EL BLOG

¿Gracias, señor presidente?

13/07/2017 5:14 AM CDT | Actualizado 13/07/2017 9:29 AM CDT

MOISÉS PABLO /ARCHIVO/CUARTOSCURO.COM
5 de abril de 2017. Al frente, Enrique Peña Nieto y Gerardo Ruiz Esparza en la inauguración del Paso Exprés.

Dos personas murieron ayer al caer en un socavón en el recién inaugurado Paso Exprés de Cuernavaca, en el estado de Morelos.

Dos personas perdieron la vida porque apareció un gran hoyo en una de las obras más publicitadas de la actual administración federal. Y ningún funcionario puso su renuncia sobre la mesa.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, prometió una investigación a cargo del Colegio de Ingenieros para deslindar responsabilidades. Una salida política, facilona.

Sin esperar los resultados, Gerardo Ruiz Esparza se apuró para desmarcar a su dependencia y al consorcio encargado de construir la obra.

De acuerdo con la versión del titular de la SCT, la causa fue una falla en el drenaje ubicado a más de 15 metros de profundidad. Y claro, las lluvias "atípicas" que provocaron que el agua subiera a niveles nunca vistos, llevando consigo basura que taponó el desagüe. Esto ocasionó que el suelo reblandeciera. En pocas palabras: la bronca no fue de la carretera (que estaba perfectamente construida) sino unos metros más abajo.

Pero, ¿no son estas lluvias atípicas cada vez más comunes? ¿no debían contemplarse en los estudios previos?, ¿los constructores no tenían la obligación de fijarse encima de qué construyen y cuáles son los riesgos?

La obra, que costó más de dos mil millones de pesos, tenía apenas tres meses de ser inaugurada, con bombo y platillo, por el presidente, Enrique Peña Nieto, quien la presumió como uno de los grandes proyectos de infraestructura de su sexenio.

En el furor de la apertura, el secretario Ruiz Esparza aseguró que pasarían al menos 30 años sin que la carretera requiriera alguna reparación.

Hasta ayer todavía se podían ver a lo largo de esa autopista varios espectaculares con el salamero mensaje de "¡Gracias! Señor Presidente por el Paso Exprés Tlahuica".

El secretario fue más allá, al asegurar que este es un peligro latente en todo México: "El riesgo existe en cualquier carretera del país, que en un momento dado las lluvias la dañen o un temblor la dañe, esto no ha sido ajeno a esta carretera".

Sí —en la lógica del secretario—, incluso en la infraestructura más moderna, como este paso exprés que, repito, costó más de dos mil millones de pesos.

Lluvia y basura causaron el socavón, según las autoridades. Una versión que resulta incompleta si tomamos en cuenta que funcionarios del municipio de Cuernavaca alertaron a la delegación morelense de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de los problemas con la tubería que atraviesa la obra, de acuerdo con una nota de Reforma.

¿Gracias, señor presidente?

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- La ciudad que lucha por seguir siendo lago

- Una utopía urgente contra el espionaje y la impunidad

- Los 15 lugares con más robos violentos de autos en México