ESTILO DE VIDA

Tiaras, medias de seda y tostadores: La historia de los regalos de las bodas reales

Desde zafiros hasta donaciones caritativas, lo que Harry y Meghan pueden esperar como regalo de bodas.

12/02/2018 9:05 AM CST | Actualizado 12/02/2018 10:25 AM CST

En 1947, cuando la Reina y el Príncipe Felipe se casaron, entre sus regalos de bodas había una lujosa tiara con incrustaciones de diamante, joyería brillante de zafiro y delicada porcelana de Meissen. También entre los 2,500 regalos enviados al Palacio de Buckingham (enviados no solo por jefes de estado y otros monarcas, sino que también por el pueblo británico, que aún vivía racionando) había 131 pares de medias de nylon, 38 bolsos, 24 pares de guantes, 500 latas de conservas de piña, paquetes de almendras azucaradas e ingredientes para el pastel de bodas oficial.

Treinta y cuatro años después, cuando Carlos y Diana acudieron a la Catedral de San Pablo, sus 6000 regalos fueron bastante similares, iban desde la réplica de oro de un barco arabe incrustada con gemas, valuada en un millón de libras, hasta un tazón de vidrio Steuben y un centro de mesa de porcelana enviado por los Reagan, una alfombra de Nueva Zelanda, 20 platos de plata de Australia, y los regalos tradicionales de los 1980's como teteras y tostadores, envueltos y enviados por correo por los ciudadanos que querían formar parte del gran día.

Cuando llegó el momento de William y Kate de caminar hacia el altar en 2011, la naturaleza de los regalos de la boda real había cambiado drásticamente, y con Harry y Meghan parece continuar haciéndolo. "Los regalos reales son realmente fascinantes", dice el comentarista real Richard Fitzwilliams. "En el pasado existía la idea de que tenías que intentar regalar lo más impresionante; los monarcas intentaban pujar más alto que los demás. En estos días de regalos reales para las bodas, se ha terminado esa era".

Bettmann via Getty Images
The Queen and Duke of Edinburgh on their wedding day in 1947

Aunque aún reciben regalos tradicionales de parte de los jefes de estado (incluyendo una caja lacada y decorada con un paisaje invernal del presidente ruso Dmitry Medvedev y una bicicleta tandem por parte del antiguo alcalde de Londres, Boris Johnson), William y Kate le pidieron a la gente que deseara darles obsequios que mejor donaran a alguna de las 26 caridades pequeñas enlistadas, incluyendo la Asociación para el Alivio y Cuidado Infantil (ACT), Combat Stress, Dance United, BeatBullying, Army Widows Association y la Youth Access.

La fanática de las bodas reales, de Toronto, Canadá, dijo al HuffPost UK que donó a las caridades elegidas por Kate y William porque sintió que pedir donaciones fue algo "modesto, generoso, e inspirador", y que la inspiraba donar a causas compartidas. Ella califica la experiencia como "impresionante y extremadamente personal con las masas".

Los expertos esperan que Harry y Meghan sigan las huellas de la caritativa pareja. " Como activistas caritativos, ellos están mucho más interesados en que sus caridades saquen beneficios de la boda", dice Fitzwilliams. "No creo que ellos reciban el número tradicional de regalos reales; en su lugar, continuarán la tradición que William y Kate comenzaron".

PA Archive/PA Images
Queen Elizabeth II shown in 2007 looking at the Queen Mary Diamond Tiara given to her as a wedding present by her grandmother Queen Mary, who herself received it as a wedding gift

Aún así, es probable que algunas personas deseen enviarle un obsequio a la pareja real. Josh Broadway, de 27 años y de Bexhill, dice que le envió al Duque y la Duquesa de Cambridge un letrero tallado a mano en madera que dice "love", para su boda. "Como una persona obsesionada con la realeza, me sentía muy feliz por ellos y quería formar parte de la felicidad y de la boda de algún modo", dijo. "Era muy pequeño, así que sólo lo envolví junto con una nota y lo envié.

"Unos meses después, recibí una encantadora carta de agradecimiento con una foto de ellos en el frente expresando su gratitud. Es un gesto muy sencillo, pero realmente amable y te hace sentir valorado".

Sin embargo, no es tarea fácil encontrar el regalo perfecto para una pareja que lo tiene todo. ¿Qué puedes regalar? "Las reglas para los regalos de la boda real no son sencillas", explica Grant Harold, experto en protocolos y ex-mayordomo real. "No hay guías y nada está escrito en piedra. Es el viejo protocolo del dinero y posesiones privadas, no es algo de lo que se hable. No se castiga dar regalos, pero tampoco se fomenta".
​​​​​​

PA Archive/PA Images
Wedding gifts for the Prince and Princess of Wales on display in the Throne Room at St James's Palace in London

Victoria Howard, historiadora especializada en el principio de la era moderna, experta real y fundadora del sitio real de noticias Crown Chronicles, dice que lo normal entre las parejas reales que se iban a casar era tener una lista de regalos. "Al parecer, Isabel y Felipe tenían una lista, debido al racionamiento", dice Howard. "Y se supone que la Princesa de Gales dijo: 'Tenemos dos casas que llenar' ".

