EL BLOG

La historia está escrita por hombres: no nos veo representadas

01/03/2017 8:11 AM CST | Actualizado 01/03/2017 10:57 AM CST
Getty Images/iStockphoto
Nos parece normal que los libros que han forjado a la humanidad estén escritos por hombres.

La biblioteca de la persona con quien salgo tiene cerca de 1300 libros. Un día, sentada viendo los estantes, empecé a leer los nombres de estos autores. En toda una columna no encontré un solo nombre de mujer. Hicimos el ejercicio de contar cuántas mujeres encontrábamos en los dorsos de los libros frente a nosotros: quince. En algunas, solo eran autoras de las compilaciones.

Nos parece normal que los libros que han forjado a la humanidad estén escritos por hombres. Hay una atroz ausencia de mujeres en la filosofía clásica, en el medioevo, en el renacimiento. No que no hubiera mujeres: están presentes, desnudas, en la vasta mayoría de obras visuales.

—¿No hubo mujeres Montesquieu? ¿Hobbes?

—Dicen que la novia de Voltaire era más inteligente que todos ellos.

La 'novia de Voltaire' se llamó Émilie du Châtelet. Pero Voltaire se lleva el reconocimiento en la historia.

La deuda que se tiene contra nuestro género es histórica. La ausencia de mujeres en los libros es aplastante y ensordecedora.

¿Cuándo es que se les terminará la excusa del "no hay mujeres expertas"? No las hay porque no les dan la oportunidad.

***

Cada vez que veo una foto de políticos, de donde sean, me doy la tarea de buscar mujeres. Aunque sea una. Muchas veces es la edecán. Muchas veces es la paje. En un encuadre, caben 10 hombres y a veces 1 mujer. Algunas veces no cabe ninguna.

Adriano Machado / Reuters
El actual presidente de Brasil Michel Temer, el 12 de mayo de 2016, el día que presentó a su muy masculino gabinete.

Jonathan Ernst / Reuters
Donald Trump junto a importantes miembros de su gabinete el 28 de enero de 2017.

Me he vuelto intransigente. Si un panel no tiene por lo menos una mujer, me da por cerrarme, por no escuchar. Qué le hace que sea un genio el que esté hablando: no me siento representada.

Me remonta a uno de esos sentimientos que se dan en la primaria cuando te tocó ser la última persona que escogieron para un equipo. Esa vergüenza siento. Como que no me avisaron que tenía que ser hombre para ser parte del equipo, para que me escogieran a mí. Y más que la vergüenza de no ser representada ni escogida, siento la violencia. Es un acto de violencia seguir llenando espacios de foco público de hombres, excluyendo a las mujeres.

¿Cuándo es que se les terminará la excusa del "no hay mujeres expertas"? No las hay porque no les dan la oportunidad de convertirse en expertas. Porque no nos vemos representadas y si no vemos que es posible, no pensamos que lo podremos lograr.

***

A veces se me olvida que estoy en la cúspide de la pirámide del "ser mujer es horrible". En la posición más cómoda. Me pongo los audífonos mientras camino por el metro para no escuchar lo que dicen mientras me miran lascivamente. Soporto los "cuándo te vas a poner a dieta" y "¿y el novio?" de la familia. Camino a casa con las llaves en la mano, por si acaso. Si ya es muy noche tomo un Uber y evito caminar sola. Aviso cuando llego. A quien sea. Veo las caras de las desaparecidas y siendo atea rezo, murmuro hacia mis adentros, "ojalá esa nunca sea yo".

Con todo esto estoy en el privilegio total. Hay mujeres que la tienen difícil. No solo sufren por ser mujeres, sino por vivir en la pobreza, por vivir en situaciones de abuso en sus hogares. Algunas no solo son marginadas, que caen en las manos equivocadas. Algunas no conocen un mejor panorama.

Hay una plétora de formas de ser mujer. Miles de configuraciones, de historias y contextos que merecen ser representados y ¿dónde están? No veo la diversidad de pantones en la publicidad de este país. No veo la diversidad de educación en los paneles públicos de este gobierno. No veo los miles y miles de libros de la historia escritos por mujeres.

No nos veo representadas.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Los Nobel que no amaban a las mujeres

- El vagón de mujeres: nos "cuidan" de las bestias

- Machitos con columnas de clickbait