EL BLOG

El riesgo para la paz y la prosperidad en América del Norte

07/11/2016 8:09 AM CST | Actualizado 07/11/2016 8:12 AM CST
AP Photo/Valeria Fernández
La artista Ana Teresa Fernández pinta de azul la reja fronteriza entre Estados Unidos y México, en Nogales, Sonora, a manera de "bajar el cielo". Esto es parte de la instalación artística titulada "Borrando la frontera".

Todo mundo sabe que los Estados Unidos es el país más importante para México, pero hoy la paz y la estabilidad de nuestro continente están en riesgo porque pocos se dan cuenta de que México es el país más importante del mundo para EU. No hay ningún otro pueblo que impacte más la vida cotidiana de los estadounidenses que el mexicano. De hecho, la seguridad nacional y la prosperidad de los Estados Unidos dependen directamente de un México cooperativo y estable. Hoy, el candidato republicano para la presidencia de aquel país pone todo esto en riesgo.

Hay aproximadamente 35 millones de mexicanos y mexicoamericanos en los Estados Unidos. De ellos, casi el 80% son o ciudadanos americanos o residentes legales, no indocumentados. De nuestro lado, en cualquier momento dado hay entre 1 y 3 millones de estadounidenses en México (un millón de residentes más turistas), por mucho el principal destino internacional. Nuestra frontera es la más legalmente cruzada del mundo con 350 millones de cruces al año y comerciamos más de medio "trillón" ("billón" en español) de dólares. Nuestro vecino tiene a un sinnúmero de enemigos, pero el único intento de ingreso a territorio americano por parte de un terrorista por una frontera terrestre fue del lado de Canadá, no de México. Es decir, nuestro país hace su tarea.

Nada de esto lo hemos valorado suficiente y por eso un candidato que está a un paso de la Casa Blanca nos ha usado de pretexto para lograr lo que ha logrado. No se confundan: Donald Trump se volvió el puntero de entre los republicanos cuando, el día que inició su campaña en junio de 2015, señaló a los mexicanos como el enemigo. Aquella menguante mayoría "blanca" ("güera", en español mexicano) se extasió cuando alguien finalmente le echó la culpa de sus desgracias al "otro" de piel morena. En pleno 2016, una escandalosa cantidad de americanos están adoptando actitudes de Alemania en los años 30. Le dan la espalda a los valores por los cuales 419 mil estadounidenses (los papás de los "boomers" que tanto aman al candidato narcisista) perdieron la vida en la Segunda Guerra Mundial.

Si se hubiera comunicado todo lo que México hace para su vecino, y si no se hubiera concedido el argumento a los proteccionistas de manera tan estúpida, no sería necesaria esta pelea que ambos países van a perder.

Inexplicablemente, los principales afectados, no estuvieron a la altura. A pesar de que enormes intereses económicos están enfrentando una amenaza existencial, ni el gobierno mexicano, ni el sector privado de ninguno de los dos países levantó la voz ante las mentiras, calumnias y barbaridades. Podríamos ver anulados 20 años de política económica y 15% de nuestro PIB, pero nadie quiso revivir el ejemplar esfuerzo de comunicación estratégica de principios de los 90 que logró la aprobación del TLC. Todos los principales grupos de poder, desde las cúpulas empresariales pasando por el gobierno federal se quedaron alarmantemente impávidos. Del lado americano, la ausencia de la voz de la US Chamber of Commerce fue aún más vergonzoso por tratarse de su propio país.

Todos somos norteamericanos y todos nos necesitamos.

Ante esta situación, la Fundación Imagen de México, que encabeza el autor, ingresó una iniciativa por medio del senador Armando Ríos Piter, que responde de manera firme cada una de las amenazas del candidato republicano. Estipula que México revisará los tratados que tiene con EU y sancionará los intereses económicos estadounidenses si ese país decide agredir a México. Hicimos un video al respecto que se viralizó, pero no permeó lo suficiente. Si se hubiera comunicado todo lo que México hace para su vecino, y si no se hubiera concedido el argumento a los proteccionistas de manera tan estúpida, no sería necesaria esta pelea que ambos países van a perder.

Así es como llegamos a este 8 de noviembre, enfrentando la terrible posibilidad de que México tenga un enemigo en la Casa Blanca. Mal llevada esta situación, hay dos posibles desenlaces: o llega un populista nacionalista que se aproveche del resurgimiento del antiamericanismo y se vuelve una amenaza para EU. O, peor, este gobierno débil no aguanta el embate y surge la inestabilidad política. Con 120 millones de personas pegadas a 3000 km de 4 enormes estados americanos, un estallido social se convertiría en la peor crisis de refugiados de la historia humana. México es 6 veces más grande que Siria y no hay ni un mar ni un país como Turquía entre nosotros.

Lo triste es que no nada más somos interdependientes, sino que nos queremos. Compartimos valores y familias, historia y comida. Ante el fracaso de los poderes gubernamentales y económicos de argumentar la verdad, nos toca a nosotros compartirlo, enfatizarlo, gritarlo desde las azoteas: todos somos norteamericanos y todos nos necesitamos.

También te puede interesar:

- "Construyan el muro, pero alrededor de Trump, y yo lo pago".

- Lo que han aprendido la SHCP y el Banco de México gracias al "efecto Trump".

- La Corte Suprema de EU, también en juego en esta elección.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.