NEGOCIOS
06/02/2018 8:54 AM CST | Actualizado 06/02/2018 8:56 AM CST

El lunes negro del Dow Jones amenaza con infectar toda la semana bursátil

La pregunta que todo el mundo se planteaba el martes es si la baja solo comienza o si se trata de algo temporal.

BRYAN R. SMITH via Getty Images

El desplome de Wall Street este lunes en una sesión caótica arrastró este martes a las otras plazas mundiales y esfumó las ganancias de 2018 tras meses de una euforia bursátil aclamada por el presidente estadounidense Donald Trump.

Para este martes, los mercados bursátiles mundiales en Asia y Europa cayeron por cuarto día consecutivo, después de que los nervios sobre las tasas de interés más altas y las valoraciones borraron las ganancias de 4 billones de dólares de una semana atrás, cuando alcanzaron máximos históricos.

De acuerdo con las cifras definitivas de cierre del lunes, el Dow Jones Industrial Average finalmente perdió 4.61%, mientras el Nasdaq cayó 3.78% y el índice ampliado S&P 500 abandonó 4.10%.

En los primeros minutos de apertura de este martes, el Dow Jones abrió casi otro 2% más bajo después de dos días de fuertes pérdidas que han socavado la fe en el rally de casi una década del mercado bursátil estadounidense.

Tras el derrumbe, la Casa Blanca dijo que Trump se concentraba en los "fundamentos" de largo plazo de la economía, que permanecen "excepcionalmente fuertes".

"La atención del presidente está en nuestros fundamentos económicos de largo plazo, que permanecen excepcionalmente fuertes", dijo la portavoz de la Casa Blancas, Sarah Sanders, en un intento por enviar un mensaje de calma a los mercados tras una jornada caótica, de acuerdo con un despacho de EFE.

La estrepitosa caída del Dow Jones es significativa porque viene de un ascenso fulgurante durante los doce meses posteriores a la elección de Trump para ocupar la Casa Blanca en noviembre de 2016. El indicador alcanzó el 26 de enero pasado un nivel histórico.

Las acciones japonesas cayeron el martes y anotaron su mayor descenso desde junio de 2016 luego del desplome de la víspera en Wall Street, que se produjo por temores ante el alza de los rendimientos de los bonos del gobierno estadounidense y de un potencial repunte en la inflación.

El Nikkei bajó un 4.73% a 21,610.24 unidades, su mayor declive porcentual en 15 meses y una caída a su punto más bajo desde el 20 de octubre. En la sesión, el índice llegó a retroceder un 6%.

En términos de puntos, fue el mayor declive del referencial Nikkei desde junio de 2016.

En el mismo tono, las principales bolsas europeas sufrían fuertes bajas este martes siguiendo la estela de Wall Street y las plazas asiáticas que se derrumbaron después de meses de euforia alcista.

A media jornada la baja era menos pronunciada que en la apertura. Sin embargo, "el movimiento es brutal. Los inversores no habían visto tales bajas en años", subrayó Jean-Louis Mourier, economista de Aurel BGC, citado por la AFP.

La pregunta que todo el mundo se planteaba el martes es si la baja solo comienza o si se trata de algo temporal.

Para la mayoría de los expertos la agitación puede durar unos días, pero la buena salud económica actual y los resultados de las empresas, en particular estadounidenses, no justifica una baja prolongada.