EL BLOG

¡Créeme, no es emocional!

Que a mi hijo le detectaran la enfermedad de Lyme no fue nada fácil.

15/03/2017 6:00 AM CST | Actualizado 15/03/2017 6:00 AM CST

juhat via Getty Images
La erupción en forma de "tiro al blanco". No siempre sale, pero si ocurre ayuda a identificar la enfermedad más rápido.

Estas fueron las palabras de Fer, mi hijo, (en tono casi desesperado) cuando le pregunté si lo que sentía no sería algo emocional.

Su respuesta fue contundente:

—"¡Créeme, no es emocional, me siento mal!"

Sin embargo, no había síntomas claros o evidentes de nada, solo un malestar general y un dolor indefinido en la boca del estómago.

En la primera cita con su doctor (de cuyo nombre no quiero acordarme) nos dijeron que tenía colitis (confieso que en esa primera visita yo pensé que si era colitis bien podría ser emocional).

Pasaron los días y Fer seguía mal. Empezaba con fatiga, dolor de articulaciones, espinillas, ingle, baja espalda, cuello... nada definido aunque sí raro.

"Me está doliendo el pecho", me dijo un día. Y fue ahí cuando ya me preocupé y pensé que debíamos regresar al doctor.

Estábamos en la sala de espera cuando entró, lo vio y comentó:

"Estás verde".

Le dijimos que seguía sintiéndose mal y le envió a hacer unos estudios para descartar "mononucleosis" (común en la adolescencia). El resultado dio negativo y las pruebas de laboratorio en general estaban dentro del rango normal (solo las cetonas salían levemente elevadas, pero el doctor comentó que a veces esto pasaba cuando se hacía mucho ejercicio). Su diagnóstico fue que seguramente se trataba de una infección leve: le mandó Bactrim por 5 días y se despidió (literal).

Al tercer día no veíamos mejoría, le llamé otra vez y me dijo que "esperara", pero ya con el tono de alguien que jura está hablando con una madre paranoica y su hijo hipocondríaco.

Siguieron pasando los días y llegó la calentura! ¡Bendita! Y digo bendita porque ahora sé la importancia que tiene, aunque se mantenga baja: es una llamada de alerta de que algo no anda bien (no siempre la intensidad está relacionada con la gravedad, pues no rebasaba los 38ºC).

Llamé al doctor. No me contestó ni me devolvió la llamada jamás.

Hoy sé que fue lo mejor que nos pudo pasar, pues eso me hizo buscar otro doctor y, gracias a Dios y a mi papá que nos cuida siempre desde el cielo, dimos con uno de los pocos doctores que conocen la enfermedad de Lyme en México: el doctor Sarbelio Moreno, director de Infectología del Hospital Infantil Federico Gómez (reportes indican que hay pacientes que llegan a visitar decenas de doctores antes de ser bien diagnosticados con esta enfermedad).

El Dr. Moreno revisó a Fer y lo primero que captó fue una pequeña arritmia en su corazón y el ultrasonido mostraba los ganglios y la vesícula un tanto inflamados. Envió otras pruebas del corazón antes de dar su primer diagnóstico (muy cercano al real) ya que, como Fer había viajado a Brasil, pensó que por sus síntomas quizás le había picado alguna garrapata (nunca pensó en Lyme ya que Brasil no es un lugar de venados).

Le envió un antibiótico el cual sorpresivamente le causó una reacción conocida como Jarish Herxheimer que le elevó la calentura a 39.5ºC, sudor, temblor y un malestar terrible pero que gracias a ella, el Doctor dio con la clave de todo. Le llamé de inmediato (eran cerca de la 1am) y él, sin importar la hora, me contestó con toda amabilidad, paciencia y atención. Me explicó sobre la reacción pero algo le preocupaba...

"¿Crees que Fer pudo tener sexo sin protección en Brasil?"

¡Nooo, imposible! Le respondí sin dudarlo ni por un instante aunque preocupada por la pregunta.

"Te lo pregunto porque esta reacción la producen la sífilis y el Lyme, que no es endémica de Brasil... Así que mañana te espero para que le hagan unas pruebas de protocolo".

Los resultados salieron positivos para Lyme y cobacterias, pero muy a tiempo para evitar pasar a la fase crónica la cual es más difícil y larga curar.

zilli via Getty Images
Garrapata.

Hoy sabemos que:

- Hay varios tipos de Lyme que además pueden venir acompañados de cobacterias que la agravan (a Fer le dio Cardio Lyme, que como su nombre lo indica, va afectando poco a poco el corazón y puede ser fatal de no tratarse a tiempo).

- La garrapata que le picó probablemente fue en Woodlands, Texas, ya que estuvo ahí en una zona boscosa el día que tomó el avión hacia Brasil y es un área con mucho venado (aunque en México hay garrapata portadora de Lyme, por lo que nunca sabremos a ciencia cierta dónde fue ya que nunca tuvo una erupción o señal del piquete).

- Fuimos muy afortunados de haber dado tan rápido con el Dr. Sarbelio Moreno cuyo profesionalismo, pero sobre todo humanismo, nos cambió la historia.

- Hay mucho por hacer para prevenir y conocer mejor esta enfermedad en México.

Algunos síntomas característicos (datos de lymedisease.org):

  1. malestar general/sensación de depresión
  2. dolor o inflamación en articulaciones
  3. nausea o malestar estomacal sin síntomas evidentes
  4. dolor de cabeza o rigidez en cuello
  5. palpitaciones/dolor de pecho
  6. sudores nocturnos o insomnio
  7. erupción en forma de "tiro al blanco" (no siempre ocurre, pero si aparece con esta particular forma es muy probable que se trate de Lyme)

(Nota: si conoces a alguien que lleve tiempo con estos síntomas y siente que no ha sido bien diagnosticado, platícale de la posibilidad de tener Lyme)

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- El cambio climático no solo te está atacando a ti, sino a tu mascota

- Cómo la tendencia 'gluten-free' podría causarte diabetes

- Colon irritable: la mala absorción de hidratos de carbono aumenta el riesgo de padecerlo