ENTRETENIMIENTO
12/02/2018 2:29 PM CST | Actualizado 12/02/2018 4:03 PM CST

La patinadora Yura Min sufrió un accidente con su vestuario, pero lo manejó de la mejor manera

Eso es ser profesional.

Lucy Nicholson/Reuters
Yura Min and Alexander Gamelin of South Korea compete at the Winter Olympics on Feb. 11, 2018.

La patinadora surcoreana, Yura Min, hizo su debut en los Olímpicos el domingo con un tropiezo: un error con su traje. Segundos después de iniciar su rutina, su vestido se desgarró y mostró un poco más. Esto mientras el mundo la veía.

En vez de detener todo y entrar en pánico, Min continuó su rutina junto a su pareja Alexander Gamelin, quien improvisó para prevenir que su top se cayera.

Min fue reconocida en redes sociales por el profesionalismo que mostró.

Min, quien tiene doble nacionalidad: Corea del Sur y Estados Unidos, le dijo al diario Detroit Free Press que el pasador se rompió segundo después de haber iniciado la rutina.

"Pensé: 'Oh, no'", le comentó al diario. "Si eso se cae, todo mi traje se caerá. Tuve miedo todo el programa".

Min siempre tuvo en mente continuar el programa, aunque tuvo que hacer ciertos movimientos para evitar que el traje de cayera.

De hecho, solo se detuvo una vez, cuando el top se estaba resbalando. "Se empezó a bajar, así que tuve que parar mi "twizzle", le comentó a la agencia AP.

Maddie Meyer via Getty Images

Min logró terminar su participación con su traje en su lugar. De hecho, Gamelin y ella, quienes competirán, pero en categoría individual, recibieron 51.97 puntos por su rutina, así que quedaron en décimo lugar.

El equipo de Canadá, Tessa Virtue y Scott Moir, se llevaron el primer lugar con 80.51 puntos.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost y fue traducido por HuffPost México