MÉXICO
02/02/2018 10:19 AM CST | Actualizado 02/02/2018 12:37 PM CST

El PRI contrataca y Corral responde en la batalla por Alejandro Gutiérrez

Mientras el gobierno federal insiste en atraer proceso contra Gutiérrez por un supuesto caso de tortura, Corral asegura que es una "treta" de la administración de Peña para controlar una pieza clave en el escándalo de corrupción que involucra a las cúpulas del partido tricolor.

Cuartoscuro

El diálogo entre el gobernador Javier Corral y la Secretaría de Gobernación, lejos de avanzar en las negociaciones del caso Chihuahua, provocó un contrataque judicial del PRI contra el mandatario panista, incluyendo acusaciones de tortura.

Una guerra política donde el encarcelamiento de Alejandro Gutiérrez, operador del tricolor acusado de participar en desvíos multimillonarios con fines electorales, se encuentra en el epicentro de la trama. Un conflicto que sigue creciendo mientras Corral fue demandado por el exgobernador César Duarte por presuntamente utilizar recursos públicos para financiar la Marcha por la Dignidad, con la cual busca presionar al gobierno federal para acelerar la extradición de su antecesor y que le otorguen los recursos retenidos al gobierno de Chihuahua.

De este modo, las negociaciones entre Corral y el titular de la Segob, Alfonso Navarrete Prida, naufragaron en cuestión de días, luego de que el mandatario chihuahuense denunció que el gobierno federal intentó adjudicarle un supuesto caso de tortura para contener la crisis política que enfrenta el presidente Enrique Peña Nieto a raíz de las revelaciones del caso Chihuahua.

Esto, luego de que Navarrete Prida pidió a Corral trasladar a Alejandro Gutiérrez a un penal federal con el fin de que el gobierno central quede encargado de la custodia de dicho personaje que conecta el desvío de al menos mil 200 millones de pesos con la cúpula del PRI y algunos miembros del gabinete de Peña Nieto, incluyendo a personajes como Manlio Fabio Beltrones y Luis Videgaray.

"Cuando nos dimos cuenta que la Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República estaban en componenda con el abogado defensor de Gutiérrez para acreditar un traslado por un supuesto delito de tortura, inmediatamente ordené al fiscal general de ejecución de penas y sentencias en el estado de Chihuahua que suspendiera todo trámite y que sean los jueces los que determinen el debido proceso, si se le han garantizado o no sus derechos a Alejandro Gutiérrez", señaló Corral

"Nos dimos cuenta que se está creando todo un proceso para tratar de atraer el caso por cuestiones de tortura", indicó en entrevista con Noticieros Televisa.

De este modo, Corral sostiene que el gobierno de Peña Nieto busca inculpar al gobierno que encabeza con el fin de atraer la denuncia interpuesta por Gutiérrez contra su administración por un supuesto caso de tortura. Un asunto que para el gobernador explica la reciente creación de una fiscalía especializada en el delito de tortura dentro de la PGR al término del actual sexenio.

"Ya hasta creó la PGR una fiscalía especializada después de cinco años en el país, de señalamientos, de exigencias, de exhortos internacionales en materia de tortura, acaban de crear el fin de semana pasado una fiscalía prácticamente dirigida a la fiscalía del gobierno de Chihuahua. A esto me refiero que es una treta", aseguró Corral.

Por su parte, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, dijo que es imposible negociar políticamente la investigación relacionada con la presunta tortura al priista Alejandro Gutiérrez, como pretendía hacerlo el gobernador Corral.

"Yo le pedí al gobernador Corral cuando nos vimos que yo tenía evidencia de que había una persona sujeta a tortura, que no me interesaba saber si era un grandísimo delincuente pues la pura evidencia es un asunto de lesa humanidad", señaló Navarrete en entrevista con Reforma.

"Y que le solicitaba que quitáramos ese argumento, que se investigara la tortura y que lo pusiéramos en un penal federal a disposición de la autoridad local para quitar esa suspicacia. Él accedió a hacerlo, pero ahora dice que su condición era que se retirara la competencia de la investigación de tortura. Eso no es posible negociarlo por el secretario de Gobernación", agregó.

La ofensiva del PRI se intensificó cuando el tricolor presentó ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) una denuncia de hechos por la probable comisión de delitos electorales por parte del gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado y otros servidores públicos de esa entidad.

En su denuncia, el PRI señaló que el uso ilícito de recursos públicos constituye la comisión de delitos electorales, como la realización de actos tendientes a incidir en el proceso electoral federal, al desplegar una campaña de desprestigio contra el PRI y para beneficiar al PAN. La denuncia fue presentada hoy en la FEPADE por la representante del PRI ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Claudia Pastor Badilla.

Mientras la guerra política entre Corral y el gobierno de Peña sigue subiendo de tono, el mandatario chihuahuense llegará a la Ciudad de México, junto con su Caravana por la Dignidad, para anunciar las nuevas medidas que habrá de tomar ante la "cerrazón" del gobierno federal.

::.