EL BLOG

Octubre: mes del diseño

25/10/2016 10:52 AM CDT | Actualizado 25/10/2016 12:12 PM CDT
Design Week México
Las estructuras efímeras, en el Parque Linconln, parte de las actividades de Design Week México.

Finalmente, luego de muchos esfuerzos de diversos grupos, este año se lograron conjuntar en la ciudad de México una gran cantidad de actividades relacionadas con el diseño. Ahora sí podemos decir que Octubre es el mes del diseño.

La octava edición de Design Week México reveló que ya hay un público interesado en el diseño dispuesto a invertir tiempo y dinero en productos mexicanos y que además, los eventos de diseño se han convertido en ese espacio a dónde hay que ir no solo para ver sino para ser vistos. Fue impresionante estar junto a cerca de 2000 personas en la inauguración del museo Tamayo y ver filas para entrar a los contenedores en el Parque Lincoln durante el fin de semana.

#DesignHouse @marqco_covadongahernandez #Architecture #Arquitectura #Design #Designer #House #picoftheday #Happy #Nature #Love #Garden

Una foto publicada por Design Week México (@designweekmex) el

Un programa académico, una pequeña feria comercial en Blend, Design House, otras actividades en el Museo Tamayo, además del apoyo de parte de Design Week México a la importante exposición de Don Shoemaker en el Museo de Arte Moderno, hicieron que este evento se consolidara como un foro desde donde promover lo que sucede en el país. A mi gusto pasan tantas cosas y tan disímiles que como espectador es imposible poder abarcarlo todo. El foro académico con grandes personalidades e interesantes discusiones tuvo poco público. Aun así, el esfuerzo de traer a toda esa gente a ver lo que sucede y realizar contactos con México es de los grandes logros del evento.

Ese mismo fin de semana se llevó a cabo en las inmediaciones de la colonia San Miguel Chapultepec la feria universitaria TOCA. En su tercera edición busca impulsar el talento universitario en el área de diseño industrial. Si bien la selección era desigual, encontré cosas interesantes y su programa académico con conferencias y presentaciones resultó un acierto.

¿Cómo pasar de hacer eventos de diseñadores para diseñadores, a eventos para usuarios conscientes, responsables e interesados en el diseño?

Uno de los grandes problemas del diseño en México es la comercialización. Como la mayor parte de los diseñadores no producen en masa, es difícil acceder a las departamentales que son las que manejan volumen y hay pocos puntos de venta redituables para los diseñadores. Así, que surjan dos ferias comerciales en México buscando impulsar un mercado interno del diseño es, sin duda, algo que celebrar. Caravana y Atalaya son dos hijas de distintas madres de lo que por años conocimos como La Lonja. La diferencia es que ahora estas dos nuevas plataformas buscan dirigirse a despachos de arquitectos, interioristas, empresas hoteleras y por qué no, a los compradores de las tiendas departamentales para que tengan la opción de mostrar diseño mexicano en sus anaqueles. Buena audiencia. Buena selección en ambas a pesar de que algunos diseñadores se repetían.

La desgracia fue quizá, la ubicación de Caravana, Expo Reforma, donde las marchas hacen a veces imposible la entrada. Salón México es otro proyecto que debe tener más promoción y mayores alcances. En esta edición compartió espacio con Atalaya y creo que fue un acierto. Como su nombre lo dice es un Salón, como los del siglo XIX, abocado a mostrar lo mejor de la ilustración en el país. En esa disciplina, México es una potencia y Salón México lo evidencia. Ojalá esta plataforma crezca exponencialmente.



(VIDEO: El proyecto Xochimeh, en el Museo Franz Mayer)

El Abierto Mexicano de Diseño cerró el mes. Cada año me vuelve a ganar la emoción al ver el Centro Histórico tomado por el diseño. A pesar de que había una buena cantidad de eventos, los organizadores concentraron las participaciones oficiales en el MUNAL, el Museo Franz Mayer y el Palacio de la Autonomía. Los espacios públicos recibieron proyectos: mi favorito, el Pabellón Cultural Migrante, de Tuux, en la Alameda. El proyecto Xochimeh, de Rick Rossenham y Flores Cosmos, que establece un interesante contrapunto entra las flores de cempasúchil y la fuente del Museo Franz Mayer merece destacarse. Y por último, hay que mencionar los mosaicos diseñados por Lance Wyman para Talavera Uriarte. Me emocionó ver que una de las marcas más antiguas de México pusiera el ojo en uno de los diseñadores con más trayectoria y le diera la oportunidad de volver a diseñar en el país.

¡Grimau presenta su colección en el @munalmx! #AMD2016 #AbiertoDeDiseño #Diseño #Design #moda #clothes #CDMX #CapitalDelDiseño

Una foto publicada por Abierto Mexicano de Diseño (@abiertodediseno) el

Pero en plena resaca de tanto evento de diseño me surgen muchas preguntas que espero puedan responderse en los años por venir: ¿Estamos realmente generando una cultura del diseño? ¿Trabajamos para crear audiencias preparadas para ver diseño y consumidores informados para comprarlo? ¿Cómo pasar de hacer eventos de diseñadores para diseñadores, a eventos para usuarios conscientes, responsables e interesados en el diseño? ¿Para qué sirve el diseño en este momento en nuestro país? ¿El diseño esta llegando a todos los extractos sociales de México? ¿Está resolviendo necesidades? ¿Acaso el Estado entiende qué es el diseño y para qué sirve?

Los logros están ya ahí, ahora hay que concentrarnos en resolver las preguntas para que realmente, podamos tener una sociedad consciente e informada capaz de disfrutar cotidianamente del diseño hecho en el país.

También te puede interesar:

- El proyecto artístico del anillo con las cenizas de Luis Barragán.

- Las ilustraciones de una mexicana que envían un mensaje de empoderamiento.

- Las imágenes que te harán ir a Design Week México.