EL BLOG

Adiós Gorky, adiós Sonia

01/02/2017 9:46 AM CST | Actualizado 01/02/2017 4:31 PM CST
Facebook @proyectoblogspace
Lámparas de Sonia Lartigue

Recuerdo la primera vez que fui al taller de Gorky González en Guanajuato, hace casi una década. Apenas entrar, no podía creer lo que veían mis ojos: ¡vajillas espectaculares, lebrillos, jarrones, floreros! Todos con una calidad insuperable y los diseños más bonitos que había visto en mucho tiempo...

¿Cómo era posible que la gente corriera a comprar vajillas europeas o norteamericanas cuando teníamos estas maravillas? Lo mejor de todo fue escuchar hablar a Gorky de su labor, como artesano, diseñador, empresario y también como historiador de la tradición cerámica en México.

Gorky Pottery

Gorky Pottery

Gorky Pottery

Gorky González es el responsable de haber revivido la tradición de la mayólica –casi perdida- en Guanajuato. Aprendió de su padre escultor el oficio del arte y el diseño, pero llevó sus conocimientos un paso más allá y no solo se convirtió en un maestro artesano, sino en un empresario del diseño. En los años sesenta pasó una temporada en Japón donde adquirió importantes conocimientos sobre la cerámica y además conoció a Toshiko Ono, con quién más tarde se casaría.

Gorky González no solo se convirtió en un maestro artesano, sino en un empresario del diseño.

A su regreso a México apostó por rescatar la mayólica en Guanajuato y fundó el taller Alfarería Tradicional. Desde ahí, Gorky conquistó el mundo. Exposiciones internacionales, múltiples premios, una tradición que ahora está viva y decenas de fuentes de trabajo son su legado. El pasado 14 de enero, Gorky González abandonó esta tierra. Su herencia seguirá viva gracias a la mano y tesón de su hijo Gorky González Ono que sigue al frente del taller.

Facebook Gorky González
Gorky González Quiñones y su hijo Gorky González Ono.

Podemos decir "adiós Gorky "pero larga vida a la tradición que rescató y que gracias a su pasión podemos seguir disfrutando.

Sonia Lartigue se fue antes de tiempo

El 17 de enero su cuerpo cansado impidió a su maravilloso espíritu seguir con nosotros. Sonia era una de las grandes promesas –cumplidas- del diseño en México. Hace más de una década fundó su marca Candela, desde donde hacía unas luminarias espectaculares.

Facebook Sonia Lartigue

Comprometida con el diseño y el país, Sonia apostó por trabajar con artesanos. Así desde el mismo día que comenzó Candela trabajaba con la familia Piña, artesanos de tradición ubicados en el mercado de La Ciudadela con quienes colaboraba cotidianamente. En poco tiempo las lámparas de Sonia iluminaron lo mismo restaurantes y museos que cálidos hogares: su luz y su diseño eran motivo de festejo.

Recuerdo cuando hicimos aquel proyecto para la tienda del Museo de Arte Moderno en Nueva York en 2012 que las lámparas de Sonia no tenían la certificación necesaria para poder exportarse. En menos de tres meses perfeccionó su diseño, su fabricación y consiguió la dichosa NOM. Era un deleite ver sus lámparas en los aparadores de la tienda del museo más importante del mundo. Sobra decir que se vendieron como pan caliente.

Facebook @proyectoblogspace

Facebook @proyectoblogspace

Facebook @proyectoblogspace

Facebook @proyectoblogspace

Al mudarme a la casa donde ahora vivo fui a su taller a buscar unas lámparas. La experiencia de verla en su espacio, doblando metal, probando focos, voltajes y hablando de los mil y un proyectos que tenía en puerta fue más que enriquecedora. Su espíritu, energía y su mirada han sido una pérdida para el mundo del diseño nacional. Anhelo que su luz diga brillando y su Candela continúe el camino.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- En apoyo al Museo del Juguete

- El Bazaar Sábado: 56 años de resistencia

- Cómo envejecer con gracia y, sobre todo, dignidad