UN MUNDO MEJOR
12/02/2018 10:39 PM CST | Actualizado 12/02/2018 10:42 PM CST

Los niños filipinos que cuidan a sus hermanos mientras asisten a clases

En enero del año pasado se viralizó la foto de Mateo y esta vez tocó el turno a Justin.

Internet

Primero fue Mateo y ahora Justin. Un par de niños se han convertido en receptores de todas las buenas vibras de los usuarios de redes sociales, luego de que sus respectivas maestras publicaran en Facebook la foto de estos pequeños cargando en sus piernas a sus hermanitos menores.

Fue en enero de 2017 cuando la profesora Shyla Mie Brillantes Blasico compartió en su cuenta de Facebook la imagen de Mateo, un niño de nueve años, cargando a su hermanito, de dos. Todos los días los hermanos (que son huérfanos de madre, murió en 2016 debido a embarazo ectópico) asistían juntos a la escuela; el padre trabajaba como carpintero para poder mantenerlos.

Después de haber publicado la foto de Mateo y su hermano y de compartir su historia, Mateo recibió todo tipo de ayuda en su escuela. La profesora dijo que su intención jamás fue la de generar problemas, más bien quería mostrar su preocupación por la pobreza, la falta de orientación y la crianza de hermanos por la que atravesaba su alumno, de acuerdo con infobae.

Aquella historia es muy parecida a la Justin, un niño de siete años que lleva a su hermana de un año de vida a la escuela porque no hay nadie que pueda cuidarla "mi abuela tiene que trabajar en la granja", le dijo el niño a su profesora.

Fue la profesora Ma'am Lei, de la escuela primaria Salvación de Filipinas, en Magallanes, quien tomó la imagen y la publicó en el Facebook del colegio: "La determinación de este niño para seguir aprendiendo es muy impresionante", escribió.

La lucha contra la pobreza infantil en Filipinas es uno de sus grandes retos. En 2009, alrededor de 36% de todos los niños menores de 18 años se consideraron de ingresos pobres. Es más, tres de cada cuatro viven en áreas rurales y ocho de cada 10 niños han sido severamente privados de instalaciones sanitarias en las áreas rurales.

Mateo y Justin han tenido suerte porque siguen estudiando, pues muchos millones de niños han tenido que abandonarla para empezar a trabajar y así aumentar el ingreso familiar. Una encuesta mostró que la razón más común para abandonar la escuela es la falta de recursos.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost España.