EL BLOG

Mi hijo le tiene miedo a Donald Trump

10/11/2016 3:41 AM CST | Actualizado 10/11/2016 11:02 AM CST
pixabay.com

En casa no se ven ni se escuchan noticieros. Aprendí pronto en mi maternidad que los niños absorben los mensajes que están en el ambiente más de lo que nos damos cuenta. Cuando mi primer hijo tenía tres años, repetía de manera inconsciente los slogans de las estaciones de radio que escuchábamos juntos. Después empezó a preguntarme por qué en la radio hablaban de que había muertos por todos lados.

Ahí fue donde decidí apagarlo todo mientras ellos estuvieran cerca. También pedí a los demás adultos que evitaran esos temas alrededor suyo. Mis hijos viven al margen de las guerras, de los temas de política y del narcotráfico. O eso creía yo hasta hace unas horas.

Hoy mi niño de casi 9 años llegó y me preguntó: "Mamá, ¿es cierto que hay un señor que es muy malo y que se llama Donald Trump y que ya es presidente de Estados Unidos y que va a estallar la Tercera Guerra Mundial? ¿Que va a construir una muralla, que va a sacar a todos los extranjeros y que ya nadie va a poder ir a Estados Unidos? ¿Por qué no me habías dicho nada de esto?"


via GIPHY

La preocupación en su tono y en sus palabras era evidente; su indignación, también. ¿Por qué su madre no le había hablado de esto tan terrible que está pasando en el mundo?


De inicio me costó trabajo encontrar argumentos convincentes. Traté de tranquilizarlo con palabras de seguridad: "Quim, no tengas miedo. Nadie sabe lo que puede pasar. Hasta ahora lo que la gente teme está basado en suposiciones pero debes saber que ese señor no te puede hacer nada. Nuestra vida no va a cambiar, nada malo te va a pasar".

También le expliqué que México no es un país beligerante, que no tenía por qué imaginarse en medio de la guerra. Me pareció particularmente importante que le quedara claro que todo lo que está pasando es un miedo irracional a lo desconocido y al discurso de odio de un loco, pero que no podemos dejar que eso no aterrorice.

Lo que más me impresionó de todo este episodio, es cómo la información y el pánico pudieron permear hasta un salón de segundo de primaria. Imaginé a los niños contando los hechos como sintiéndose protagonistas de una película de terror. Puede sonar risible, pero nuestros niños lo viven con intensidad. Están creciendo con estas ideas en sus cabecitas y con ese miedo en su ser. Todo por lo que ven y escuchan en las noticias y en las pláticas de mayores.

Que los niños estén hablando de esto solo es reflejo de la obsesión que ha generado el tema, del enajenamiento que se cultiva en las redes sociales, de este gran show mediático. La cobertura de este proceso electoral ha sido como de capítulo de Black Mirror. Trump como el gran monstruo mediático al que alimentamos. Y ese monstruo está entrando hasta las cabezas de nuestros hijos. Es el odio cultivándose en sus almas. Miren este video, por ejemplo.




Seguramente los niños han vivido el miedo a la guerra y al fascismo a lo largo de la historia. Sin embargo ahora el bombardeo de información es abrumador por decir lo menos y es nuestra labor tratar de mantenerlos aislados de este en medida de lo posible. No se trata de convertirnos en una especie de Guido Orefice de La vida es bella. Es algo mucho más simple que eso. No al odio, sí al amor. El amor a nuestro país, por ejemplo.

Es muy probable que sea una idealista, pero si mis hijos no le tienen miedo a los fantasmas ni a los zombies, menos quiero que se lo tengan a Donald Trump.

También te puede interesar:

- Los bebés están de moda, pero como acessorios.

- ¿Madres realmente libres? Las que se aceptan y se liberan de expectativas.

- No soporto Halloween. Y pueden llamarme amargada.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.