UN MUNDO MEJOR
12/02/2018 5:34 PM CST | Actualizado 12/02/2018 5:43 PM CST

Hace 11 meses, Mark McMorris estaba en el hospital; hoy, es ganador de PyeongChang

Los juegos olímpicos de invierno están sacando a los superhéroes que estos atletas llevan dentro.

Los juegos olímpicos están llenos de historias rarísimas. Pero una de las más increíbles ocurrió con el atleta canadiense Mark McMorris.

En marzo pasado, McMorris estuvo cerca de la muerte después de chocar contra un árbol, cerca de Whistler, Canadá. El joven de 17 años sufrió una lista de macabras lesiones: una mandíbula rota, un brazo izquierdo roto, un brazo roto, una fractura pélvica estable, fracturas en las costillas y un pulmón izquierdo colapsado.

McMorris asegura que fue gracias a sus amigos y hermanos que pudo mantener la calma y esperar hasta que el helicóptero pudiera llevarlo de nuevo a un hospital.

"He estado algunas veces en el hospital y sin duda esta lesión fue la más grave; la vez en que vi más asustados a mis médicos y paramédicos, tratando de trasladarme a un centro asistencial especializado en Vancouver tan pronto como fuera posible", dijo Craig, hermano de Mark.

Al parecer, muchas cosas pueden cambiar en una semana... ¡Así que estoy muy agradecido de tener vida! Estuve ahí por un segundo, en verdad no sé cómo agradecer a todos por sus oraciones y por enviarme buenas vibras.... Me golpeó un árbol en las afueras de Whistler hace una semana, y para ser honestos esta bastante seguro de que iba a morir ... @craigmcmorris @torsteinhorgmo @erinhogue @brandonkelly y @ryantiene salvaron mi vida ayudándome a mantener la calma, me construyeron un nido, y llamaron a búsqueda y rescate 🙏🏼 Nunca voy a volver a dar por sentada mi estancia en la Tierra. 😌 Mucho amor❤

Después del accidente pasó 10 días en el hospital y su alimentación estuvo basada en una estricta dieta líquida, durante seis semanas. Después comenzó la recuperación. McMorris necesitó meses de fisioterapia.

Su determinación lo hizo no sólo no dejar de esquiar sino competir en los Juegos Olímpicos de PyeongChang, sabiendo que estaban a solo unos meses de distancia.

Días después de volver a la vida, McMorris, de 24 años, ya estaba mostrando esa fortaleza mental que fue crucial para su recuperación.

Muchas gracias por el apoyo. Lo he sentido profundamente. Estoy agradecido por el hecho de que ya vuelvo a la carga.

Para agosto ya había vuelto a la tabla, y en noviembre ganó un evento de la Copa Mundial en Noruega.

No hay palabras que puedan describir cómo me siento.

McMorris ofreció una entrevista a la revista Sportsnet en la que le contó cómo se sintió tras estos éxitos: "Fue uno de esos momentos que definitivamente ninguna palabra puede describir. Fue el momento más feliz de toda la recuperación. Solo luché por eso. Fue mi primer evento de regreso, y gané, hice algunos trucos bastante duros, en un campo para conductores bastante duro. Fue genial".

Su recuperación hizo que la gente lo comparara con Wolverine, el mutante indestructible con poderes curativos rápidos.

También puso a McMorris en el punto de mira.

En julio pasado recogió un premio ESPY al mejor atleta masculino de deportes de acción y la CBC lo presentó en un documental de 45 minutos.

Fue este fin de semana que McMorris se subió al medallero de PyeongChang, donde se quedó con el tercer lugar en la competencia de esquí estilo slope. El canadiense estuvo a la cabeza durante la mayor parte de la ronda final, pero fue derrotado por el estadounidense Redmond Gerard (de 17 años, que se llevó la primera medalla de oro para su país) y su compañero de equipo Max Parrot.

En esta carrera el atleta estadounidense Redmond Gerard

Solo 11 meses después del accidente que casi cobró su vida, McMorris se llevó el bronce a su caja de trofeos.

"Estoy en el podio y probablemente ni siquiera debería estar aquí", dijo McMorris.

"Estoy bastante feliz", dijo.

El próximo sábado, McMorris obtendrá otra oportunidad en el podio en el gran evento aéreo.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost Canadá.