EL BLOG

Bob Dylan y los críticos literarios: ¿es un poeta o no?

Los académicos se dividen. Para algunos, el nuevo Nobel de Literatura es un bardo que merece el elogio; para otros, es solo un buen cantautor.

13/10/2016 9:45 AM CDT | Actualizado 13/10/2016 2:13 PM CDT

"¡Yipeee! Soy un poeta, y lo sé/Espero no regarla", dice Bob Dylan en su canción I Shall Be Free No. 10. Pero a pregunta expresa en una conferencia de prensa en 1965 respondió: "Más bien me considero un tipo de canciones y bailes".

Más en carácter, Robert Allen Zimmerman (que para estas alturas todo mundo debe saber que es su verdadero nombre, y que su patronímico deriva del nombre de su poeta favorito, Dylan Thomas), se definió como "un trovador de los sesenta" y, como se apunta en Poets.org, describía su hacer así: "Puedo crear varias órbitas que viajan y se intersectan entre sí y las dispongo en una forma metafísica".

ullstein bild via Getty Images
El poeta galés Dylan Thomas (1914-1953), de quien Bob Dylan tomó su nombre.

El asunto es que legiones de admiradores, tanto de su música como de sus letras, lo consideran "poeta primero, cantante después". Y a 20 años de que su nombre comenzó a sonar como merecedor del Nobel de Literatura, Bob Dylan es ahora un poeta laureado por la Academia Sueca.

En la hoguera de las vanidades que alimenta la discusión entre los críticos literarios, la idea de considerar a Dylan como un "poeta" es proverbial. Y hay bandos. Algunos, se alinean con la postura del Times Literary Supplement, de Londres. Otros, más bien les dan su voto a académicos como el editor Neil Corcoran, el crítico Frank Kermode, o Christopher Ricks, profesor de literatura de Oxford y la Universidad de Boston.

Muchos más no se animan a decir si Bob es un bardo, en el sentido definido por Harold Bloom, el profesor de literatura de la universidad de Yale, y coloso de la crítica y el canon occidental.

Getty Images
El crítico literario Harold Bloom, fan del grupo de rock The Band.

Bloom, al menos hasta ahora, no se ha dignado a entrar al debate y sus comentarios sobre la cultura pop se han limitado a deshacer a J.K. Rowling y su saga de Harry Potter, y alguna reseña de The Last Waltz, la película de Martin Scorsese con música de The Band.

De ellos, dijo Bloom en una famosa entrevista a Paris Review: "Es una lástima que no ha habido buen rock en los Estados Unidos desde que The Band se desbandó".

Pero si como Bloom dijo sobre Shakespeare en La invención de lo humano, que el culto al bardo debería ser una religión más secular, pues sus obras "permanecen en el límite más alto de los logros humanos: estéticamente, cognitivamente y, en cierta forma moral, también espiritualmente", Ricks, el profesor de Oxford, eleva su gusto por Dylan a culto.

Boston Globe via Getty Images
Christopher Ricks, profesor de Humanidades en la Universidad de Boston, y de literatura en Oxford. Aquí posa con su colección de grabaciones de su ídolo, Bob Dylan, en Cambridge, Massachusetts.

Tanto así que la tina de baño que Ricks muestra en su despacho en Boston fue la primera que Dylan tuvo de niño. Ricks, autor de un libro de 500 páginas sobre Dylan (Las visiones del pecado de Dylan), ha dicho que el cantautor estadounidense es uno de los mejores poetas de todos los tiempos, ubicándolo en el mismo panteón literario que figuras como John Milton, John Keats, o T.S. Eliot.

Ya en 2013 Dylan se había llevado otra distinción, cuando se convirtió en el primer rockero en ser admitido en la Academia de las Artes y Letras de EU. A la par de miembros como el propio Harold Bloom, el poeta Richard Wilbur, o el recientemente fallecido E.L. Doctorow, Dylan comparte esta elitista membresía con Christo, Frank Gehry, Philip Glass...

Pero, ¿tienen las canciones pergeñadas por Dylan el mérito necesario y ostentan la "atención interpretativa" que los poemas complejos ofrecen, como dijo Neil Corcoran en su libro sobre el cantautor, los poetas y los académicos, Do You, Mr. Jones?

En TLS, responde Robert Potts: "Solo un puñado de las canciones de Dylan se acercan siquiera a esa categoría, de hecho (...) ellas ofrecen los ingredientes de los cuales la academia se alimenta con gusto: las baladas surreales, con personajes históricos, mitos o la espléndida imaginación animada de Dylan; con rimas que, en momentos, es tan ingeniosa como las de Gershwin o Lehrer (...) La mayoría son simplemente exitosas como canciones".

En cuanto a mi propia opinión, ¿Dylan es un poeta que merece premios? Creo que muchas de sus letras son tan valiosas como cualquier poema y que al ser canciones se convierten en piezas sensacionales, sobre todo si él mismo y nada más él las interpreta. En este sentido, Love Minus Zero debería ser un monumento poético de nuestro tiempo.

AHORA REFRESCA TU MEMORIA CON ALGUNAS DE LAS LETRAS QUE BOB DYLAN DEDICÓ A MÉXICO:

México en las canciones de Bob Dylan