Mucho de los regalos que la Reina y el Príncipe Felipe recibieron venían de líderes políticos o miembros de las diferentes realezas. "Esto incluía joyería para Isabel, como un set de tiara con partes desmontables para hacer broches y collares, entregado por Nizam de Hyderabad, así como uno de los favoritos de Su Majestad, la Girls of Great Britain and Ireland tiara", explicó.

Jorge VI le obsequió a su hija un set de zafiro (collar, aretes, broche y anillo) y algunos regalos más usuales incluyendo cristalería y vajillas. Gandhi les envió un mantel de encaje, que confundieron con una túnica".

PA/PA Archive/PA Images
The jewellery given by the Crown Prince of Saudi Arabia as a wedding gift to the Prince and Princess of Wales

Muchos de los regalos entregados por el público eran hechos a mano o consumibles porque los alimentos y la ropa seguían racionados en la Gran Bretaña de la posguerra, pero incluían 17 pares de medias de seda, latas de salmón y cajas de manzanas.

Tener una lista de regalos es "un poco ridículo" si eres un miembro principal de la realeza, sugiere Howard. "Lo tienen prácticamente todo. Los regalos personales de la familia (y de amigos cercanos) se guardan y los de organizaciones oficiales también, más tarde se pondrán en la lista de regalos oficiales que se publica cada año".

PA Archive/PA Images
One of a pair of Meissen chocolate pots, circa 1870, given to the then Princess Elizabeth and Prince Philip by Pope Pius XII as a gift for their wedding on 20 November 1947

El público curioso se ha dado una idea de los regalos de las bodas reales en las exhibiciones de la Royal Collection (Colección Real), según Fitzwilliams, incluye artículos "de buen gusto y de muy mal gusto". A causa del gran volumen de los regalos no es posible poner todos en exhibición. "Nadie sabe lo que se hizo con los regalos en el pasado", dice Fitzwilliams. "Se supone que se catalogaron y se almacenaron. Algunos son perecederos, pero con los regalos muy caros, queda la duda".

La decisión de Kate y de William de pedir donativos para instituciones de caridad significó un gran ingreso para las 26 instituciones que se escogieron. ACT, institución que otorga becas con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física o mental, dice que fue una gran transformación. "Ayudó a poner en el mapa a ACT, y fue un rayo de luz para nuestro trabajo con niños que necesitan trabajo paliativo", señala la institución. "Este gesto abrió puertas para nuevos donadores y le dió a nuestro trabajo con niños y familias una visibilidad que era muy necesaria".

PA Wire/PA Images
The wedding of Prince William and Catherine Middleton took place on 29 April 2011

Sue Freeth, directora ejecutiva de Combat Stress, dice que han observado un aumento del 143% en cuanto a referencias con más de 2000 antiguos militares buscando ayuda con problemas que incluyen ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático. Neil Bailey, de la caridad ambiental Earthwatch, dice que las donaciones de la boda apoyaron su programa TeachEarth.

Hannah Underwood, CEO de The Key, dice que la caridad, que apoya a personas jóvenes, fue capaz de sumar un nuevo miembro a su equipo; y David Murray, controlador del RAF Benevolent Fund dice que las donaciones inspiraron a otras parejas comprometidas a tomar el mismo camino y pedir donaciones para sus bodas.

Ciertamente, el cambio de regalos reales a donaciones parece influenciar los hábitos de obsequiar del público. Tasneem Shafiq, manager de desarrollo de listas de regalos de la tienda departamental John Lewis, observó las tendencias de regalos de bodas en los últimos cinco años para el HuffPost UK y encontró que las listas parecen estar cambiando.

Karwai Tang via Getty Images

"Vemos que cada vez más parejas solicitan piezas que reflejan sus personalidades e intereses", dice Shafiq. "Una lista de regalos moderna incluye cosas que van desde drones hasta patitos de goma, y las parejas que ya estaban viviendo juntas prefieren cosas más divertidas que prácticas".

Sarah Haywood, planeadora de bodas de lujo coincide con estos cambios. "El primer servicio de lista de regalos para bodas se hizo en la General Trading Company de Londres, que ya no existe, hace más de un siglo", explica. Era una tienda que se especializaba en vender todo lo que los recién casados necesitaban para su nuevo hogar.

"Hoy en día, la mayoría de los recién casados ya tienen sus casas puestas y no necesitan los productos básicos del hogar. Durante la última década han surgido muchas alternativas a la lista tradicional de regalos entre ellas, los donativos a instituciones de caridad".

De cualquier modo, es poco probable que los regalos se detengan completamente para la realeza, sugiere el mayordomo real Grand Harold, porque aquellos que le tienen cariño a la familia quieren sentirse parte de la boda. "La gente quiere compartir y darles algo porque les importa y se emocionan por la celebración", dice. "Cualquiera que se quiera involucrar puede, en los próximos años, decir 'yo les dí un regalos de bodas' ".

Y a pesar de las montañas de regalos que pueden recibir, la realeza enviará a cada persona una nota de agradecimiento, mientras haya una dirección del remitente. "Es una tarea enorme", dice Harold. "Miles de personas enviarán regalos y habrá un proceso para revisar y catalogar todo.

"Pero si hay algo en que realeza es buena, es dando notas de agradecimiento".

Anwar Hussein via Getty Images