EL BLOG

Más hombres feministas #parfavar

07/11/2017 4:00 PM CST | Actualizado 07/11/2017 6:57 PM CST
Theodor38 para Dreamstime
Theodor38/Dreamstime

Soy una fiel creyente de los mensajes que Dios o el Universo (o como le quieras decir) me manda para transmitir una idea que necesito confirmar en la vida en ese preciso momento. Sé que tiene que ver con el poder de la mente y la clarividencia, y aquí mi descubrimiento de esta semana: cada día hay más hombres feministas ¡Y ME ENCANTA!

1) Mi papá seguramente no se acuerda, pero yo sí. Hace como 15 años, su ahora exesposa (que no mi mamá) imprimió unos programas del show navideño de su kínder. Sin pensarlo mucho seguramente, puso su nombre completo de soltera, es decir, olvidó el "de Pescador". ¡Uufff! Se la puso como lazo de cochino.

Por eso el otro día que una entrevistada –súper exitosa en su área– me dijo que a su marido le habían dicho "Señor Estrada" (apellido de ELLA), a mí se me salieron los ojos y no dudé evitar exclamar en pleno Facebook Live: "¡Mi papá se mueeeere!" ¿Sabes qué me respondió mi padre? "Pues mi'jita, te falló. Porque si a mí me dijeran Señor Rodríguez (apellido de su actual señora) no solo me gustaría, sino que se me haría muy divertido. No me moriría, acuérdate que soy muy feminista". ¡¡AMÉ!!

Y amé más porque, al igual que muuuuchos hombres, ser promujer ha sido todo un proceso. Creo que en la actualidad hay varias generaciones –de hombres Y mujeres– tratando de adaptar o romper sus paradigmas; de dejar atrás actitudes y conductas que les fueron enseñadas de pequeños y que han sido modificadas con el paso del tiempo gracias al empoderamiento femenino. Empero, ha sido un proceso. ¿Mencioné que hace apenas un par de años mi abuela me pidió que le sirviera la comida a mi hermano? La escena se complementó con mi cara de indignación (y la frase "¡él también tiene manos!") y las risas de Mario, que estaba muy divertido con el gesto machista. Es un ejemplo de lo que me refiero: con este tipo de educación hay que reconocerle a mi papá el haberse convertido en feminista.

via GIPHY

2) ¿Alguien de aquí es fan de la serie Suits? Yo, madre mía, ¡soy adicta! Soy newbie, voy en la temporada 3, y bueno... Recién sucedió que el guapo pero demasiado ególatra para mi gusto, Harvey Specter, quiere a la novia trabajando en el mismo despacho. Cuando la jefa le pregunta por qué, responde: "Es la mejor abogada que hay, después de mí". ¡Y AMÉ TAMBIÉN! Porque es real la respuesta, o sea, dijo lo que pensaba. Que está guapa, cierto; que la conoce desde la universidad, cierto; que es su novia, cierto. ¿Qué es una ch1Ng0nA? ¡También cierto!

A la tal Scottie la adoro porque es una pistola en su trabajo y es súper mega hiper femenina. ¿Quién dijo que para ser top había que actuar como hombre? ¡¡Cero!! Eso está OUT. Las mujeres podemos llegar a donde queramos sin dejar de disfrutar y explotar nuestra feminidad y sensualidad. No digo que lleguemos en minifaldas y súper escotes a las reuniones más serias, pero sí que hagamos uso/gala de las características, habilidades y talentos que nos distinguen. Sé que las feminazis me odiarán porque dirán que hombres y mujeres somos EXACTAMENTE IGUALES y que nuestra conducta es mero condicionamiento social... Pero este post es una OPINIÓN, y esta es la mía –muy particular– que no forzosamente tenemos que compartir, así que #sorryNOTsorry.

3) Además de mi papá y Harvey Specter está mi novio (del que cada día estoy más enamorada). Mi charro, que en sus ratos libres es arquitecto, es un híbrido de machista-feminista. Sí, le gusta que le haga piojito y que me peine bonito (cosa que me cuesta un poquiiiito más de trabajo del que me gustaría admitir), pero es mi principal porristo en cuanto a retos profesionales se refiere. Varias veces me ha dicho que me admira por tal y cual cosa, y ayer hasta me propuso hablar de business (acá entre nos sigo pensando si será prudente mezclar placeres con negocios, pero bueno, esa es harina de otro costal).

Contrario a las feministas de hueso colorado, yo no creo que hombres y mujeres SOMOS EXACTAMENTE IGUALES. Yo creo que ambos tenemos fortalezas, talentos, dones y habilidades que se complementan, y que sumados logran mucho más que si cada quien jala solo por su lado.

La cuestión es que me da muchísimo gusto que cada vez haya más mujeres exitosas y más hombres que nos apoyen; más mujeres trifunfadoras y más hombres seguros; más mujeres plenas y realizadas en lo profesional y más hombres orgullosos de tener una pareja más pareja.

Me da mucho gusto que la onda de parecer tonta para no ahuyentar a los galanes esté quedando atrás; no tiene nada de malo no ser súper inteligente o brillante, pero sí fingir que la piedra no te gira para no intimidar... Con la cantidad de libros de autoestima que hay, la falsa complacencia ya no es opción.

Todo esto, repito, en el marco de una energía femenina que no busca competir, sino complementar; que no busca opacar, sino sumar; que no busca denigrar ni humillar, sino unir para hacer más, lograr más, alcanzar más, ¡y de todo!: felicidad, alegría, contentamiento, confianza, éxito, plenitud, paz, dinero... Por donde se vea, que la mujer sea exitosa en lo que hace solo resulta positivo tanto para ella como para su pareja y la sociedad.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.