EL BLOG

Aprovecha al máximo la economía colaborativa: ya eres parte de ella

08/06/2017 7:00 AM CDT

dan4 via Getty Images
"El sistema masivo de consumo de servicios pasa de B2C (negocios que proveen a consumidores) a C2C (consumidores que proveen a consumidores)".

La primera vez que oí el término the sharing economy pensé que se trataba de un capítulo de Plaza Sésamo. Bueno, realmente pensé que era un término swinger, pero esta columna la leen mis hijos y mi abuelita, entonces dejémoslo en ""Plaza Sésamo"" (con dobles comillas).

Suene como suene, la economía colaborativa es quizá el término que más influye hoy en nuestra vida como consumidores y que lo va a hacer aún más en el futuro. Un nuevo sistema económico que, queramos o no —estemos listos o no— es la manera en que, en buena medida, vamos a comprar y vender en el futuro. Uber, Airbnb, Spotify, Cornershop, VRBO, Aliada... algunas de las empresas multimillonarias que no existían hace una década y que hoy son parte imprescindible de nuestra vida y léxico diario.

Pero, ¿qué es?, ¿qué implicaciones tiene para nosotros como consumidores "inteligentes"?

The sharing economy o economía colaborativa (de compartir) es el nuevo sistema de consumo en donde los servicios se compran/venden entre individuos privados utilizando, como intermediarios, plataformas en línea para comunicarse entre ellos. Las fuerzas de la oferta y la demanda ayudadas por algoritmos. Adam Smith en su versión 3.0

En el futuro, no tan futuro, virtualmente todos los servicios se van a poder contratar por este tipo de plataformas.

El sistema masivo de consumo de servicios pasa de B2C (negocios que proveen a consumidores) a C2C (consumidores que proveen a consumidores). Necesito hospedaje en una ciudad lejana, click, encuentro a alguien que ofrezca rentar su casa; necesito moverme de un lugar al otro, encuentro en línea a alguien que tenga un auto que me dé servicio para hacer el trayecto; me da flojera ir al supermercado, encuentro quien lo haga por mí del otro lado de mi teléfono celular; alguien que limpie mi casa, click.

No necesito comprar un coche, no necesito contratar servicio doméstico, contrato las cosas solo cuando las necesito (idea millonaria: Huber, una app para contratar maridos solo cuando los necesitas).

En el futuro, no tan futuro, virtualmente todos los servicios se van a poder contratar por este tipo de plataformas.

Ahora, este tipo de transacciones entre consumidores siempre han existido. Pero al emparejarlas con la optimización y facilidad de apps se vuelven masiva y crece exponencialmente. Se calcula que el valor mundial de la economía colaborativa crecerá de 14 billones de dólares en 2014 a 335 billones en 2025.

Mucho se ha escrito sobre la manera en que los que proveen los servicios y los que diseñan las plataformas pueden optimizar su trabajo. Pero, ¿qué pasa como consumidores? Que de por sí somos bastante proclives a tomar malas decisiones de consumo en el mundo tradicional. Es tan fácil contratar y hacer uso de estos servicios que muchas veces dejamos la (poca) prudencia financiera olvidada.

¿Qué pasos debemos de tomar para aprovechar al máximo estas plataformas y cuidar nuestro dinero?

1.-Lee la letra pequeña... Todas las apps que intermedian estos servicios te piden leer y aprobar los términos y condiciones antes de suscribirte. ¡Chécalos antes de aceptar automáticamente! ¿A qué te estás obligando? ¿Qué derechos tienes como usuario? En caso de problemas, ¿cuáles son los mecanismos de queja y de resolución? ¿Hay costos escondidos? ¿Qué medidas de seguridad rigen la relación entre proveedor y consumidor?

Esta plática de NPR sobre por qué somos ciegos a la hora de aceptar términos y condiciones te puede interesar. O, por lo menos, te hará reflexionar.

2.-Compara el precio y las opciones. Antes de tomar cualquier decisión entre una compra vía la economía tradicional vs la economía colaborativa, haz cuentas de qué es lo mejor para tu vida Y PARA TU CARTERA. Muchas veces es más barato, pero no siempre. Contrata este tipo de plataformas con conocimiento de causa de lo que estás gastando y de lo que estás ahorrando (o no).

No te guíes por lo que te dice tu vecino o lo que publicaron en Facebook. Haz cuentas de lo que te conviene a ti en base a TUS hábitos y a TUS necesidades. Esta calculadora de Uber es un excelente ejemplo de cómo puedes hacer cuentas de lo que te conviene en pesos y centavos a la hora de tomar una decisión de transporte colaborativo vs tu auto propio.

3.- Ojo, mucho ojo con las políticas de privacidad y de uso de tus datos personales y financieros. Estas apps conocen básicamente todos los de tu vida y de tu cartera. Cuida la seguridad de tus passwords, evita caer en correos fraudulentos que pongan en riesgo la seguridad de estos. Averigua (como digo en el punto uno) el manejo que hace la empresa de tus datos personales.

Así que millenials o wannabe millenials (como yo), démosle hilo a la hilacha y hagamos click en el mundo de la economía colaborativa, que es el medio de consumo del futuro. Pero hagámoslo con la cabeza fría y con una mano bien puesta en la cartera.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Tu iPhone podrá impedirte pronto conducir y enviar mensajes a la vez

- Estas son las 6 novedades que Apple anunció para 2017

- VIDEO: Los CEO mejor pagados