EL BLOG

En 2017, planéate para el éxito

30/12/2016 7:00 AM CST | Actualizado 30/12/2016 7:00 AM CST
The Typical Female Magazine para StockSnap

Recuerdo que en la prepa era mucho de metas y objetivos. Me obsesionaba tachar mi lista de pendientes, así que cumplía el 95% de los propósitos que me planteaba en Año Nuevo. Pero cuando entré a la universidad, se acabó. Opté por "vivir el momento" sin proponerme algo fijo porque al final del día "Dios manda", así que yo iba a cumplir mi parte de fluir y disfrutar sin forzar nada. ¡Qué tierna! #nooot

via GIPHY

Plantearnos objetivos tiene su chiste porque deben ser retadores, pero a la vez realistas. No conviene que sean fáciles para no caer en la zona de confort, pero si son muy complicados seguro nos desmotivaremos a medio camino. Por eso te quiero compartir seis claves para establecer objetivos. Porque me gustaría que en 2017 tanto tú como yo nos comprometamos a co-crear la vida que merecemos y que tanto anhelamos.

Vamos a quitarle el peso de nuestra felicidad al Sr. Destino y a hacer, cada uno de nosotros, lo que está en nuestras manos para alcanzarla y mantenerla. Fluyendo, sí, pero haciéndonos responsables de nuestras acciones. ¡Toma nota!

1) Dilo en positivo. Olvídate de la palabra "no" en los enunciados. En lugar de decir "no quiero perder mi trabajo", di "quiero estabilidad en mi trabajo". En vez de escribir "ya no quiero estar soltera", escribe "quiero una relación de amor formal y duradera".

2) Enfócate en ti. Quizá uno de mis sueños sea casarme y tener hijos, pero eso no depende enteramente de mí. Lo que sí está en mi control es la actitud de salir, conocer gente y eventualmente comprometerme en una relación. Si en tu caso quisieras un ascenso, por ejemplo, está bien, pero sé flexible, pues esa decisión la toma tu jefe. Lucha por el puesto, pero si no lo logras, no te hagas harakiri. Mientras hagamos el 100% de la mitad que nos corresponde, hay que vivir en paz.

Como decía Sir Winston Churchill: "El que no planea, planea fracasar" (He who fails to plan, plans to fail).

3) Sé específico. Lo que se mide, se mejora y viceversa. En lugar de proponerme "ir al gimnasio" o "escribir en mi blog más seguido", yo tendría que escribir "ir por lo menos cuatro veces a la semana al gimnasio" y "publicar en mi blog dos notas a la semana". Así sabré con facilidad si lo estoy cumpliendo o no, y si debo hacer algunos ajustes.

4) Sé realista. Volviendo un poco al primer punto, los objetivos deben ser retadores pero alcanzables. Si hoy tengo 900 seguidores en Instagram, no puedo pedir 1 millón en enero porque únicamente me frustraría, además de que ese cifra no depende de mí. Lo que sí puedo hacer es subir contenido interesante y vistoso cinco veces al día, usar muchos hashtags, ser constante y pedir una cita con Yuya. No creo que me la dé, pero bueno... ¡el resultado hablará por sí solo!

5) Encuentra el bien mayor. Hacemos lo que hacemos (aunque sea "malo") porque nos hace sentir bien, seguros. ¿Pero qué pasa cuando nos damos cuenta que ya no nos funciona? ¡Hay que cambiar! Obvio da miedo, por lo que hay que echar mano de esta técnica: hacernos una película de terror en la cabeza con el fin de buscar el bien mayor, una razón más poderosa para cambiar que para quedarnos estáticos.

Hay que pensar lo peor no con el fin de no poder dormir, sino de horrorizarnos lo suficiente de lo que podría pasarnos si no nos ponemos las pilas. El punto es que nuestro cerebro capte que aunque da miedo movernos, da más no hacerlo (por lo mismo de las consecuencias a futuro). Esto nos ayudará a encontrar el valor y las ganas de ponernos en acción, sin darnos por vencidos al primer obstáculo.

Wilfred Iven para StockSnap

6) Cuestiónate. Hay dos preguntas importantes que hacernos antes de plantearnos cualquier objetivo:

  1. ¿Para qué lo deseamos?
  2. ¿Qué efecto traerá consigo?

Si nuestro objetivo (ejemplo: tomar clases de baile) es algo nos encanta y apasiona, ¡adelante! Pero si es producto de la voz de los demás ("deberías aprender a bailar"), con toda la pena y la amabilidad del mundo habrá que mandarlos a la goma (a los dos: las personas y sus opiniones), porque casi seguro abortaremos la misión a la primera oportunidad.

En cuanto al efecto, hay que echarle una pensada. No por nada hay un proverbio que dice: "Cuidado con lo deseas porque puede convertirse en realidad".

Espero que estos tips te ayuden a planear tu año con sabiduría e inteligencia, y no te preocupes que en el siguiente post te cuento cómo evaluarlos (tan rápido como en marzo) para asegurar el éxito.

Que la Fuerza te acompañe.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- "Te vistes para molestarme" y otras frases que destruyen la autoestima

- Chilanga quedada

- El poder de las palabras