EL BLOG

Mujeres que inspiran: cambiando la forma de tratar el cáncer

12/04/2017 8:00 AM CDT | Actualizado 12/04/2017 11:23 AM CDT
eternalcreative via Getty Images
"No tengas límites para imaginar a dónde quieres llevar tu emprendimiento".

Me gusta contar historias. Todos los días estoy rodeada de mujeres increíbles que evolucionan, que luchan por su pasión y perseveran por su naturaleza de ser emprendedoras. Sus historias son tan poderosas que al compartirlas inspiramos a más mujeres.

Son las historias las que provocan acciones en alguien más que sin duda se traducen en la pujante frase: "si ella puede, yo puedo", por eso es tan importante contarlas y hacer su propósito más grande.

En mi organización hay mujeres que han transformado sus pasiones en un trabajo de tiempo completo, desde amantes del té, hasta creadoras de programas educativos, constructoras y arquitectas. Pero esta vez les quiero contar la historia de una emprendedora muy especial, se trata de Juana Marcela Ramírez, fundadora y directora de SOHIN, una compañía especializada en el sector de salud privado que transforma el modelo de atención a los pacientes con enfermedades crónico degenerativas como el cáncer.

Todas las mujeres detrás de emprendimientos que están cambiando el mundo tienen en común tres cosas: propósito claro, visión ambiciosa y ejecución.

Juana es entusiasta, fuerte, inteligente y alegre, es una colombiana con corazón muy mexicano, pero sobre todo es una empresaria increíble, totalmente comprometida con su visión y su proyecto.

Hace unos meses, Juana compartía conmigo que uno de sus mayores retos ha sido el tema de los recursos financieros: acceder a capital, mantenerse como directora y socia mayoritaria y además ganar credibilidad en un sector en donde la apertura e innovación es pequeña.

Creó SOHIN porque para ella cada paciente tiene derecho a conocer las diferentes alternativas para atender su enfermedad y tener un diagnóstico genético integral antes de recibir cualquier tratamiento.

Lo que más me gusta de esta empresa es que no solo se preocupan por la enfermedad del paciente, sino que se convierten en una especie de ángel guardián para ellos y sus familias, donde los ayuda a hacer trámites administrativos y les brindan asesoría psicológica, nutricional y de cuidados paliativos.

Juana es una emprendedora que detectó la necesidad de más de 192 mil pacientes con cáncer que al año reciben un diagnóstico, pero carecen de la atención necesaria para llevar una mejor calidad de vida y elevar sus expectativas de supervivencia.

Asumió el reto y actualmente el impacto de SOHIN va creciendo, triplica sus números año con año y actualmente da trabajo a 100 personas enfocadas en el sector salud, 70 de ellas son mujeres.

Juana tiene su propósito de vida muy claro y SOHIN es el vehículo por el cual lo materializa. Su visión es por demás ambiciosa y ha cuidado formar el equipo idóneo para ejecutar. Lo demás se va acomodando gracias a la perseverancia de la cabeza emprendedora de llegar cada día más lejos.

Emprender no es sencillo, se los he contado en blogs anteriores, pero me he dado cuenta que todas las mujeres detrás de emprendimientos que están cambiando el mundo tienen en común tres cosas: propósito claro, visión ambiciosa y ejecución, ingredientes que las sostienen en los momentos difíciles y que las han llevado a romper sus propios límites.

Así que te comparto 4 pasos para que no te paralices y logres comenzar tu emprendimiento:

  1. Observa - Detecta los errores o áreas de mejoras que tienen los productos o servicios que consumes, los problemas con los que te enfrentas en tu contexto e industria. De esta manera lograrás encontrar una oportunidad para emprender.
  2. Ofrece valor – Asegúrate que una vez encontrada la oportunidad logres proponer valor a partir de tu emprendimiento. Sé mejor que lo que ya existe, llévalo aún más lejos convirtiendo esta idea y proyecto en un propósito que cambie vidas.
  3. Piensa en grande – No tengas límites para imaginar a dónde quieres llevar tu emprendimiento, piensa en grande y actúa en grande haciendo un plan que te lleve a tus objetivos. La visión de negocio que fijes desde un inicio será clave para la toma de decisiones que hagas todos los días en tu emprendimiento.
  4. Actúa – La ejecución es el principal diferenciador entre los soñadores y los emprendedores, ¡ejecuta! Solo probando sabrás si tus ideas son valiosas o no.

Por ejemplos como el de Juana hoy vamos sumando casos de éxito que inspiren a más emprendedores a dar el paso, a vencer el miedo de poner en papel su idea y arriesgarse a ver los resultados. En México aún nos falta mucho por hacer, más emprendedores que sumar, pero sobre todo más historias que contar. Será un honor contar tu historia emprendedora para mi próximo blog.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- ¿Qué es la sororidad y con qué se come?

- Dominar ese miedo paralizante e inexplicable es posible

- Cómo hacer un CV que te consiga el trabajo de tus sueños