el café sería mi única adicción... o al menos lo era hasta noviembre pasado, cuando me hicieron el mejor regalo que he recibido en mucho tiempo (y mira que seguido recibo regalos). Fue un Fitbit. Primero un Flex 2 y luego el Alta HR —de Heart Rate, el cual no me quito ni para dormir (literalmente).

Cortesía

Caminar pasó de ser una opción a una adicción, pero positiva. Porque, ¿qué pasa cuando das 10,000 pasos diarios? Estudios científicos han comprobado que realizar una actividad física moderada (como caminar), aunado a unos cuantos buenos hábitos —comer bien, no fumar, pensar positivo, etc.— ayuda a disminuir padecimientos crónicos como diabetes, síndrome metabólico y enfermedades del corazón.

Lo mejor de Fitbit es que te cuenta no solo los pasos, sino también el ejercicio que haces, las calorías que quemas, las horas que duermes, los kilos que pesas, los litros de agua que tomas, ¡es una joya!

Cortesía

El plus es que puedes armar un grupo de amigos, lo cual te mantiene motivado. ¡Pregúntamelo a mí! El primer "Ajetreo de cinco días" en el que participé, caminé como poseída. Esa semana subí mi objetivo de 10,000 a 18,000 pasos con tal de ganar.

Cortesía

Si de por sí no me gustaba manejar, con Fitbit ya no es un sacrificio, ¡es un placer! Ahora prefiero caminar antes que agarrar la Ecobici (la cual era mi tercera opción después de Uber). Hoy aún cuando tome el metro, el metrobús o algún camión, voy feliz porque voy sumando pasos. ¡Psicótica, lo sé! Mis amigas me lo recuerdan todos los días.

En los buenos días alcanzo los 10,000 pasos alrededor de las 3 de la tarde. Pero si tengo muchas notas que escribir —"días godín", les llamo yo— me pueden dar las 10 de la noche con 2,500 pasos (que básicamente doy entre mi recámara, la cocina y el baño, cual persona sedentaria).

Cuando eso sucede me salgo antes de la medianoche y me pongo a deambular por las calles hasta que siento vibrar el reloj, lo cual quiere decir que logré mi meta. Solo entonces regreso satisfecha a la cama. Si no lo logro, siento que algo me faltó.

¡Aaah! Los mejores días son cuando corro porque entonces llego a los 25,000 pasos sin problema y mi corazón se hincha de alegría. ¿Sí dije al principio que era una obsesión, cierto?

Podría decir que mi filosofía de hoy es: "entre más lejos, mejor". ¡Todo sea por caminar y alcanzar mi objetivo!

Con este post no pretendo convencer a nadie de ir corriendo a comprar un Fitbit. Simplemente quería compartir mi testimonio, decómo un inofensivo gadget se puede convertir en un excelente aliado a la hora de adquirir mejores hábitos.

Cortesía

Otro ejemplo: me propuse dormir siete horas diarias. Cuando reviso mi Fitbit y veo que llevo cuatro días durmiendo cinco, ¡me asusto! Es tener la información (datos) de nuestra rutina lo que nos puede ayudar a modificar para bien nuestro estilo de vida. No es magia, es conciencia. Es saber qué hacemos y cómo podemos mejorar.

A veces escucho que la tecnología es diabólica y nos divide, pero cuando volteo a ver mi muñeca recuerdo que también es una bendición que nos apoya a transformarnos. Las cosas no son buenas ni malas, todo depende del uso que les demos.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Estas 5 marcas de tecnología ya lograron colarse en las 100 más valiosas del mundo

- Esto se presentará en la feria más importante de la industria del videojuego

- FOTOS: AT&T construyó un "laboratorio tecnológico" en México