EL BLOG

La conspiración judía… a la que nunca me invitaron

29/08/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 29/08/2017 8:45 AM CDT

Getty Images/iStockphoto
¿Y si la conspiración judía realmente existe y yo soy la que vivo en el error?

He oído tantas veces la frase "la conspiración judía para _____________________" (llenar el espacio con la frase que corresponde a la coyuntura: conquistar el mundo/robarse todas las riquezas del mundo/gobernar la ciudad de México) que, siendo judía, a veces empiezo a creer que realmente existe.

¿Dónde será? ¿Quiénes irán? ¿Qué servirán de comer? Y lo más importante, ¿por qué CHINGADOS no me han invitado? Soy judía, inteligente, buena para los negocios, con contactos en todo tipo de círculos sociales, hablo 3 idiomas Y soy bas-tan-te cabrona. Digo, si uno quiere subyugar al mundo creo que mi perfil sería perfecto para este emprendimiento. Lo que me falta de ceros en mis cuentas bancarias, me sobra en energía, disposición y buen corte de cabello.

Yo + todos los presuntos implicados de ser parte de la conspiración, que cambian según la época y el país, pero que incluyen a los Rothschild, Soros, dueños de los medios de comunicación, cualquier semiacaudalado cuyo apellido acabe en Berg o en Sky. No importa si realmente son o no judíos, si el río suena es que agua kosher lleva.

Si uno quiere subyugar al mundo creo que mi perfil sería perfecto para este emprendimiento.

El mito de la conspiración judía para apoderarse de _______________ es como el herpes. Está latente y semiolvidado (con sus asquerosas y notorias excepciones en redes sociales) hasta el momento en que algún judío (o alguien de apellido judío) es protagonista de alguna noticia y ¡BAM! Las llagas empiezan a supurar.

Esta semana la designación de Claudia Sheinbaum como candidata (perdón, coordinadora) de Morena para gobernar la Ciudad de México volvió a abrir la cloaca. No. El problema no son los editoriales como el de Rafael Cardona (omito el link para no propagar estupideces) o los comentarios en Twitter apócrifamente atribuidos a Juan Dabdoub, sino los comentarios y reacciones de la gente de a pie a cada uno de estos editoriales. Y el silencio de todos los que los leen y asienten con la cabeza o prefieren no contestar.

Todos los judíos son ricos. Todos los judíos son mamones. Todos los judíos son tacaños. Todos los judíos son malos. Todos los judíos maltratan. Todos los judíos son... Todos los judíos hacen... Todos los judíos... Todos los judíos...La frase me parece detestable. Empezando por la generalización de "TODOS" y acabando por el usar el "judíos" como un adjetivo no descriptivo sino calificativo.

Mis respetos. La gente que escribe estos comentarios debe tener una vida social extremadamente rica y activa porque vaya que conocer a TODOS los 40,000 judíos que viven en México y hablar con conocimiento de causa es un mérito.

Para dejar las cosas en claro. Los judíos somos como son las personas. Hay judíos ricos. Hay judíos pobres. Hay judíos terriblemente mamones. Hay judíos encantadores. Hay judíos religiosos. Hay judíos seculares. Hay judíos que son malos jefes. Hay judíos que son extraordinarios empresarios. Hay judíos corruptos. Hay judíos que viven al pie de la ley. De la misma manera, y no creo que en una proporción diferente de la que hay católicos, cristianos, musulmanes, mormones, ateos ricos, pobres, mamones, encantadores, malos jefes, buenos jefes, corruptos y seguidores de la ley.

Además, como que hay que encontrar una nueva manera de crear pánico y odio, ¿no? Señores, todos ustedes que hablan abiertamente de la conspiración judía por conquistar el mundo (o que en privado creen que existe) no están tocando nada nuevo. No la descubrieron haciendo periodismo de investigación digno del Pulitzer, no se infiltraron en una célula terrorista. Simplemente están repitiendo la forma más básica, cruda y vil de antisemitismo que vive desde la edad media.

Si alguno de los conspiradores lee esto les suplico me busquen y me incluyan.

Y si piensan que el creer, propagar o tácitamente aceptar mentiras en contra de los judíos solo afecta a los judíos están muy equivocados. Porque la misma sociedad y mentalidad que cree, propaga o tácitamente acepta estas mentiras es la que da pie y cabida a creer y propagar la teoría de los "Bad Hombres... Todos los mexicanos son violadores" o las calumnias de los "consejos a favor de la familia" en contra de las parejas homosexuales que quieren adoptar hijos, o las aseveraciones que las mujeres son genéticamente menos inteligentes que los hombres. O eres tolerante a toda la gente o no eres tolerante a nadie.

Pero bueno, regresando a la primera pregunta de esta columna. ¿Y si la conspiración judía realmente existe y yo soy la que vivo en el error?

Mmmmmmmhhhhhh.

Si alguno de los conspiradores lee esto les suplico me busquen y me incluyan (asumo que teniendo control sobre el mundo no les será difícil encontrar mi teléfono celular). Para como está mi situación financiera en este momento no me vendría mal una ayudadita.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Hotel suizo pide a sus clientes judíos que se bañen antes de meterse a la alberca

- Estos graffiteros convierten esvásticas en arte urbano

- Un supermercado alemán vacía sus estantes de productos extranjeros por el mejor motivo