EL BLOG

El engaño del suicidio

09/05/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 09/05/2017 10:00 AM CDT

No puedo sacar la escena en mi mente: Hannah Baker... en la tina... cortándose las venas... muriendo desangrada... sola... triste... desesperada... No puedo superarlo.

13 Reasons Why es la serie de Netflix que tiene a todo el mundo hablando y es muy claro por qué. Presenta abiertamente –sin tabúes– la consecuencia más grave del bullying o acoso, en este caso escolar: el suicidio. Hoy por hoy, la segunda causa de muerte en jóvenes americanos.

Al terminar de ver la serie, con un mínimo de empatía, el espectador puede "justificar" la decisión de Hannah. Pero me parece que el mensaje va mucho más allá, como lo menciona Brian Yorkey, productor ejecutivo de la serie, en el capítulo "Más allá de las razones".

"Queríamos que (su muerte) fuera dolorosa de ver porque queríamos dejar muy claro que no hay nada, de ninguna manera, por lo que valga la pena suicidarse", expresa Yorkey. Y estoy de acuerdo con él.

LAS RAZONES DE HANNAH

El suicido ha sido llamado "la puerta falsa"... porque lo es. La persona que se mata a sí misma lo hace pensando que con ello terminarán todos sus problemas, lo cual –como se ve en 13 Reasons Why– está lejos de ser verdad. No solo la familia queda estigmatizada, sino que familiares y amigos se reparten culpas a diestra y siniestra. ¿Qué tiene esto de positivo? Absolutamente nada. Del alma en pena mejor ni hablamos. O quizá sí.

via GIPHY

Kabbalísticamente hablando, la vida es el regalo más preciado que Dios (la Luz, el Universo, la Energía o como tú le llames al Ser Divino) nos ha dado. Acabar con ella es como decir: "el Creador me la dio pero yo, que soy como Dios, me la quito". Es el acto supremo del deseo de recibir para uno mismo.

Al final es cierto: tenemos libre albedrío. Somos libres de tomar las decisiones que mejor nos parezcan. Pero el suicidio está más allá del límite. Porque el alma viene "al mundo material" a trabajar y corregir aspectos que, sin la ayuda del cuerpo, se convierten en tarea imposible. Se termina la vida y con ella la oportunidad de crecer, mejorar y superarse.

Porque la idea de morir quizá muchos la hemos tenido alguna vez en la vida, cuando algo andaba mal. Pero de ahí a armar un plan y llevarlo a cabo es otra historia. Son palabras mayores. Incluso a veces se habla de cierto grado de locura. Yo agregaría que también un grado de menos cero autoestima. Creer que SOMOS un problema es reflejo de nulo amor propio. Hannah se creía un problema, para ella misma y los demás. ¡Estaba tan equivocada!

El suicidio jamás debería ser una opción.- Selena Gómez, productora ejecutiva de la serie '13 Reasons Why'.

LA ETAPA MÁS COMPLICADA

No estás tú para saberlo ni yo para contarlo, pero en la universidad me pasó algo similar a lo que vivió Hannah (en cuanto al slut-shaming). No voy a entrar en detalles, pero la diferencia que yo encuentro entre mi caso y el de ella son esencialmente cinco:

· La edad. Preparatoria es la peor etapa para el acoso porque, como explica la doctora Rebecca Hedrick, psicóloga infantil del Centro Médico Cedars-Sinai: "Los adultos jóvenes aún no tienen formado el lóbulo frontal o la función ejecutiva, como se le conoce. Entonces todo lo que pasa pareciera que es para siempre. A menudo sienten que no hay salida y eso puede llevarlos a cometer actos muy impulsivos". A mí, gracias a Dios, me pasó un poco más adulta.

· La fe. En ningún momento se ve a Hannah desahogándose o pidiendo ayuda a nivel espiritual, llámese a Dios, un padre, monja, rabino o testigo de Jehová. Si el ser humano es cuerpo, mente y alma, tendríamos que atender –y buscar ayuda– en las tres esferas.

· La comunicación con los padres. Si de por sí la relación con los papás siempre es un reto, en esta etapa "llevarla bien" se vuelve una misión casi imposible. Aún así, la nula capacidad de expresarse con las personas que más se preocupan y quieren en el mundo suena como la peor idea e-v-e-r. Mantenerlos en la oscuridad es injusto tanto para ellos como para la persona que sufre. Es complicado que la confianza nazca de la nada, de ahí la importancia de sembrar buenas semillas desde la infancia.

· Una nueva bolita de amigos. Honestamente a mí lo que me pasó sí me dañó mucho la estructura o idea que yo tenía de la amistad. Ahora me cuesta MUCHO trabajo confiar en la gente, pero siempre me las he ingeniado para tener un círculo social activo. Conocer gente que te demuestra que es distinta a la anterior ayuda a sanar. Eso es algo que para nada le pasó a Hannah porque, cuando lo intentó, le falló. Pero quizá si hubiera abierto un poquito más su círculo...

· Saber que lo que no te mata, te hace más fuerte. Suena a frase de Instagram (#quoteoftheday), pero es real. Si de todas las experiencias negativas logramos sacar aunque sea una lección positiva, estamos del otro lado.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- VIDEO: ¿Habrá segunda temporada de 13 Reasons Why?

- En Nueva Zelanda los jóvenes solo podrán ver '13 Reasons Why' si hay un adulto con ellos

- 'I Love Dick', la serie para gente que quiere ver historias diferentes