INTERNACIONAL
12/02/2018 12:11 PM CST | Actualizado 12/02/2018 12:23 PM CST

Cientos de niños soldados son liberados en Sudán del Sur

Más de 19,000 niños han sido atraídos al combate desde que estalló la guerra civil.

STEFANIE GLINSKI via Getty Images

Grupos armados en Sudán del Sur liberaron la semana pasada a más de 300 niños soldados como parte de un programa respaldado por la ONU para liberar a un total de 700 niños, incluidas unas 220 niñas, durante las próximas semanas. Este es la segunda liberación más grande desde que la guerra civil azotó hace cuatro años a la joven nación.

"Esta es la primera vez que muchas mujeres jóvenes han estado involucradas en una liberación como esta en Sudán del Sur", dijo David Shearer, jefe de la misión de la ONU en el país. "Los niños no deberían llevar armas y matarse unos a otros". Deberían estar jugando, aprendiendo, divirtiéndose con amigos, protegidos y apreciados por los adultos que los rodean".

Más de 19,000 niños han sido atraídos al combate desde que estalló la guerra a fines de 2013, según UNICEF. Los grupos armados, incluidos los leales al gobierno, continúan reclutando niños soldados en grandes cantidades, a pesar del alto el fuego y las promesas de los líderes del sur de Sudán de dejar de armar a los niños.

En un informe publicado la semana pasada, Human Rights Watch dijo que este continuo desafío a los acuerdos internacionales resalta un patrón de impunidad en el país.

"Al fallar repetidamente en detener estos abusos contra los niños, los líderes de Sudán del Sur han dañado irrevocablemente a otra generación y deben rendir cuentas", dijo Mausi Segun, director de África en HRW.

Los niños no deberían llevar armas y matarse unos a otros. David Shearer, jefe de misión de la ONU en Sudán del Sur.

HRW entrevistó a docenas de niños y anteriormente niños soldados a finales de 2017. Muchos describieron haber sido secuestrados a punta de pistola, detenidos en contenedores atestados durante semanas, golpeados, desnutridos y obligados a luchar. Los militantes obligaron a algunos muchachos a matar a los miembros de su familia y a violar mujeres.

"La orden era matar todo lo que encontráramos", le dijo a la organización un niño, reclutado por las fuerzas estatales a los 17 años. "Algunos de nosotros fuimos a saquear. Otros violaron en grupo a una mujer. También hubo quienes sostuvieron a los niños —algunos de ellos bebés— por los tobillos para estrellar su cabeza contra los árboles o cualquier cosa dura. Luego llevaron a los civiles a una casa y los soldados les prendieron fuego. Yo lo vi."

Algunos jóvenes de Sudán del Sur se unen a las fuerzas armadas debido a la presión social, sentimientos de vulnerabilidad sin protección por parte de los militantes, y una aparente falta de alternativas claras para sobrevivir a la guerra, según HRW. Otros se sienten atraídos por el encanto de defender a sus comunidades de grupos enemigos. Muy pocos asisten o regresan a la escuela, y muchos soportan el abuso sexual.

STEFANIE GLINSKI via Getty Images
Soldados recién liberados se paran con rifles durante su ceremonia de liberación en Yambio, Sudán del Sur, el 7 de febrero de 2018.

"[Mis captores] me dijeron que me acercara a la carretera y que si oía el ruido de un automóvil que venía, que les avisara. Entonces venían y se apoderaban del automóvil, lo disparaban, lo quemaban", dijo Víctor de 15 años, uno de los muchachos liberado el miércoles. "La gente en el interior, a veces huía, otras veces morían", le dijo a World Vision, la organización que está ayudando a coordinar las liberaciones.

Grupos humanitarios, incluidos UNICEF y World Vision, ayudarán a los niños recién liberados a reintegrarse a sus comunidades y familias, y proporcionarán asesoramiento y apoyo psicosocial a quienes luchan contra el trauma.

"Los niños participarán en la formación profesional, regresarán a la escuela o se vincularán con personas de oficios locales para el aprendizaje y la tutoría", dijo Mesfin Loha, director nacional interino de World Vision South Sudán. "Estas iniciativas ayudarán a los niños a tener la oportunidad de obtener ingresos en el futuro y ayudarlos a salir del conflicto".

"La orden era matar cualquier cosa que encontráramos".

Los disturbios en Sudán del Sur han aumentado el reclutamiento de niños soldados en el país, que había disminuido antes del conflicto. Los rebeldes reclutaron a miles de niños para luchar en la Guerra civil sudanesa entre el gobierno central de Sudán y el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, que duró de 1983 a 2005. Gradualmente con las negociaciones de paz liberaron a unos 4,000 niños soldados para el año 2012.

Dos años después de que Sudán del Sur se independizó de Sudán en 2011, el presidente Salva Kiir acusó a su ex vicepresidente de planear un golpe de estado contra su régimen, desencadenando una violencia política que rápidamente consumió a la nación infantil. Agravados por la corrupción de alto nivel, los enfrentamientos entre las fuerzas rebeldes y las fuerzas gubernamentales se han expandido a una disputa entre grupos étnicos.

En 2015, Sudán del Sur firmó la Convención sobre los Derechos del Niño, que exige que todas las partes tomen medidas para "evitar el secuestro, la venta o el tráfico de niños". Las partes beligerantes también firmaron un acuerdo de paz ese año, prometiendo desmovilizar a todos los niños reclutados y darlos en custodia a UNICEF a fines del mes pasado. Pero ninguno de los lados cumplió esa promesa.

HRW y otras organizaciones humanitarias han instado a organizaciones internacionales como la ONU y la Unión Africana a imponer un embargo de armas a Sudán del Sur y a sancionar a las personas que sean cómplices en el reclutamiento de niños soldados.

La liberación del miércoles "es un paso crucial para lograr nuestro objetivo final de lograr que todos los miles de niños que aún están en las filas de grupos armados se reúnan con sus familias", dijo Mahimbo Mdoe, representante de UNICEF en Sudán del Sur. "Nuestra prioridad para este grupo, y para los niños en todo Sudán del Sur, es proporcionarles el apoyo que necesitan para que puedan ver un futuro más prometedor".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.