EL BLOG

¿Insomnio y estrés? Esta terapia te puede ayudar a liberar energía

16/05/2017 12:06 PM CDT | Actualizado 16/05/2017 3:06 PM CDT

Ryan Moreno para Stock Snap

Cuando trabajaba en una empresa de 9 a 6 me encantaba usar el hashtag #sufrocomogodín. Cuando me aventuré a ser freelance pensaba que la vida sería diferente, más relajada y divertida. ¡Oh, sorpresa! Not really. Resulta que ahora que tengo como 10 jefes y a duras penas encuentro tiempo para mí, con el debido estrés que eso representa.

Llevaba meses sin poder dormir profundamente y de corridito. El insomnio se estaba convirtiendo en el pan de cada día. Me acostaba con una lista gigante de pendientes que crecía conforme avanzaban las horas. Para las 8 de la mañana aquello era una montaña de tareas que se sentían como una ola que me revolcaba, de la cual salía viva los viernes alrededor de las 6 de la tarde, cuando paraban las llamadas, los mensajes y los correos. ¿Te imaginas vivir así? Era realmente desgastante, tal y como me lo recordaban mi papá, mi mamá, mi hermano y mi novio todos los días. E-v-e-r-y single day. La verdad es que yo estaba harta también.

via GIPHY

PAUSA & RESET

La situación en cuanto a mis actividades no es muy diferente hoy que hace un mes, pero mi calidad de vida es otra. En este post te quiero compartir qué hice para ayudarme: tomé una –así es, una sola– sesión de terapia de barras o Access Bars. Llegué con cero expectativas y salí la más fan.

Lo que más me impresionó es que no hay música, no hay aromaterapia, no hay cuarzos, no hay masaje, no hay palabras, no hay discursos; no hay nada que altere los sentidos ni la mente. Lo único que sí hay es una cama y una terapeuta, quien con las yemas de los dedos ejerce una presión media sobre 32 puntos de la cabeza.

via GIPHY

Lo que hace esta presión es liberar energías y romper barreras que benefician tanto al cuerpo como a la mente. La terapia de barras toma todos los juicios, pensamientos, emociones, sentimientos y creencias eléctricamente almacenados en la conciencia, y los libera.

Al dejar fluir y deshacernos de esa carga, la energía y abundancia del universo se vuelve otra vez disponible para nosotros. Traducción: la persona siente –casi inmediatamente– más paz, alegría, tranquilidad y gozo. Es como limpiar el disco duro de la computadora para darle espacio a un nuevo software. Suena extraño, lo sé. ¡Pero es real, sí funciona!

La ardilla que no paraba dentro de mi mente se detuvo por un momento... desde entonces ha permanecido bastante calmada e incluso ahora es más creativa. La bola de pensamientos que me invadían a cada segundo paró, en menos de 90 minutos, de manera casi inexplicable.

Estudios han comprobado que las ondas cerebrales bajan de beta a theta en el transcurso de una sesión de una hora.

La terapia de barras, ¿es para todos? "Absolutamente, incluidos niños, bebés y embarazadas", me dijo Rosy Mercado, terapeuta certificada en Access Bars (y mil cosas más). "Lo peor que puede pasar es que la persona termine la sesión sintiéndose extra relajada, como si acabara de recibir un súper masaje. Lo mejor que puede pasar es que cambie su vida entera".

¿Cuándo agendar una sesión de barras? "Cuando te sientas estresado, cansado, desanimado, de malas. Es recomendable también después de algún shock, trauma o suceso energético poderoso. Aunque en realidad la gente se las podría hacer todos los días, solo por el placer de sentirse mejor y vivir más plenamente. No hay contraindicación", dice Rosy.

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- El engaño del suicidio

- Lo importante vs lo urgente

- La tecnología entre las principales causas de estrés en México