EL BLOG

Lo que te conviene saber antes de entrarle a lo 'swinger'

13/03/2017 4:53 PM CST | Actualizado 13/03/2017 7:54 PM CST
1001nights via Getty Images
Antes de lanzarse al ruedo, la pareja acudir a merodear por los clubes de swingers para simplemente vivir la experiencia de lejitos.

Este fenómeno consiste en aquel que goza de observar a otros, o ser observado mientras se tienen relaciones sexuales. En la práctica es común involucrar en el acto a una tercera o cuarta persona, ya sea para aplicar la primera, segunda y tercer base o el homerun.

En México, todo esto comenzó aproximadamente hace 21 años. Pedro López, fundó el primer club swinger. Antes, los intercambios se realizaban de manera clandestina en casas particulares; de ahí el rumor de estas finas damas que mientras les hacían el supermercado se echaban su revolcón en una casa del Pedregal. Si alguien formó parte de ese grupo, confiese, nos urgen los detalles de aquel mito swingeriano.

via GIPHY

A mi parecer, este tema tiene una turbo dosis de morbo y permite la posibilidad de "jugar" a romper todas las reglas de la pareja convencional, quizá reglas sociales. Un espacio en donde no hay limitaciones ni prohibiciones, tema delicado en cualquier ámbito al que se le traslade.

Un artículo de la Sociedad Psicoanalítica de México dice que, adentrándonos en su pensar, ellos declaran que en verdad, a nivel emocional, son monógamos. Curiosa paradoja, no les creo nada, ya que a mi parecer existe una correlación de la parte emocional y la sexual. Ya quiero ver que le diga a mi novio que es el único dueño de mi corazón, pero que me ande besuqueando con otros. Sería cosa de probarlo y sobre todo como mujer, que somos bien emocionales y nos clavamos bien rápido. Pero me parece que eso de tener una práctica regular intercambiando a la pareja sexual no habla de mucha estabilidad emocional de los involucrados ¿ustedes, qué piensan? Se me ocurre que con el simple hecho de que aparezca la propuesta de intentarlo ya habla de ciertas fallas en el funcionamiento de la pareja, ¿o chance ya soy una abuela en mi forma de pensar?

La comunicación respecto a estos temas es clave y también el no forzarlo, que estén de acuerdo los dos ya que es común que uno de los miembros acuda para complacer al otro.

En la mayoría de los clubes aceptan gente con preferencias de chile, mole y pozole, aquí no discriminan: que si parejas heterosexuales, bisexuales, solo chicas, que si vouyeristas, que si exhibicionistas. En fin, bien incluyentes.

Dicen que la comunidad es muy respetuosa, que comúnmente se apegan a las reglas de los lugares y no arman broncas, ni escenas de celos. En todo este merequetengue existen una especie de acuerdos no verbales, para dar a entender tanto a tu pareja como al swinger en cuestión si todo va bien o si de plano ahí la dejan.

via GIPHY

De lo que estuve investigando en los diferentes clubes que se anuncian en internet y que se dedican a esta práctica, las mujeres no pagan cover y el costo por pareja oscila entre $500 y $1000. Si de plano ya te volviste fan se te ofrece optar por la membresía. Tienen ciertas restricciones para el acceso: no te dejan entrar borracho, ni meter teléfonos con cámara. La mayoría de los establecimientos empiezan como antro-bar y de ahí se echan el ojo para posteriormente sabrosearse de lleno.

Otro estudio reporta que la mayoría de las parejas denotan altos niveles de madurez para intentar este tipo de prácticas, yo no estaría tan de acuerdo en que se trata de un tema de madurez. Este tema se presta con facilidad para describirlo como una evolución en la práctica sexual, donde todos los demás nos perdemos de hacerlo, y estamos en pañales. Desde mi óptica denota mas bien la aparición de un síntoma, donde para que esto ocurra, la madurez no tiene nada que ver.

En el artículo que mencioné anteriormente, publicado por la SPM, nos muestran más estadísticas interesantes: según la NASCA (North American Swing Club Association) en E.U. el 15% de las parejas ya incorporaron dicha práctica alguna vez durante el matrimonio.

Sí después de saber esto estás pensando en debutar como swinger con tu pareja es importante ir paso a paso, y escalar desde la fantasía en casa para así ir tanteándole el agua a los camotes. Posterior a eso se recomienda ampliamente que, antes de lanzarse al ruedo, la pareja acuda a merodear por dichos clubes para simplemente vivir la experiencia de lejitos. La comunicación respecto a estos temas es clave y también el no forzarlo, que estén de acuerdo los dos ya que es común que uno de los miembros acuda para complacer al otro o se utilice como método para salvar la relación.

Si quieren transportarse mentalmente a este tipo de experiencia les recomiendo una novela erótica: Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell. Si se quedan muy picados, no se me angustien porque es una trilogía.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Hasta una relación abierta tiene reglas

- 9 personas se desnudan para mostrar lo bella que es la diversidad corporal

- Cuál es el nuevo significado de ser sexy, de acuerdo con Emilia Clarke