EL BLOG

Para que nos empecemos a preocupar... el 'Cuauh' sí tiene posibilidades de ser gobernador

16/03/2017 4:42 AM CST | Actualizado 16/03/2017 7:30 PM CST
TW: @PesMorelosof

Cuando Cuauhtémoc Blanco oficializó su candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca, en marzo de 2015, acreditó su residencia en la capital morelense ante la autoridad electoral, con un comprobante de domicilio de la colonia Lomas de Cortés, donde dijo vivir desde hacía algunos años.

En los diez años anteriores a 2005, Blanco jugó para América, Veracruz, Chicago Fire de Estados Unidos y Puebla. Ninguno de estos equipos, obvia decir, está en Cuernavaca.

Curiosamente, según el contrato de arrendamiento del domicilio, el propietario era Roberto Yáñez, uno de los líderes del Partido Social Demócrata en la entidad (el otro es su hermano, Julio César), que ofreció la candidatura al ídolo americanista como una medida desesperada para conservar el registro.

Cuauhtémoc, en su calidad de outsider logró lo impensable: unir a la clase política morelense. PAN, PRI y PRD, los tres partidos que han gobernado la entidad, lo ven con recelo.

De acuerdo con una nota de Reforma, los supuestos vecinos de Blanco aseguran que nunca lo vieron por ahí. El propio Yáñez dio una respuesta cantinflesca cuando se le preguntó al respecto: "Bueno, una cosa es vivir, otra cosa es residir, otra cosa es ocupar... ". La sospecha estaba sembrada.

Cuauhtémoc Blanco es, sin duda, uno de los futbolistas más importantes en la historia de México. El último gran ídolo americanista fue odiado por sus rivales, pero venerado por todos cuando vestía la playera de la Selección Nacional.

Cuando anunció su candidatura tomó a todos por sorpresa, por varias razones. La principal, porque aún estaba en activo, jugando para el Puebla. Además, nunca había mostrado un interés especial por la política y llamaba especialmente la atención que su primera incursión fuera para una ciudad como Cuernavaca, donde no tenía arraigo conocido. La realidad es que para los habitantes de la Ciudad de la Eterna Primavera, fue una absoluta sorpresa saber que el Cuauh vivió entre ellos durante tantos años.

Nadie esperaba que Blanco ganara la alcaldía, es más, durante toda la campaña fue un secreto a voces que su candidatura obedecía a un contrato millonario con los líderes del PSD.

Contra todo pronóstico, Cuauhtémoc Blanco ganó la presidencia municipal de Cuernavaca, Morelos, el siete de julio del 2015. "Ya me los chingué", dijo Blanco en su discurso de la victoria. Al poco tiempo de tomar posesión, destituyó de su cargo a Roberto Yáñez como secretario general de Gobierno, el segundo en importancia en la jerarquía del gobierno municipal. Se confirmó así la ruptura con el partido que lo postuló.

Los hermanos Yáñez, convertidos ya en enemigos del 10 americanista, mostraron finalmente el contrato en el que Cuauhtémoc se comprometía a ser candidato a cambio de siete millones de pesos. Él siempre lo ha negado y la batalla continúa en los tribunales.

El PSD también reconoció que Blanco nunca vivió en el domicilio que, inicialmente, aseguró que arrendaba.

Cuauhtémoc, en su calidad de outsider logró lo impensable: unir a la clase política morelense. PAN, PRI y PRD, los tres partidos que han gobernado la entidad, lo ven con recelo. Dejaron de lado sus diferencias para sacar del juego al futbolista, quien nunca ha negado su intención de buscar la gubernatura.

El Congreso del Estado de Morelos llevó a cabo un juicio político en el que fue hallado culpable de mentir sobre su residencia para lograr la candidatura. Muchos vieron ahí la mano del gobernador de Morelos, el perredista Graco Ramírez, a quien Blanco criticó fuertemente en campaña y con quien ha mantenido una abierta confrontación, principalmente por la implementación del mando único policiaco, al que el alcalde se ha opuesto.

Cuauhtémoc logró detener su remoción por la vía judicial. En ese tiempo mantuvo una huelga de hambre en el atrio de la catedral morelense. Durante el par de días que duró la protesta fue constante el flujo de fanáticos-gobernados que, además de mostrarle su apoyo, buscaban un autógrafo o una foto con el 'Ídolo de Tepito'. Y es que ser la última gran leyenda del futbol nacional tiene su encanto.

Al inicio de su gestión, Cuauhtémoc inició un programa de reencarpetamiento vial, que fue bien recibido por la población. Más allá de eso ha hecho casi nada. Con el cabildo, los diputados y el gobierno estatal en su contra, su gobierno está prácticamente paralizado por conflictos políticos.

Sin embargo, la popularidad del 10 americanista sigue siendo su principal activo. Ahora, el Partido Encuentro Social le tendió la mano, lo sumó a sus filas y le ofreció la candidatura al gobierno del Estado.

Tenía que agarrar un partido, no puedo ir solo: te crucifican...Cuauhtémoc Blanco al ser cuestionado sobre su decisión de afiliarse al PES.

Cuauhtémoc aseguró que su afiliación al PES se debe a que, como alcalde independiente, ha sufrido mucho. Las versiones que lo colocan en la boleta a gobernador, dice, son inventos de sus adversarios.¿Usted le cree? Yo tampoco.

Cuauhtémoc Blanco llegó al gobierno de Cuernavaca únicamente con credenciales deportivas. No tiene formación profesional, no tiene un equipo de trabajo compacto, no conoce la ciudad que gobierna y su administración no ha sido productiva. Pese a todo, es visto por muchos como el candidato más fuerte a la gubernatura de Morelos. ¿Por qué votan por él?

Los morelenses están cansados de la clase política. Los niveles de corrupción e inseguridad que vive la entidad son insostenibles. Entonces, ¿por qué no?

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- El PRI como marca 88 años después: un proceso de transición y descomposición

- La huelga de árbitros en el futbol refleja cómo somos en México

- México en llamas por el gasolinazo... ¿y el gasazo?

e