EL BLOG

3 'apps' de bienestar que vale la pena bajar ¡y pagar!

16/01/2018 7:00 AM CST | Actualizado 16/01/2018 10:23 AM CST
Mateusz Dach para Stock Snap
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si tienes el firme deseo de ser una persona más saludable y feliz, hay tres apps que te recomiendo ampliamente.

Con todas tengo más de tres meses y de verdad te lo digo: me han ayudado muchísimo a fomentar buenos hábitos, sobre todo en lo que se refiere a ejercicio, sueño y meditación, factores básicos para vernos más guap@s y sentirnos más content@s.

via GIPHY

FITPASS: La mente detrás es Liza Schvartzman. Consiste en una única membresía que te da acceso a los fitnessstudios boutique más exclusivos de la Ciudad de México (pronto también en otras ciudades). No importa en qué punto vivas, estoy 95% que habrá un gym cerca de ti.

El costo mensual es de 1,790 pesos y puedes cancelar cuando gustes, no questions asked.La clave del éxito es reservar la clase que quieres con tiempo. Esto te ayuda a planear bien tu semana y a cumplir con el compromiso de ejercitarte, pues si no llegas "no-show"– te cobran una multa de 50 pesos; eso si no la cancelaste antes (tienes hasta cuatro horas antes de que empiece la sesión para hacerlo).

Otra cosa muy cool es que "te obliga" a diversificarte ya que solo puedes visitar los lugares cuatro veces al mes. ¿Suena poco? ¡¡Ni te agobies!! ¡¡Hay muchísisisisimas opciones!! El ser humano es de rutinas, yo sé, pero Fitpass te ayuda a descubrir nuevos mundos y muchas nuevas personas. Piénsalo... Salir de la zona de confort nunca le hizo mal a nadie.

Screenshot Fitpass
Fitpass: 1000 gimnasios, 1 membresía.

FITBIT: Ya te había contado de la adicción que tengo con este gadget, pero vamos a aclarar un punto. De nada sirve traer el súper smartwatch de 6,500 pesos si no estás al pendiente de la app.

En mi caso, cambié el Flex 2 por el HR Alta, que desde finales del año pasado cedió su lugar al Ionic (¡mucho más cómodo!). Este nuevo modelo trae mil y un monerías –medición mejorada del ritmo cardiaco, entrenamientos guiados, registro automático del sueño y sus fases, batería de larga duración, música en el dispositivo, notificaciones, aplicaciones populares y distintas carátulas, por mencionar algunas– pero repito: de nada sirve si ignoras la app.

Yo lo sincronizo diario no solo para saber cuántos pasos di, cuántos kilómetros recorrí, cuántos pisos subí y cuántas calorías quemé, sino para actualizar/revisar cuántos litros de agua tomé, cuántos días de ejercicio llevo y cuántas horas de sueño efectivo tuve la noche –o la siesta– anterior. Lo único que sinceramente no le actualizo muy seguido es el peso #guiltyascharged.

Estas apps son la prueba de que la tecnología no es ni mala ni buena, simplemente es... y todo depende del uso que le demos.

También me encanta entrarle a los retos, ya sea de lunes a viernes o de fines semana, porque son una manera de extra motivarme a caminar como si no hubiera mañana. ¡¡Es en serio!! En la comunidad que hemos creado nos cuesta demasiado irnos a dormir sin haber logrado la meta, que sí vería. Por ejemplo: la mía diaria es de 10 mil pasos pero hay quien lo programó para dar 6 mil o 15 mil.

Increíble pero cierto: tener hábitos más saludables se convierte en una especie de obsesión. Si tienes un fitbit, sé que me entiendes (¿podrías dejar un mensaje abajo para saber que no estoy alucinando?).

Screenshot Fitbit
Fitbit: el smartwatch que se vuelve obsesión.

CALM: Si eres neófito como yo en temas de mindfulness, baja esta app HOY. ¡¡Es lo máximo!! Yo primero la probé sin costo con varios programas: "Siete días de autoestima", "Siete días de sueño", "Siete días de calma", "Siete días de calmar la ansiedad", "Siete días de manejar el estrés", "Siete días de gratitud" y "Siete días de felicidad".

Al cabo de casi dos meses, feliz de la vida acepté pagar 270 pesos al mes para poder acceder a tooooodas las meditaciones guiadas disponibles. ¡Y qué digo meditaciones! Hay música, cuentos, fábulas, body scan, masterclasses; incluso hay un apartado para niños y otro para usar la app offline.

Además puedes ver en una gráfica qué tan seguido meditas. Esto vale la pena porque, como dice la frase, "lo que no se mide no se mejora". Gracias a la Srita. Confeti por la recomendación.

Screenshot Calm
Calm: mindfulness para todos.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.