INTERNACIONAL
13/02/2018 5:53 PM CST | Actualizado 13/02/2018 5:55 PM CST

Presupuesto de Trump reemplazaría parte de los cupones de alimentos por enlatados

Es poco probable que la propuesta despegue.

WASHINGTON ― Al enfrentar un déficit de mil millones de dólares debido a los recortes impositivos que acaba de aprobar, el presidente Donald Trump tiene una idea de cómo recuperar parte de ese dinero: hacer que los pobres coman frijoles y arroz.

En una propuesta de presupuesto simbólico revelada el lunes, la administración Trump solicitó fuertes reducciones de gastos en una variedad de programas contra la pobreza. Además de un fuerte recorte del 25% en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), comúnmente conocido como cupones de alimentos. Trump fundamentalmente alteraría la forma en que funciona el programa.

Actualmente, SNAP le da a 42 millones de estadounidenses un cupón de comida con un promedio de US$125 por persona que puede canjearse por casi cualquier producto alimenticio en una tienda de abarrotes. Es uno de los programas de red de seguridad más importantes en EU.

"Bajo la propuesta", según el documento presupuestario del lunes, "los hogares que reciben US$90 o más por mes en beneficios de SNAP recibirán una porción de sus beneficios en forma de un paquete de USDA Foods, que incluiría productos tales como leche esterilizada de larga duración, cereales preococidos, pasta, mantequilla de cacahuate, frijoles y frutas enlatadas, verduras y carne, aves de corral o pescado".

El lunes, el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, comparó la propuesta con un "programa tipo Blue Apron" en el que en practicamente recibes la comida en lugar de recibir el dinero en efectivo". Pero Blue Apron entrega ingredientes para comidas gourmet, no cajas de productos enlatados y leche de larga duración. Y la comida no necesariamente se entregaría en los hogares de las personas, según una hoja informativa del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que supervisa los cupones de alimentos.

Los republicanos, e incluso algunos demócratas, se han quejado durante mucho tiempo de que los pobres supuestamente usan sus cupones de alimentos para alimentos que no son saludables o que son demasiado caros, como bisteces, langostas o refrescos. (La verdad es que de acuerdo con los mejores datos disponibles, los destinatarios de cupones de alimentos comen básicamente el mismo alimento que todos los demás).

Pero la propuesta del gobierno de Trump de distribuir los beneficios de SNAP en forma de productos enlatados es mucho más atrevida que las propuestas pasadas que simplemente exigen que las personas no puedan usar los beneficios para ciertos artículos, como las bebidas azucaradas.

Hacer que el gobierno compre alimentos para la gente sería menos eficiente que dejarlos que los compren ellos mismos, dijo Stacy Dean, experta en asistencia nutricional en el Centro Liberal sobre Presupuesto y Prioridades de Políticas.

"Ponemos dinero en el bolsillo de las personas para gastar en su supermercado local", dijo Dean. "La idea de que una burocracia del gobierno podría mejorar es un gran error".

A pesar de que están considerando cambios en los cupones de alimentos, los miembros del Congreso seguramente ignorarán el esquema de frijoles y arroz de la administración Trump cuando comiencen el proceso legislativo de reautorización de SNAP este año. Los miembros del Comité de Agricultura de la Cámara, que supervisa ese programa, han estado sentando las bases para la próxima reautorización en los últimos años.

La idea del paquete de alimentos aparentemente se basa en un programa existente que utiliza agencias gubernamentales locales y organizaciones sin fines de lucro para distribuir cajas de alimentos a aproximadamente medio millón de hogares cada mes. El Programa de Alimentos Suplementarios de Productos Básicos, como se le conoce, está restringido a personas pobres que tienen al menos 60 años de edad.

"Este enfoque rentable apoya la agricultura estadounidense, previene ciertos tipos de abuso de programas, brinda flexibilidad estatal en la entrega de beneficios alimentarios y asegura el valor nutricional de los beneficios provistos", dice el presupuesto.

USDA dijo que el programa se llamaría America's Harvest Box. El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, lo llamó "un enfoque audaz e innovador para proporcionar alimentos nutritivos a las personas que necesitan asistencia para alimentarse ellos mismos y sus familias, y todo lo cultivan los agricultores y productores estadounidenses".

USDA también dijo que los estados tendrían flexibilidad para resolver la distribución, lo que podría incluir la entrega a domicilio o las asociaciones existentes. El Programa de Alimentos Suplementarios para Productos Básicos (Commodity Supplemental Food Program) trabaja con agencias locales que a su vez se asocian con organizaciones sin fines de lucro para distribuir los alimentos, a menudo desde los sitios de distribución en lugar de mediante la entrega.

La administración Trump también quiere "requisitos de trabajo" más estrictos para los beneficiarios de SNAP sin discapacidades, una prioridad compartida de los republicanos en la Cámara de Representantes. Los miembros del conservador House Freedom Caucus y el presidente de la Cámara Paul Ryan, han dicho que esperan abordar la "reforma de asistencia social" este año.

El año pasado, el representante demócrata Jim McGovern dijo que se preguntaba si las ideas de cupones de alimentos de la administración Trump se diseñaron como una "configuración" para hacer que los republicanos en el Congreso parezcan más razonables en comparación.

Según el nuevo presupuesto, los cambios propuestos ahorrarían US$213 mil millones en10 años. Eso sería un gran recorte para los cupones de alimentos, pero también sería menos del 1% del gasto federal proyectado durante ese tiempo.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.