EL BLOG

Los números más importantes de tu vida

02/02/2018 12:22 PM CST | Actualizado 02/02/2018 1:55 PM CST
Depositphotos
Ahora que tienes, ahorra todo lo que puedas.

Ahora que mis veintes han pasado me puse a pensar sobre las cosas que dejé de hacer cuando era más joven y uno de mis principales errores fue no tomar importancia de ahorrar para mi futuro. Medité que, si hubiese ahorrado desde mi primer trabajo o incluso antes, hoy en día tendría un mejor carro, una casa propia, o simplemente sería un peso más rico... o menos pobre.

Hace algunos días platicaba con una amiga, ella acaba de ser mamá, y me decía que la etapa en la que me encontraba era la mejor para administrar mi dinero, ya que no tenía personas que dependieran de mí. "Ahorra todo lo que puedas antes de comenzar una familia", me aconsejó.

En México, los principales motivos por los que las personas ahorran son: para hacer frente a una emergencia, comprar una propiedad o vivienda, poner un negocio, prepararse para el retiro o jubilación, viajar, invertir, comprar un vehículo, comprar bienes (ropa, accesorios, teléfonos, etc.) y pagar estudios, de acuerdo con un estudio realizado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR).

Conocer tus números, es la única forma de tener el control de tus finanzas.Mary Beth Storjohann, fundadora de Workable Wealth.

Analizando más a detalle, encontré un artículo en el portal de finanzas Grow, en el que mencionan los números que toda persona debe tener siempre en mente, haciendo una comparación entre ellos y los que considero más importantes, llegué a las siguientes conclusiones. Nunca debes perder de vista estos números en tu vida:

  • Tu score o calificación del historial crediticio. Quizá este sea el número más importante para tus finanzas, ya que de él depende que te aprueben o rechacen una tarjeta de crédito o el préstamo que solicites. Tener una buena calificación en tu historial crediticio es vital, ya que esta representa tu comportamiento de pago ante las instituciones financieras. Para ello, paga siempre en tiempo y forma los servicios de postpago que contrates así como las mensualidades de tu tarjeta de crédito o préstamo que tengas.

  • Tus gastos o deudas. Los gastos son inevitables, pues tenemos necesidades y cubrirlas representa un desembolso de dinero. Lo mejor es identificar todos los gastos que tengas, sean fijos (como comida, pago de vivienda y servicios, mensualidades de algún crédito) o variables (como diversión o deseos). La idea es que establezcas un presupuesto con el que cubras todo, sin que lo excedas ni te sientas presionado. Recuerda que cubrir estos gastos no debe representar más del 70% de tu ingreso.

  • Tu ahorro. Ahorrar debe ser parte de tu día a día. Quizá una de las principales razones por las que esto se convierte en un reto es la falta de compromiso si no hay consecuencias por no cumplir la meta que te propusiste. Tener dinero ahorrado significa que estés preparado ante cualquier emergencia. Además, si administras bien tus ahorros podrás obtener más, para ello, busca opciones para invertir parte de tus ahorros de forma segura. Lo recomendable es que siempre tengas disponible lo equivalente a 3 veces tu sueldo, esto no quiere decir que cuando llegues a esa meta dejes de ahorrar, al contrario, la idea es que eleves la cantidad cada vez más.

  • Tu fondo para el retiro. Sabemos que todos llegaremos a la edad en que no podemos trabajar más y sea momento de simplemente disfrutar de la vida sin preocupaciones laborales, para ello, debemos destinar parte de nuestros ingresos a un fondo de retiro con el que podamos vivir cómodamente. Si trabajas en una empresa, por ley, una parte de tu sueldo se va un fondo de retiro, sin embargo, el monto que ahorres de esta forma dependerá del sueldo que tengas. Toma en cuenta que para tener una mayor cantidad de dinero para tu retiro puedes realizar aportaciones voluntarias, o bien contratar un fondo en el que realizarás aportaciones mes con mes por determinado tiempo.

  • Tu capacidad de crédito habitacional. Adquirir una casa debe ser una de las principales premisas cuando decides independizarte o vivir con tu pareja, por lo que es recomendable que cada cierto tiempo consultes tu capacidad de crédito en el programa al que cotizas, o bien acudas a tu banco para conocer tu límite de crédito hipotecario, para adquirir una casa. Si sabes para qué vivienda te alcanza y el lugar donde se encuentra, podrás contrastar opciones y establecer cuánto dinero más debes ahorrar o el salario que debes percibir para adquirirla.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.