EL BLOG

Amal Clooney: “Al fin tenemos un esfuerzo coordinado para que el Estado Islámico enfrente la justicia”

Gracias a una nueva investigación internacional, las víctimas de EI tienen ahora la esperanza de ser escuchadas en un juzgado.

26/09/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 26/09/2017 8:07 AM CDT
AFP/Getty Images
Amal Clooney (de rojo) y su clienta Nadia Murad, durante una audiencia del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se habló sobre amenazas a la paz internacional.

NACIONES UNIDAS.- Por primera vez, la ONU ha lanzado una investigación internacional sobre los crímenes del autodenominado Estado Islámico. Con ello, Naciones Unidas envía un mensaje a los terroristas del EI de que al cometer genocidio, crímenes de guerra o crímenes en contra de lesa humanidad, se les va a llevar a juicio. Asimismo, es un mensaje a las víctimas de que, finalmente, podrán tener su oportunidad de hablar en una corte.

La Resolución 2379 del Consejo de Seguridad fue liderada por el gobierno del Reino Unido y recibió aprobación unánime el jueves 21 de septiembre por los 15 miembros del Consejo. Establece un equipo de investigación de la ONU, dirigido por un asesor experto, para recolectar evidencia de los crímenes del EI en Irak. Esta evidencia podrá utilizarse en juicios en contra de militantes de este grupo en todo el mundo. La resolución es un rato gesto de unidad en el Consejo, pero genera una respuesta global al EI que se extiende más allá del campo de batalla, al incluir compromisos para castigar a responsables por medio de las juzgados. Es una victoria relevante para las víctimas del EI, quienes han peleado valientemente por justicia y han esperado mucho tiempo esta oportunidad de llevar a su verdugos al banquillo de los acusados.

De acuerdo con el Departamento de Estado de EU, el EI ha "cometido la inmensa mayoría de abusos graves a los derechos humanos" en Irak. La ONU ha documentado los horrendos crímenes de ese grupo terrorista en contra de shiítas, cristianos, sunís y otros, así como de crímenes al nivel de genocidio en contra de los yazidis. Los yazidis no son ni cristianos ni musulmanes y, en parte debido a que no tienen un texto sagrado, el EI los considera como el peor tipo de infieles.

Nadia Murad, una sobreviviente al EI y quien se ha convertido en embajadora de la ONU en contra del tráfico de personas, es una de los miles de yazidis que fueron secuestradas y explotadas como esclavas sexuales por militantes del EI. Su mamá y hermanos fueron ejecutados, y sus sobrinos fueron llevados para convertirse en niños soldados.

(VIDEO: Amal Clooney habla el día en que Nadia Murad fue designada como embajadora de buena voluntad de la ONU, el 16 de septiembre de 2016)

Nadia no consigue entender por qué, a pesar de que el genocidio comenzó hace más de tres años, ningún miembro del EI ha sido juzgado por ello. Al contrario, las evidencias desaparecen cada día. Los testigos han emigrado, las evidencias clínicas se han perdido y se destruyeron documentos. Las tumbas masivas, incluso una donde Nadia cree que enterraron a su madre, han sido expuestas a alteraciones. A menos de que se haga una recopilación correcta de la evidencia, la justicia seguirá fuera del alcance de la mano. Por ello es que la intervención del Consejo de Seguridad de la ONU es crítica: no oólo para los yazidis, sino para todas las víctimas de la brutalidad del EI.

El equipo de la ONU que estableció el Consejo de Seguridad trabajará al lado de fiscales y jueces iraquíes para compilar pruebas que serán utilizadas en juicios en donde se sigan los estándares internacionales del debido proceso, ya sea en Irak o en otros países. Aunque muchos combatientes del EI han muerto en Irak, hay miles de prisioneros y muchos más que han sido detenidos en tanto más evidencias se recopilan. Algunos de los combatientes extranjeros del EI han regresado a sus respectivos países, donde también podrían ser juzgados. Las nuevas pruebas también podrían ayudar a la Corte Penal Internacional, que tiene jurisdicción sobre los combatientes del EI que son ciudadanos de cualquiera de los 124 países que son miembros de dicho cuerpo.

La resolución del Consejo de Seguridad responde a una demanda de auxilio del gobierno iraquí, el cual tiene serios retos en atraer a la justicia las atrocidades masivas que han lastimado a su población civil. A pesar de que se han llevado a cabo algunos juicios en contra de miembros del EI en Irak, en ninguno se han incluido cargos de genocidio o abuso sexual. Los juicios realizados también han generado preocupaciones por el debido proceso.

La ONU descubrió que hay una "falla muy repetitiva con respecto a los estándares de juicios justos" en las cortes penales iraquíes. Observadores de la ONU refieren que los jueces rutinariamente condenan a los acusados con base en confesiones que supuestamente se obtuvieron por tortura y que a los acusados "en raras ocasiones se les dio oportunidad de tener un defensor... o contactar con un abogado". Human Rights Watch y Amnistía Internacional reportan conclusiones similares. A pesar de estas irregularidades, los juicios en las cortes iraquíes culminan con condenas muy elevadas e incluso ejecuciones. De hecho, la aplicación de la pena de muerte en Irak está al alza.

La ONU no debería mostrar complacencia en el uso de estos juzgados como máquinas de muerte o ser parte de juicios que nieguen a los acusados el debido proceso y, que por lo tanto, se quite a las víctimas su derecho a justicia plena. Por ello es relevante el que esta resolución requiera que se recoja evidencia "con los mayores estándares posibles" y se utilice solamente en procesos penales "justos e independientes". Los términos de la resolución son claros en su exigencia de que el equipo de la ONU también cumpla con las leyes internacionales y las mejores prácticas de Naciones Unidas. Esto marca un estándar muy alto, puesto que la ley internacional también incluye requerimientos detallados para juicios justos. Asimismo, las mejores prácticas de la ONU incluyen compromisos para no aplicar la pena de muerte.

La resolución también prevé la asistencia internacional de largo plazo para que el sistema jurídico de Irak mejore sus condiciones en la realización de juicios con transparencia. Propone que los expertos internacionales del equipo de la ONU "compartan sus conocimientos y ayuden técnicamente a Irak", y que los estados hagan lo mismo a fin de "reforzar las cortes iraquíes". Dichas medidas de asistencia podrían incluir la capacitación de jueces y abogados iraquíes así como ayuda jurídica para incluir crímenes internacionales en los códigos penales. Sin embargo, a corto plazo, es difícil prever cómo los juicios en Irak podrían cumplir con estándares internacionales si una asistencia que incluya la participación adecuada en las cortes de jueces internacionales, fiscales y expertos en procesos.

El éxito de la iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU dependerá, a fin de cuentas, de cómo se implementa por la ONU y los iraquíes. Hay mucho por hacer y el éxito de la investigación está muy lejano. Sin embargo, por Nadia y miles de víctimas de la brutalidad del EI, es hora de celebrar el hecho de que la justicia, ahora, está más cerca.

Amal Clooney es asesora legal de los yazidis que han sido víctimas de los crímenes del EI, incluyendo Murad y personas representadas por la asociación sin fines de lucro Yazda. Por más de un año, la señora Clooney ha peleado porque la ONU investigue los crímenes del EI y porque se realicen juicios en las cortes internacionales. Ella actualmente representa a mujeres yazidis en juicios en contra de miembros y ex miembros del EI en Alemania y EU.

Este post fue publicado originalmente en HuffPost EU y ha sido traducido del inglés por Andrés González para HuffPost México.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.